• By Emily Hiatt

Análisis de sangre puede evitar el proceso de ensayo y error con los medicamentos en pacientes con artritis reumatoide

November 21, 2014

BOSTON: Una molécula sanguínea se muestra esperanzadora como marcador capaz de predecir si los medicamentos biológicos serían provechosos para los pacientes con artritis reumatoide o si se debería intentar con otros fármacos, revela un estudio dirigido por Mayo Clinic. La proteína, que se analiza en exámenes de sangre, puede ayudar a evitar el proceso de ensayo y error con los medicamentos, evitando no solamente que se retrase el tratamiento de los pacientes sino también efectos secundarios y costos innecesarios. La investigación es uno de varios estudios que Mayo Clinic Ilustración de una mano con artritis reumatoidepresentó durante la reunión anual del Colegio Americano de Reumatología en Boston.

Los científicos analizaron las muestras de sangre obtenidas antes de la administración del tratamiento para la artritis reumatoide. Luego, los pacientes recibieron tratamiento con medicamentos biológicos antiinflamatorios, los inhibidores del factor de necrosis tumoral alfa, que son un nuevo tipo de fármaco para la artritis reumatoide. Los científicos descubrieron  que una proteína producida por el sistema inmunitario, el interferón tipo 1, parece ser un marcador válido para saber cuáles pacientes con artritis reumatoide responderán a los medicamentos biológicos o si se debe ensayar con otros fármacos.

“Intentamos personalizar el tratamiento de la artritis reumatoide, porque uno de los principales problemas de los reumatólogos es la dificultad de elegir el fármaco correcto para la persona correcta”, comenta el Dr. Timothy Niewold, reumatólogo de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

“Cualquier fármaco nuevo funciona bien con algunas personas, pero no con todas. Ese no es un detalle insignificante, puesto que la enfermedad daña las articulaciones y si lleva entre uno y dos años encontrar el tratamiento correcto, los daños pueden aumentar. Este estudio buscó en el sistema inmunitario marcadores que pudiesen ser útiles”, explica el Dr. Niewold.

En la artritis reumatoide, el primer fármaco con el que se realiza un ensayo es el metotrexato. Cuando este fármaco no funciona, los medicamentos biológicos suelen ser el siguiente paso, aunque conllevan efectos secundarios, tales como riesgo de infección, y requieren que se realicen las  pruebas para tuberculosis antes de administrarlos.

Es importante lograr controlar la artritis reumatoide no solamente para prevenir sus daños directos, sino para reducir el riesgo de sufrir otras complicaciones graves, como cardiopatías. Los pacientes con artritis reumatoide son doblemente proclives a desarrollar cardiopatía que cualquier persona promedio, y Mayo descubrió en investigaciones anteriores que la gravedad de la artritis reumatoide es un factor que incide sobre esto. Las personas en quienes el metotrexato no funciona tienden a padecer artritis reumatoide más grave, anota el Dr. Niewold.

Es necesario investigar más antes de estandarizar la aplicación del marcador en la práctica médica, dice el Dr. Niewold. Actualmente está en curso un ensayo más grande que abarca a varias instituciones, y los futuros estudios posiblemente examinarán si el marcador también puede guiar la decisión sobre los medicamentos para otras afecciones tratadas con fármacos biológicos, tales como la artritis psoriásica, la psoriasis y la enfermedad inflamatoria intestinal, añade.

Los descubrimientos de otros estudios presentados durante la reunión del Colegio Americano de Reumatología son los siguientes:

  • Los pacientes con artritis reumatoide y sus médicos generalmente describen el dolor de manera diferente, lo que conduce a un vacío entre cómo entienden los pacientes los niveles de dolor y cómo califican los médicos el dolor.Los pacientes son más proclives a describir el dolor mediante palabras de connotación emotiva, lo que posiblemente refleja las redes cerebrales de activación del dolor, el ánimo de la persona y el miedo a la inflamación, anotan los científicos. Los médicos, por su parte, son más proclives a usar descripciones sensitivas, tales como “agudo, sordo o pulsátil” para definir el dolor. Investigar más puede ayudar a los médicos a desarrollar nuevos métodos para aliviar mejor el dolor, opinan los autores del estudio.
  • Los rebrotes de la artritis reumatoide aumentan el riesgo de cardiopatía. “Cada recrudecimiento de la enfermedad en las articulaciones representa un golpe al corazón”, comenta el Dr. Eric Matteson, coautor del trabajo y director de Reumatología en Mayo Clinic de Rochester. “Los pacientes deben seguir la pista de todos sus rebrotes y llamar al médico ante cualquier recrudecimiento”.
  • Igual que quienes padecen de artritis reumatoide, las personas con artritis psoriásica corren más riesgo para enfermedades cardiovasculares. En esos pacientes, es particularmente importante la prevención de la cardiopatía, así como los esfuerzos por detectarla y tratarla, dicen los científicos.
  • Los pacientes con artritis reumatoide, sean hombres o mujeres, son más proclives a ingresar al hospital que quienes no padecen este trastorno inflamatorio. Los hombres con artritis reumatoide son más proclives a hospitalizarse debido a depresión, mientras que las mujeres y la gente con artritis reumatoide de 45 a 64 años de edad son más proclives a internarse en el hospital debido a diabetes.

La Fundación para Investigación Reumatológica y los Institutos Nacionales de Salud financiaron el estudio sobre el interferón tipo 1.

Declaraciones económicas sobre algunos coautores:

  • Dr. Niewold: Productos Farmacéuticos Janssen S. L.; EMD Serono; Biogen Idec.
  • Dra. Hilal Maradit Kremers de Mayo Clinic, coautora del estudio sobre la artritis psoriásica: Amgen.
  • Coautores del estudio sobre el rebrote de la artritis reumatoide, Dra. Elena Myasoedova, Dr. Arun Chandran, Cynthia Crowson y Brittny Major de Mayo Clinic: Farmacéutica Roche.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a la investigación y educación médicas, que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/espanol/ y newsnetwork.mayoclinic.org.

CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
Emily Hiatt, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: [email protected]

Please login or become a member to post a comment.