• By Soledad Andrade

Es difícil predecir la velocidad de avance de la enfermedad de Parkinson

June 3, 2016

Parkinsons-2-16x9ESTIMADA MAYO CLINIC:
A mi padre de 64 años se le diagnosticó la enfermedad de Parkinson el año pasado. Hasta el momento, los síntomas son muy leves, pero yo deseo saber cuál es el avance normal de la enfermedad. Leí que a veces se recomienda la estimulación cerebral profunda. Por lo general, ¿cuándo se considera ese tipo de tratamiento y es seguro?

RESPUESTA:
Los síntomas de la enfermedad de Parkinson tienden a aparecer muy gradualmente y luego se tornan más fuertes de forma progresiva. Es difícil predecir la velocidad de avance y además, difiere entre una y otra persona. El tratamiento de la enfermedad de Parkinson incluye varias opciones, tales como ejercicio, medicamentos y cirugía. La estimulación cerebral profunda es una posibilidad quirúrgica para tratar la enfermedad de Parkinson, que solamente se considera en casos avanzados y cuando otros tratamientos no logran controlar bien los síntomas.

La enfermedad de Parkinson es un síndrome que no suele tener causa conocida y su diagnóstico se basa en los síntomas. Los neurólogos que se especializan en trastornos del movimiento son quienes normalmente tienen más experiencia en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Parkinson. Los síntomas del parkinsonismo son muchos y entre los más comunes están excesiva lentitud y falta de movimiento, así como temblores.

Igual que en la situación de su padre, los síntomas generalmente son leves al principio. La velocidad con la que empeoran varía considerablemente, tal vez debido a que puede haber  múltiples causas subyacentes para la enfermedad. En la mayoría de casos, los síntomas cambian de forma lenta y el avance sustancial se produce durante el transcurso de varios meses o años.

Muchos enfermos de Parkinson presentan síntomas al menos uno o dos años antes de que realmente se establezca el diagnóstico. Mientras más tiempo haya síntomas, más fácil es predecir cómo irá el enfermo de Parkinson con el tiempo. En las personas que tienen temblores y síntomas solo en un lado del cuerpo, la enfermedad normalmente avanza más lento que en quienes no sufren de temblores, pero presentan síntomas en ambos lados del cuerpo y en la marcha.

A pesar de que los enfermos de Parkinson tengan una expectativa de vida marginalmente reducida, su funcionamiento por lo general suele ser bastante bueno durante muchos años. No obstante, esas personas corren mayor riesgo de desarrollar inestabilidad, que puede conducirlos a sufrir caídas, así como mayor riesgo de demencia. Ambas posibilidades son las mayores dificultades que enfrentan los enfermos de Parkinson.

Si bien actualmente no existe ningún tratamiento para ralentizar el avance natural de la enfermedad de Parkinson, la afección claramente es la más tratable de todos los trastornos neurodegenerativos. La amplia mayoría de pacientes observa gran mejoría de sus síntomas con el tratamiento que incluye ejercicio y medicamentos. Por ejemplo, la mayor parte de enfermos de Parkinson funciona mejor en las actividades cotidianas después de cinco años de empezado el tratamiento medicamentoso que antes de comenzarlo.

La cirugía es algo que solo rara vez se requiere para tratar la enfermedad de Parkinson y normalmente es del tipo de estimulación cerebral profunda. Dicho procedimiento implica colocar en el cerebro electrodos conectados a una batería para que le administre pequeñas descargas eléctricas, las cuales influyen sobre los circuitos cerebrales y mejoran los síntomas.

La mayoría de personas que se somete a la cirugía para la enfermedad de Parkinson ha presentado síntomas durante cinco años, por lo menos. La cirugía puede servir cuando los medicamentos no controlan los síntomas de forma continua o los temblores persisten pese a los fármacos. La tasa de complicaciones graves de la cirugía de estimulación cerebral profunda es baja y en la mayoría de instituciones se informa un riesgo de 1 o 2 por ciento de presentar efectos secundarios.

Varios otros trastornos similares a la enfermedad de Parkinson y conocidos como parkinsonismo atípico tienen un pronóstico menos favorable a largo plazo. En algunos casos, puede ser difícil distinguir esas afecciones de la enfermedad de Parkinson. Sin embargo, después de varios años de síntomas, la determinación del diagnóstico correcto es relativamente clara.

Si su padre trabaja estrechamente con un neurólogo, posiblemente logre controlar de forma aceptable los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Es importante que él se comunique con el médico cuando observe cambios en los síntomas a fin de que a medida que transcurre el tiempo, se pueda ajustar el tratamiento según sea necesario.

Dr. Ryan Uitti, Neurología de Mayo Clinic en Jacksonville, Florida

Comment

Please login or register to post a comment.