• By Soledad Andrade

El nivel ligeramente bajo de testosterona no suele requerir tratamiento

April 28, 2014

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Soy un hombre de 52 años y hace poco me realicé unos análisis de sangre que mostraron niveles ligeramente bajos de testosterona, apenas por debajo del rango “normal”. ¿Debo hablar con el médico respecto a algún tratamiento, aunque no tengo ningún síntoma? ¿Cuáles son los efectos secundarios de los suplementos de testosterona?

RESPUESTA:
testosterone chalkboard_SP Feature
Un nivel ligeramente bajo de testosterona como único hallazgo, sin otros signos ni síntomas, normalmente no requiere tratamiento, pero siempre es buena idea consultar más detalladamente con el médico sobre el resultado del examen. En algunos casos, la testosterona baja puede indicar la presencia de una enfermedad subyacente o también puede ser el efecto secundario de un medicamento.

La testosterona es una hormona que se produce principalmente en los testículos y ayuda a mantener la densidad ósea, la distribución de la grasa, la fuerza y masa muscular, la producción de glóbulos rojos, el deseo sexual y la producción de espermatozoides. El rango normal de la testosterona es amplio, y los niveles de la testosterona normalmente cambian a lo largo de la vida de un hombre.

En la mayoría de hombres, la testosterona alcanza el punto máximo durante la adolescencia y primeros años de la juventud. Luego, a medida que el hombre envejece, los niveles de testosterona gradualmente decaen, por lo general alrededor de 1 por ciento después de los 30 años. En su caso particular, es importante descubrir si el nivel bajo de testosterona es resultado del envejecimiento normal o si se debe a un problema médico.

Un descenso importante en los niveles de testosterona puede provocar síntomas, y entre los más comunes están de cansancio y bajo interés sexual. Algunos hombres también observan cambios en la barba y vello corporal. De igual manera, la testosterona baja puede ocasionar desgaste de los músculos y disminución de la fuerza muscular. Además, puede presentarse disfunción eréctil ante la deficiencia de testosterona, aunque generalmente la testosterona baja no es causa común de disfunción eréctil.

Los trastornos que pueden conducir a niveles bajos de testosterona incluyen el hipogonadismo y las afecciones raras de los testículos o de la glándula pituitaria en las que el cuerpo no produce suficiente testosterona. Otras afecciones que también pueden afectar los niveles de testosterona son los problemas de la tiroides, la apnea obstructiva del sueño, la depresión y el consumo excesivo de alcohol.

Realizar análisis y exámenes de seguimiento normalmente revela si existe una enfermedad capaz de contribuir al nivel bajo de testosterona. Además, el médico debe también revisar todos los medicamentos que actualmente se administran para ver si alguno de ellos es la fuente del problema. En caso de encontrar una enfermedad subyacente, el tratamiento de dicho trastorno puede ser todo lo que se necesita para que la testosterona recupere la normalidad.

La terapia de reemplazo de la testosterona se podría recomendar para tratar el hipogonadismo; pero aparte de eso, generalmente no se recomienda suplementar la testosterona en los hombres mayores que por lo demás son sanos, aunque los niveles de la hormona se encuentren ligeramente por debajo de lo que se considera normal.

Tomar suplementos de testosterona conlleva riesgos: puede estimular el crecimiento de células no cancerosas en la próstata, ocasionar el agrandamiento de las mamas, restringir la producción de espermatozoides y acelerar el crecimiento de un cáncer de próstata existente. En algunos hombres, la terapia con testosterona puede empeorar la apnea obstructiva del sueño. Los últimos estudios también plantean una posible vinculación entre la terapia con testosterona y mayor riesgo de enfermedad cardíaca, aunque es necesario investigar más para confirmarlo.

Si el médico le recomienda suplementar la testosterona después de evaluar su caso más a fondo, es importante establecer un plan de control con análisis de sangre regulares para verificar que la dosis recetada sea la correcta. Demasiada testosterona puede derivar en mayor producción de glóbulos rojos, afección conocida como policitemia, y puede conducir a otros problemas, tales como coágulos sanguíneos y accidente cerebrovascular.

En su caso, debido a que no presenta ningún síntoma de enfermedad, es poco probable que necesite terapia con testosterona en este momento. No obstante, consulte con el médico para descubrir si es necesario realizar otros exámenes o evaluaciones a fin de entender mejor la causa del nivel bajo de testosterona.

Dr. Todd Nippoldt, Endocrinología, Mayo Clinic de Rochester, Minnesota.

 

Please login or become a member to post a comment.