Mayo Clinic News Network

News Resources


Share this:

Posted by Soledad Andrade (@soledadandrade) · Mon, Jun 16 at 4:30pm EST

Equipo internacional desarrolla método para evaluar riesgo cardíaco adaptado a pacientes con artritis reumatoide

El método podría definir cómo medir mejor la salud cardíaca en el lupus y otras enfermedades inflamatorias

El médico examina la mano del pacienteROCHESTER, Minnesota: Los pacientes que sufren artritis reumatoide, de manera general, presentan doble propensión a desarrollar problemas del corazón que la persona promedio. Precisar en qué pacientes con artritis reumatoide se debe intensificar el esfuerzo por prevenir enfermedades cardíacas ha sido todo un reto, y las investigaciones de Mayo Clinic con otras instituciones han descubierto que los medios estándar de evaluación del riesgo de enfermedad cardíaca posiblemente subestiman el peligro personal que el paciente enfrenta. A fin de precisar mejor el riesgo para enfermedad cardíaca de los pacientes con artritis reumatoide, un equipo internacional, en el que estuvieron incluidos investigadores de Mayo, creó un calculador para el riesgo de enfermedad cardíaca adaptado a la artritis reumatoide.

Los detalles del nuevo método, conocido como Calculador trasatlántico para riesgo cardiovascular en la artritis reumatoide, o ATACC-RA, se presentó durante la reunión anual de la Liga europea contra el reumatismo (EULAR, por sus siglas en inglés), realizada en París entre el 11 y el 14 de junio. El equipo de la investigación estuvo conformado por instituciones estadounidenses, canadienses, mexicanas, sudafricanas y europeas; Mayo recolecta y analiza los datos del grupo.

Los primeros resultados revelan que el nuevo calculador surte mejor efecto en los pacientes con artritis reumatoide que los calculadores estándar para el riesgo de enfermedad cardíaca, tales como los métodos Framingham y SCORE para evaluación del riesgo. Por ejemplo, de los 314 pacientes con artritis reumatoide estudiados que terminaron por desarrollar problemas del corazón, el método Framingham clasificó con alto riesgo a 168 personas o 54 por ciento, mientras que el método ATACC-RA identificó con alto riesgo a 201 personas o 67 por ciento.

“El método considera factores completamente nuevos”, comenta la coautora del trabajo, Dra. Sherine Gabriel, reumatóloga y epidemióloga en Mayo Clinic de Rochester. “La particularidad de este calculador es que incorpora las características de la artritis reumatoide en la evaluación del riesgo cardiovascular”.

Las investigaciones de Mayo y de otras instituciones revelan que los principales vaticinadores de enfermedad cardíaca en la artritis reumatoide se relacionan con la artritis reumatoide misma, e incluyen la enfermedad, la inflamación y quizás los tratamientos, añade la Dra. Gabriel. El nuevo método para evaluar el riesgo incluye esos factores, mientras que los métodos Framingham y SCORE no lo hacen.

El calculador ATACC-RA se creó para predecir con exactitud la probabilidad de los pacientes con artritis reumatoide de desarrollar una enfermedad cardíaca dentro del transcurso de 10 años. El grupo piensa esforzarse más para probar y refinar el calculador a fin de personalizarlo para los pacientes, explica la Dra. Gabriel, que colabora en este proyecto con la bioestadística de Mayo Cynthia Crowson.

El método para evaluación del riesgo también beneficiará a quienes padecen otras enfermedades reumáticas inflamatorias que conllevan mayor riesgo para enfermedades cardíacas, como es el caso del lupus y de la artritis psoriásica.

El esfuerzo internacional para desarrollar un mejor calculador es solamente una parte del panorama de detener la enfermedad cardíaca en los pacientes con artritis reumatoide, pues también es importante que pacientes y médicos se muestren diligentes, apostilla la Dra. Gabriel.

“Considero importante que los pacientes con artritis reumatoide entiendan que la enfermedad misma conlleva un riesgo añadido para enfermedad cardíaca y que conversen al respecto con sus reumatólogos, además de hasta sugerirle que trabaje con un cardiólogo o una clínica para prevención cardiológica a fin de desarrollar un plan para reducir el riesgo cardiovascular”, añade la Dra. Gabriel.

El año pasado, Mayo Clinic inauguró la Clínica cardio-reumatológica con el fin de prevenir las enfermedades cardíacas en los pacientes que padecen los tipos inflamatorios crónicos de la artritis y detectarlas pronto en caso de desarrollarse.

El estudio presentado en la reunión de la EULAR estuvo financiado por las instituciones participantes, entre ellas, el Diakonhjemmet Hospital en Oslo, Noruega; la Universidad de Umea en Suecia; el Grupo Dudley del Fideicomiso de la Fundación NHS en West Midlands, Inglaterra; la Universidad de Atenas en Grecia; el Centro Médico de la Universidad Radboud en Nijmegen, Holanda; el Centro Médico RHU de Harbor UCLA en Torrance, California; el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, IFIMAV en Santander, España; el Hospital Brigham and Women’s de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston; la Universidad de Witwatersrand en Johannesburg, la Universidad de Manitoba en Winnipeg, Manitoba; y, el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán de la Ciudad de México.

Los investigadores esperan que más organizaciones se unan al proyecto, incluso instituciones asiáticas, africanas y australianas.

###

Información sobre Mayo Clinic
En el año 2014 se conmemoran 150 años de servicio a la humanidad de esta entidad sin fines de lucro y líder mundial en atención médica, investigación y educación. Si desea más información, visite: 150years.mayoclinic.org, MayoClinic.org/espanol o http://newsnetwork.mayoclinic.org/. 

CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
Soledad Andrade, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: newsbureau@mayo.edu

artritis reumatoide Dra Sherine Gabriel En español enfermedades cardíacas espanol spanish Spanish News Release

 

Have something to say? Please login or register to respond.