• By Soledad Andrade

El examen oftalmológico completo puede ayudar a detectar glaucoma incipiente

March 14, 2014

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Tengo 53 años y la vista nunca me ha dado problemas, pero mi madre padece de glaucoma y sé que eso aumenta el riesgo de que yo también lo tenga. ¿Qué puedo hacer para prevenir el glaucoma? ¿Cuán a menudo debo examinarme los ojos?

RESPUESTA:Examen oftalmológico de un hombre adulto
Usted está en lo cierto respecto a que los antecedentes familiares de glaucoma aumentan el riesgo de desarrollar esa grave enfermedad de los ojos. Actualmente no se sabe con certeza si realizar cambios en el estilo de vida puede disminuir el riesgo de glaucoma, de modo que es fundamental que usted se someta a exámenes de los ojos con regularidad. Un examen oftalmológico completo puede ayudar a detectar el glaucoma en las primeras etapas, momento en que con más éxito puede tratarse.

El glaucoma es un trastorno que daña el nervio óptico. En las etapas avanzadas, puede alterar la visión y luego acabar conduciendo a la ceguera. El nervio óptico se daña en la mayoría de casos de glaucoma debido al aumento de la presión dentro del ojo a consecuencia de la acumulación del líquido que fluye hacia y desde el ojo.

Además de los antecedentes médicos de glaucoma, otros factores de riesgo para la enfermedad pueden incluir presión arterial alta o baja y ciertas enfermedades, tales como diabetes, enfermedad cardíaca e hipotiroidismo. Los problemas de los ojos que también pueden aumentar el riesgo de desarrollar glaucoma son, entre otros, la inflamación ocular, el desprendimiento de la retina y el desplazamiento del lente. Por otro lado, una lesión grave en el ojo también puede plantear el riesgo de glaucoma, igual que ciertos tipos de cirugía ocular, además de la miopía y la hipermetropía.

La procedencia étnica también parece repercutir sobre el riesgo personal de desarrollar glaucoma. Los afroamericanos y latinos mayores de 40 años corren mucho más riesgo de desarrollar glaucoma que las personas de raza blanca. Los afroamericanos, por su parte, muestran más tendencia a sufrir ceguera permanente como resultado del glaucoma. Además, algunos descendientes asiáticos también corren más riesgo de desarrollar glaucoma.

Tratar oportunamente los problemas de los ojos y controlar bien otras enfermedades subyacentes puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar glaucoma. Algunas investigaciones plantean que ingerir una alimentación sana también puede reducir el riesgo de glaucoma.

Ciertos suplementos alimenticios publicitados como promotores de la salud ocular alegan que pueden prevenir el glaucoma. Sin embargo, hasta el momento no existe ninguna evidencia sólida que dichos productos, generalmente comercializados como “vitaminas para los ojos”, puedan prevenir, controlar ni tratar el glaucoma.

El glaucoma incipiente no suele mostrar ningún síntoma. Por lo general, no es sino hasta las últimas etapas de la enfermedad que la persona con glaucoma empieza a notar problemas con los ojos, tales como pérdida de la visión periférica. Por ello, es muy importante acudir regularmente a un examen de los ojos, sobre todo cuando el riesgo de desarrollar glaucoma es mayor.

De manera general, se recomienda un examen oftalmológico completo cada dos o cuatro años a las personas de 40 a 54 años de edad y cada uno o tres años a quienes tienen entre 55 y 64 años, aunque no padezcan ningún problema de los ojos. Pasados los 65 años de edad, todos deben realizarse exámenes oftalmológicos completos cada uno o dos años, aunque dependiendo de los factores de riesgo personales, dichos exámenes podrían ser más frecuentes.

Si el examen revela que la presión dentro del ojo es mayor a lo normal, eso significa que la persona corre más riesgo de desarrollar glaucoma. No obstante, es importante anotar que no todos los que tienen elevada la presión intraocular desarrollan glaucoma, ni que todos los que padecen la enfermedad tienen alta la presión del ojo. Cuando la presión del ojo está elevada y el oftalmólogo opina que hay más riesgo de desarrollar glaucoma, ciertos colirios pueden reducir el riesgo de que la afección avance hacia el glaucoma.

En su situación particular, en la que existen antecedentes familiares u otros factores que aumentan el riesgo de desarrollar glaucoma, es fundamental garantizar la salud de los ojos mediante exámenes oftalmológicos regulares. Consulte al médico la frecuencia que sería mejor para sus necesidades. — Dr. Arthur Sit, Oftalmología, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota. 

Please login or become a member to post a comment.