Mayo Clinic News Network

News Resources


Share this:

Posted by Emily Hiatt (@emilyhiatt) · Jun 6, 2013

Hacer más con menos: descienden las dosis de radiación, dicen los expertos de Mayo Clinic

SCOTTSDALE, Arizona — 6 de junio de 2013.  Existen muchos malentendidos respecto a los riesgos asociados con las dosis de radiación en las exploraciones por tomografía computarizada. Los expertos de Mayo Clinic desean que los pacientes estén bien informados respecto a las dosis de radiación y que incluso sepan cuándo someterse a estudios radiológicos como las exploraciones por tomografía computarizada, frente a realizarse una resonancia magnética u otros estudios sin radiación.

Desde el año 2001, un equipo de radiólogos de diagnóstico y físicos médicos de Mayo Clinic activamente ha desarrollado e implementado nuevas técnicas para disminuir las dosis de radiación. El equipo instaló nuevas máquinas para tomografía computarizada y software, además de implementar nuevas instrucciones para realizar el estudio con el fin de disminuir las dosis en más de 100 protocolos diferentes. La Dra. Amy Hara, radióloga de diagnóstico de Mayo Clinic en Arizona, dice que las dosis han descendido a menos de la mitad en varios tipos de exploraciones. La Dra. Cynthia McCollough, física médica de Mayo Clinic en Rochester, enfatizó que el objetivo era reducir la dosis de radiación sin comprometer la calidad de las imágenes radiológicas, cosa que los avances en la tecnología hacen posible.

AVISO A LA COMUNICACIÓN MULTIMEDIA: Oprima aquí si desea un video de la Dra. Hara en el que explica sobre las dosis de radiación bajas.

En las siguientes preguntas y respuestas, las doctoras Hara y McCollough ofrecen información que facilita el entendimiento de las dosis de radiación en la tomografía computarizada y el significado de eso para los pacientes.

¿Cuáles son los riesgos de la exposición a la radiación médica?

La magnitud exacta del riesgo de las imágenes radiológicas realizadas con dosis de radiación bajas es un tema controvertido, porque el riesgo de una radiación menor a 100 milisieverts es muy bajo para medir directamente. De hecho, algunos expertos creen que no existe riesgo con estas dosis bajas. A fin de optar por lo seguro en este debate, nosotros preferimos suponer que toda exposición, hasta a dosis menores de radiación, plantea un riesgo ligeramente mayor de cáncer; por ello, procuramos mantener las dosis lo más razonablemente bajo posible, al mismo tiempo que garantizamos imágenes de calidad suficiente para un diagnóstico exacto.

Esclarezcamos el asunto: existe un riesgo mínimo relacionado sea con una exploración por tomografía computarizada o con varias. Por lo general, la gente recibe alrededor de 3 milisieverts de radiación al año proveniente de la radiación de fondo en el ambiente, como el radón y los rayos cósmicos. En zonas de mucha altitud, como en Colorado, la exposición a la radiación de fondo puede ser de hasta 10 milisieverts por año, pero no se ha observado mayor incidencia de cáncer en los sitios con radiación de fondo más alta. La exploración por tomografía computarizada puede descargar de 2 a 10 milisieverts de radiación, dependiendo del tipo de examen que se realice. En los estudios que requieren varias exploraciones, el total de radiación puede llegar a 20 o 30 milisieverts, que todavía se considera una dosis de radiación baja. En algunos estudios, como la tomografía computarizada de la cabeza, la exposición es muy baja, de alrededor de 1 a 2 milisieverts.

