• By Soledad Andrade

Imposible determinar el momento oportuno para la cirugía de reparación del labio hendido sino hasta después del nacimiento

March 6, 2014
Ilustraciones de Mayo: labio y paladar hendido

Paladar hendido (izquierda); labio y paladar hendidos (derecha)

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Espero a mi primer hijo y tengo 30 semanas de embarazo. Después de la ecografía de la semana pasada, el médico nos informó que existe la posibilidad de que el bebé tenga labio hendido. ¿Cuánto tiempo se recomienda esperar después del nacimiento para realizar la cirugía? ¿Podré amamantarle, de todas maneras?

RESPUESTA:
Enterarse que el bebé posiblemente nazca con labio hendido o paladar hendido puede ser triste, pero afortunadamente, una cirugía puede repararlo en la mayoría de los casos. El momento oportuno para la cirugía depende de cuán extensa sea la hendidura, pero no se lo puede especificar sino hasta después del nacimiento del bebé.

El labio hendido consiste en una abertura, o separación, en el labio superior del recién nacido y el paladar hendido es una abertura en el paladar. El labio y paladar hendidos pueden presentarse separadamente o de manera conjunta. Estos problemas congénitos ocurren cuando las estructuras faciales del bebé en desarrollo no se cierran completamente durante el primer trimestre del embarazo.

Igual que en su caso, el labio hendido puede descubrirse en una ecografía realizada antes del nacimiento del bebé, pero la naturaleza exacta de la hendidura suele ser difícil de determinar mediante exámenes prenatales; es decir, la hendidura puede ser más o menos grave de lo que indica la ecografía. Eso es particularmente cierto en el caso del paladar hendido, que es muy difícil de evaluar antes del nacimiento del bebé.

Cuando nazca el niño, el médico probablemente le realice un examen minucioso de todo el cuerpo para verificar que se encuentra sano. Dicha evaluación también permitirá al médico decidir si es preciso realizar más análisis o exámenes. La amplia mayoría de casos de labio y paladar hendidos son afecciones congénitas aisladas; sin embargo, en raras ocasiones pueden ser el síntoma de un trastorno genético subyacente.

Una vez conocida la naturaleza específica de la hendidura del bebé, es posible programar la cirugía. El objetivo de la cirugía es garantizar que el niño pueda respirar, comer, hablar y escuchar bien, además de tener apariencia simétrica en la cara.

Cuando un bebé solamente tiene labio hendido, pero es sano por lo demás, la cirugía de reparación normalmente se realiza entre las 10 y 12 semanas de edad. Si el niño tuviese otros problemas de salud, posiblemente se esperaría más tiempo para realizar la cirugía.

La cirugía para el paladar hendido suele realizarse entre los 10 y 18 meses de edad, pero reitero que depende de la salud y otros problemas médicos del bebé. Existe la posibilidad de que, a medida que el niño crece, se requieran otras cirugías de seguimiento para mejorar el funcionamiento de la nariz y el habla, o para reparar las cicatrices.

Hasta el momento de realizar la cirugía, la mayoría de bebés con sólo labio hendido puede lactar, aunque posiblemente lleve un tiempo experimentar con diferentes métodos hasta encontrar el que mejor funciona. Por ello, generalmente vale la pena contar con una consultora para la lactancia. En los casos en que también está implicado el paladar, el bebé podría ser incapaz de crear la succión necesaria para lactar, requiriendo un biberón especialmente diseñado para bebés con paladar hendido o que se exploren otras tácticas especiales de alimentación a fin de garantizar que recibe la nutrición necesaria para su desarrollo.

Cuando nazca su bebé, es fundamental que se lo derive pronto a un cirujano especializado en labio y paladar hendidos. Dicho especialista colaborará con usted para determinar el mejor plan de tratamiento para su hijo y ofrecerle la atención médica integral que requiere. Una vez que se implemente dicho plan, usted podrá concentrarse en cuidar de su recién nacido y disfrutar de su presencia. — Dra. Shelagh Cofer, Otorrinolaringología, Centro Pediátrico de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Please login or become a member to post a comment.

Dr. Jorge Trejo-Gutierrez