• By Soledad Andrade

Las revisiones regulares de la piel ayudan a detectar pronto el melanoma y otros cánceres de la piel

September 30, 2015

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Cuando era adolescente y durante la década de mis 20 años, iba con regularidad a salones de bronceado. Ahora que tengo 43 años, me preocupa mucho el melanoma y por ello, voy al dermatólogo todos los años para revisarme la piel. Tengo varios lunares, pero la revisión de la piel dura apenas 5 minutos. ¿Es ese tiempo suficiente para realizar una evaluación minuciosa? ¿Qué se busca? ¿A qué debería prestar atención yo personalmente?    

Ilustración médica de los tipos de cáncer de piel: melanoma, carcinoma basocelular y carcinoma de células escamosas

Ilustración médica de los tipos de cáncer de piel: melanoma, carcinoma basocelular y carcinoma de células escamosas.


RESPUESTA:
Usted hace muy bien en vigilar su piel. Acudir al dermatólogo para una evaluación anual y revisar la piel de manera regular son dos medidas excelentes para detectar pronto el melanoma y otros tipos de cáncer de piel, pues cuanto antes se descubre el cáncer de piel, mejor es la oportunidad de curarlo.

El melanoma es el tipo más grave de cáncer de piel y se desarrolla en las células llamadas melanocitos que producen melanina, o pigmento que da el color a la piel. A pesar de no ser clara la causa exacta de todos los melanomas, se sabe que la exposición a los rayos ultravioletas (UV) y a la radiación proveniente de la luz solar o de las lámparas y camas de bronceado aumenta el riesgo para la enfermedad.

La cantidad de casos de melanoma ha aumentado drásticamente en los últimos 30 años, sobre todo en las mujeres de edad media. Dicho aumento podría tener vinculación con el mayor uso de camas de bronceado durante los años 80, cuando muchas mujeres que ahora tienen entre 40 y 50 años eran adolescentes.

Cuando el melanoma pasa desapercibido y se disemina, puede ser muy difícil de tratar; pero si se lo detecta pronto, generalmente es curable. Esa es la razón por la que es tan importante conocer la propia piel e informar al dermatólogo de inmediato sobre cualquier cambio, especialmente cuando uno se expuso mucho a camas de bronceado en el pasado. Habitúese a revisar su piel una vez al mes, y en particular, vigile la aparición de lunares nuevos que antes no existían.

Por otro lado, aprenda también el abecé del cáncer de piel e informe sobre cualquiera de esas cosas al dermatólogo. La letra A corresponde a asimetría: la mitad del lunar tiene apariencia diferente a la otra. La letra B corresponde a bordes: los bordes del lunar son irregulares, dentados o serrados. La letra C corresponde a color: el color de un lunar es diferente en una zona que en las demás; concretamente, si un lunar muestra los colores rojo, blanco y azul de la bandera estadounidense, eso podría ser un cambio inquietante.

Es también importante observar el tamaño del lunar. Si el diámetro de un lunar excede de 635 milímetros (un cuarto de pulgada) o tiene aproximadamente el tamaño del borrador de un lápiz, hágalo revisar. De igual manera, acuda a que se revise un lunar si presenta algún cambio en su tamaño, forma, color o altura, y/o si se desarrollan síntomas tales como sangrado, comezón o sensibilidad.

Además, tenga presente que aparte del melanoma hay otros tipos de cáncer de piel, tales como el carcinoma basocelular y el carcinoma de células escamosas. Estos tipos de cáncer tienden a lucir como manchas escamosas de color rosa o rojo en la piel, que no desaparecen por sí solas.

A pesar de que la revisión anual realizada por el dermatólogo posiblemente sea breve, es fundamental para detectar pronto el cáncer de piel. Los dermatólogos se especializan en los trastornos de la piel y generalmente pueden ver rápido cualquier zona problemática en la piel. Eso es particularmente cierto después de la primera evaluación de la piel, cuya duración puede ser mayor a la de otras visitas de seguimiento.

Obviamente, la prevención es clave. Por ello, proteja su piel al máximo posible y siempre que pueda, evite exponerse al sol en la mitad del día, cuando los rayos ultravioletas son más fuertes. Si sale al aire libre, sea cual sea la estación del año, aplíquese bastante protector solar y vuelva a aplicarlo con frecuencia. El factor de protección solar o FPS del protector solar debe ser de por lo menos 30. Nunca se exponga a luces ni camas de bronceado porque éstas aumentan drásticamente la posibilidad de desarrollar melanoma.

Dr. Jerry Brewer, Dermatología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Comment

Please login or register to post a comment.