Debido a que la expectativa de vida de los niños es mayor a la de los adultos y que algunos de sus tejidos son más sensibles a la radiación que los del adulto, ponemos especial cuidado en emplear dosis menores con los niños. Para la exploración por tomografía computarizada de un bebé, la dosis de radiación utilizada es cinco veces menor a la del adulto. Algunos pacientes, como los niños pequeños con alguna afección crónica que requerirá muchas tomografías computarizadas durante el transcurso de toda su vida, o las mujeres embarazadas, posiblemente deseen consultar con el médico sobre otras alternativas para obtener las imágenes o técnicas de exploración con dosis bajas. No obstante, todos los pacientes deberían averiguar al médico cómo ayudará el examen en el diagnóstico o tratamiento de los síntomas. Cuando la tomografía computarizada es médicamente adecuada, el beneficio siempre supera el poco riesgo posible; sin embargo, al igual que otros exámenes médicos, sólo se la debe realizar en caso necesario.

Si los riesgos son bajos, ¿por qué esforzarse en reducir las dosis?

Los pacientes desean tranquilidad y el progreso de la tecnología permite utilizar dosis menores de radiación, sin comprometer la calidad de las imágenes. Los pacientes ahora están mejor informados sobre el cuidado de su salud y los posibles riesgos, gracias al gran papel que ha desempeñado el internet en esto, y se presentan con muchas más preguntas que antes. Algunas personas que se someten a menudo a estos estudios, preguntan si existe algún efecto acumulativo.

Es por ello que actuamos con suma diligencia para disminuir las dosis, de manera que los pacientes puedan estar tranquilos de que reciben la menor dosis necesaria.

¿Existe algún estudio por imágenes preferido?

Todo tipo de estudio por imágenes conlleva ventajas y desventajas, tales como costo, velocidad, disponibilidad, comodidad, calidad de las imágenes y exactitud del diagnóstico, sin que se pueda pasar por alto a ninguna. Existen algunos estudios que se consideran iguales porque tienen la misma capacidad de establecer el diagnóstico correcto, como ocurre con la resonancia magnética y la tomografía computarizada en pacientes con la enfermedad de Crohn porque ambas son de exactitud similar. Algunos pacientes optarán por la resonancia magnética porque no utiliza radiación ionizante; pero la resonancia magnética cuesta más que la tomografía computarizada, no está disponible en todos los centros médicos y el tiempo del estudio es más largo. Además, algunos pacientes no pueden realizarse resonancias magnéticas porque tienen colocado en su cuerpo un marcapasos u otro objeto metálico, o debido a que son claustrofóbicos y no desean la resonancia magnética. De manera que siempre se deben considerar varios puntos al seleccionar el estudio adecuado para un determinado paciente y una pregunta médica específica. Colaboramos con los pacientes y con los médicos para que sea posible realizar los estudios más adecuados para los síntomas. La dosis es solamente uno de los varios puntos a considerar.

Se mencionó que los niveles de las dosis continúan descendiendo. ¿Hacia dónde conduce esto?

Se puede hacer más con menos, y hacia allá vamos. La dosis disminuye más y más, sin dejar de obtener la misma, o mejor, calidad en las imágenes, gracias a muchas de las recientes mejoras en la tecnología de la exploración médica. Lo maravilloso es que si no se obtiene la calidad necesaria, se puede aplicar el poder de la computación y otros medios sofisticados, algunos de ellos desarrollados en Mayo, para afinar la apariencia de la imagen y resaltar los detalles necesarios. Esa alternativa no existía hace diez años.

