• By Emily Hiatt

La enfermedad de manos, pies y boca puede contraerse más de una vez

November 13, 2014

ESTIMADA MAYO CLINIC:
¿Cuál es la mejor manera de tratar a una niña pequeña que tiene la enfermedad de manos, pies y boca? ¿Debo llevarla al médico? El hecho de que lo haya contraído, ¿significa que ya no lo volverá a contraer?

Ilustración de un niño pequeño con la enfermedad de manos, pies y bocaRESPUESTA:
La enfermedad de manos, pies y boca es producto de un virus y normalmente deriva en una ligera indisposición y malestar que no amerita ningún tratamiento específico. No obstante, usted debe comunicarse con el médico si la niña presenta síntomas constantes o éstos empeoran. A pesar de que los niños creen inmunidad contra el virus a medida que transcurre el tiempo, sí pueden contraer la enfermedad de manos, pies y boca más de una vez.

La enfermedad de manos, pies y boca es común en los niños pequeños, especialmente en los menores de 5 años. Los niños que asisten a guarderías infantiles corren más riesgo de contraer la afección porque la enfermedad de manos, pies y boca se transmite de una a otra persona.

La causa más frecuente de la enfermedad de manos, pies y boca suele ser el virus de Coxsackie. El primer síntoma normalmente es de fiebre, pero después de unos días también pueden aparecer otros síntomas, tales como irritación de la garganta y ampollas o ulceraciones en la lengua, encías, parte posterior de la garganta e interior de las mejillas. Por lo general, también aparecen lesiones similares a ampollas, de color rojo a gris-blanquecino, en las palmas de las manos y plantas de los pies. En algunos casos, puede también presentarse un sarpullido de color rojo en los muslos, nalgas y región inguinal. Los niños afectados por este trastorno suelen sentirse indispuestos y perder el apetito.

No es necesario administrar tratamiento porque se trata de una infección viral y la enfermedad normalmente desaparece por sí sola en cuestión de 7 a 10 días. Sin embargo, debido a que las úlceras bucales o aftas posiblemente sean dolorosas, un anestésico de aplicación tópica puede ofrecer alivio. Dicho medicamento se puede adquirir en gel o en crema y es de venta libre. Los analgésicos, como el acetaminofén o el ibuprofeno, también pueden ayudar a aliviar las molestias; pero no se debe administrar aspirina a los niños porque ésta se ha vinculado con una afección rara y grave, conocida como síndrome de Reye.

La mano de un niño muestra la enfermedad de manos, pies y bocaA fin de aliviar la boca y garganta, motive a su hija a ingerir comida y bebida fría, como helados, sorbetes, trozos de hielo, leche o agua helada. Ofrézcale alimentos suaves y sin grumos que no le irriten la boca ni la garganta. Además, enjuáguele la boca con agua tibia después de comer. Evite alimentos que empeoran las aftas, tales como la comida picante o salada, los cítricos y las bebidas que los contienen, como el jugo de frutas cítricas, la soda y el jugo de fruta.

Aplicar medidas de autocuidado en casa suele ser todo lo que se requiere para controlar la enfermedad de manos, pies y boca hasta que desaparezcan los síntomas. Sin embargo, comuníquese con el médico de la niña si las úlceras bucales o la irritación de la garganta le impiden beber líquidos, y busque atención médica de inmediato si alguno de los síntomas se torna grave, si éstos empeoran con el transcurso del tiempo o duran más de 10 días.

La enfermedad de manos, pies y boca es sumamente contagiosa y evitarla puede ser muy difícil porque los niños que la tienen la transmiten a otros antes de presentar síntomas. No obstante, usted puede disminuir el riesgo de su hija enseñándole buenos hábitos de higiene, tales como lavarse bien y a menudo las manos. Además, anímela con sutileza a no meterse en la boca los dedos, ni las manos, ni ningún objeto.

Debido a que la enfermedad de manos, pies y boca es tan contagiosa, un niño puede contraerla más de una vez, especialmente cuando ésta circula entre un grupo de niños de una guardería o escuela. A medida que los niños crecen y se exponen al virus varias veces, se observa una tendencia a desarrollar anticuerpos para combatir la enfermedad; por ello, los adolescentes y los adultos son menos proclives a contraer la enfermedad de manos, pies y boca.

Dra. Megha Tollefson, M.D., Dermatología Pediátrica, Mayo Clinic de Rochester, Minnesota.

Please login or become a member to post a comment.