• By Sharon Theimer

El hiperparatiroidismo primario normalmente no ocasiona síntomas en las primeras etapas

July 22, 2016

manos enguantadas de un proveedor de atención médica que con una aguja extraen sangre del brazo de un pacienteESTIMADA MAYO CLINIC:
Después de un análisis rutinario de sangre, el médico me llamó para decir que tengo los niveles de calcio más altos de lo normal en la sangre y que desea verme en otra cita para examinar algo llamado hiperparatiroidismo primario. ¿Qué ocasiona esa afección, y es tratable? Tengo 60 años y siempre he gozado de muy buena salud.

RESPUESTA:
El hiperparatiroidismo primario es una afección que afecta a las glándulas paratiroides y a la hormona producida por ellas. El trastorno normalmente se desarrolla a causa del agrandamiento de una de las glándulas paratiroides que la hace producir demasiada hormona paratiroidea, o PTH. En la mayoría de casos, la extirpación de la glándula enferma cura el hiperparatiroidismo; pero en ocasiones, más de una glándula paratiroides está hiperactiva y, en tal caso, hay que extirpar más de un glándula.

El cuerpo suele tener cuatro glándulas paratiroides. Cada una de estas diminutas glándulas tiene el tamaño de un grano de arroz y se ubica cerca de la glándula tiroides, estructura con forma de mariposa que se asienta en medio de la parte frontal del cuello. Pese a su ubicación y nombre, las glándulas paratiroides no tienen nada que ver con la glándula tiroides, sino que producen PTH u hormona que controla estrechamente el nivel de calcio en el cuerpo. El calcio es el mineral más abundante en el cuerpo humano.

ilustración médica de las glándulas tiroides y paratiroides

Ilustración médica de una glándula tiroides normal (arriba) y de las glándulas paratiroides (abajo).

Cuando las glándulas paratiroides producen mucha PTH, el resultado puede ser la presencia de demasiado calcio en la sangre. Eso es un problema porque, si bien el cuerpo emplea la gran mayoría de calcio en mantener la salud ósea, este mineral también es sumamente importante para mantener funcionando a los nervios, los músculos, el corazón y los vasos sanguíneos en debida forma. Por ello, cuando hay demasiado o muy poco calcio en la sangre, existe la posibilidad de que surjan problemas en esas áreas.

El hiperparatiroidismo primario normalmente no ocasiona ningún síntoma, sobre todo en las primeras etapas. El nivel alto de calcio por lo general se descubre al hacer un análisis rutinario de sangre por otro motivo, igual que ocurrió en su caso. A fin de confirmar el diagnóstico, su médico posiblemente le haga otro examen de sangre para volver a revisar el calcio y ver si el nivel sanguíneo de la PTH también está alto. De ser así, entonces usted padece hiperparatiroidismo primario.

En el hiperparatiroidismo primario, el problema se origina en una de las glándulas paratiroides y puede derivar del agrandamiento no canceroso de estas, del agrandamiento de más de una de ellas o, en raras ocasiones, de un cáncer de las glándulas paratiroides.

Otro tipo de la enfermedad, llamado hiperparatiroidismo secundario, puede presentarse como resultado de otros problemas médicos —tales como trastornos renales, trastornos digestivos o deficiencia de vitamina D— que hacen descender el nivel de calcio en la sangre. Las glándulas paratiroides, entonces, producen más PTH para intentar aumentar la cantidad de calcio en la sangre. Esa es la respuesta protectora del cuerpo para mantener en niveles sanos a minerales fundamentales como el calcio y el fósforo. Si su médico sospecha hiperparatiroidismo secundario, posiblemente recomiende otros análisis para investigar las posibles causas.

A las personas jóvenes y a quienes tienen complicaciones relacionadas con el hiperparatiroidismo primario, tal como osteoporosis o cálculos renales, se les podría recomendar tratamiento. Si su enfermedad no presenta complicaciones y es leve, el médico tal vez recomiende simplemente vigilarla mediante citas de seguimiento anuales.

El tratamiento del hiperparatiroidismo primario normalmente implica operar para extirpar la glándula anómala. En alrededor de 85 por ciento de los casos, solo una glándula funciona mal y su extirpación cura la enfermedad; pero cuando son dos o tres las glándulas afectadas, es preciso extirparlas también. Las glándulas restantes asumen el trabajo de las extirpadas. Cuando las cuatro glándulas están afectadas, el cirujano puede extirpar solo tres de ellas y un pedazo de la cuarta a fin de dejar un poco de tejido paratiroideo en funcionamiento.

Si la causa de la elevación de la PTH es el hiperparatiroidismo secundario, éste normalmente mejora cuando se trata bien la enfermedad subyacente que ocasiona el aumento del nivel de PTH.

Dr. Robert Wermers, Endocrinología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:  Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: newsbureau@mayo.edu

Comment

Please login or register to post a comment.