En toda la nación se han realizado esfuerzos para disminuir las dosis de radiación, y no solamente en la tomografía computarizada. Mayo Clinic es un líder mundial en este asunto. Mayo Clinic en Arizona, Rochester y Jacksonville trabaja activamente desde hace mucho tiempo en reducir las dosis de radiación y siempre ha invertido en la última tecnología de exploración médica que suele requerir dosis menores. Además, rastreamos las dosis y hemos disminuido en general los niveles para la tomografía computarizada en 30 a 50 por ciento, dependiendo del tipo de estudio. Continuamente reemplazamos las máquinas de tomografía computarizada para contar con la última tecnología de dosis baja, y también trabajamos estrechamente con los fabricantes de las máquinas de tomografía computarizada para garantizar el acceso a las técnicas de punta que permiten reducir las dosis. Hace poco terminamos un estudio que reveló que con algunas de las novísimas tecnologías, podemos disminuir la dosis en alrededor de 50 a 70 ciento a las ya reducidas que empleamos; y descubrimos que se obtiene similar información para el diagnóstico y calidad en las imágenes, pero sin más radiación. En otras áreas de nuestra práctica, como en las imágenes de perfusión cerebral, ahora utilizamos menos de la mitad de lo que antes se consideraba una "dosis baja". En la tomografía computarizada cardíaca, con los pacientes que tienen frecuencia cardíaca estable hemos logrado reducir las dosis a apenas 10 por ciento de los niveles utilizados hace cinco años. Todas las personas implicadas en la obtención de imágenes radiológicas han contribuido en este esfuerzo, porque todos deseamos mantener a la tomografía computarizada segura a fin de que quienes la necesitan no tengan que preocuparse por nada.

¿Cuál es su recomendación para los pacientes?

El mensaje principal para los pacientes es que los riesgos de la radiación en la tomografía computarizada son mínimos. La exploración por tomografía computarizada puede ser un procedimiento salvador que uno no debe rehusar, así como tampoco otros exámenes por rayos X, debido al temor de exponerse a la radiación cuando esos estudios pueden ofrecer información importante que permite al médico diagnosticar o tratar los síntomas. Si usted es joven (menos de 30 años) y no presenta ninguna emergencia médica, la resonancia magnética o la ecografía pueden brindar la información necesaria sin exponerlo a la radiación ionizante; pero es fundamental verificar que el examen sea igual de exacto y considerar puntos como el costo, la necesidad de recibir sedantes, el acceso oportuno y la comodidad del paciente. El simple hecho de que un examen no requiera radiación ionizante no lo convierte en el examen preferido. Si su situación no se trata de una emergencia, realícese la tomografía computarizada en una institución debidamente acreditada que emplee tecnología de dosis bajas.

Converse con su médico y pregunte algo como: ¿Necesito realmente este examen? ¿Cómo me beneficiará la información? ¿Hay algún otro estudio por imágenes que no emplee radiación y que sea igual de bueno? Recuerde que el riesgo de desarrollar cáncer debido a las dosis de radiación bajas de los estudios por imágenes es muy pequeño, tanto que los expertos no se ponen de acuerdo en si existe o no. Además, en caso de presentarse un cáncer, éste no se desarrollaría sino hasta dentro de muchos años; por lo tanto, es más importante recibir la atención médica necesaria ahora, que preocuparse por el riesgo pequeño de que algo ocurra más adelante. En los adultos, sobre todo en los ancianos, la radiación no debe ser motivo de preocupación y si necesita el examen, hágaselo.

¿Qué recomienda a los demás médicos?

Los médicos desempeñan una función muy importante en la reducción de las dosis de radiación porque pueden hablar con los radiólogos para responder las preguntas que tengan. Además, todo médico que solicita un estudio por imágenes puede ayudar a responder algunas de las siguientes preguntas al momento de ingresar la solicitud:

  • ¿Qué tipo de imágenes deseo y por qué?
  • ¿Puede un estudio por imágenes anterior responder la pregunta?
  • ¿Hay otra alternativa?
  • ¿Sería suficiente un examen dirigido?

 

###

Información sobre Mayo Clinic

En el año 2014 se conmemoran 150 años de servicio a la humanidad de Mayo Clinic, entidad sin fines de lucro y líder mundial en atención médica, investigación y educación para gente procedente de todos los ámbitos de la vida. Si desea más información, visite: 150years.mayoclinic.orgMayoClinic.org o http://newsnetwork.mayoclinic.org/.


CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN: Emily A. Hiatt, Mayo Clinic Public Affairs, 507-284-5005, newsbureau@mayo.edu

 

 

En español spanish Spanish News Release

 

Have something to say? Please login or register to respond.