• By Emily Hiatt

Mayo Clinic Health Letter de Diciembre de 2012

January 18, 2013

Estos son los puntos más destacados de la edición de diciembre de Mayo Clinic Health Letter.

Tratar pronto y agresivamente la artritis reumatoide disminuye el riesgo de discapacidad

ROCHESTER, Minnesota — 18 de enero de 2013.  En la generación anterior, la artritis reumatoide casi siempre conducía a articulaciones desfiguradas y a una gran discapacidad. Hoy en día, la enfermedad todavía ocasiona daños en las articulaciones, molestias y discapacidad; pero la pronta administración, poco después de empezada la enfermedad, de fármacos capaces de modificar el sistema inmune disminuye considerablemente el riesgo de discapacidad, dice la edición de diciembre de Mayo Clinic Health Letter.

La artritis reumatoide ocurre cuando el sistema inmune ataca el revestimiento de las articulaciones (las membranas sinoviales), cuya función es protegerlas y lubricarlas. El revestimiento de las articulaciones se inflama, provocando dolor, hinchazón y una sensación de calor. Además, pueden también presentarse dolores musculares y cansancio. Los síntomas aparecen de forma repentina o sutil, pudiendo implicar solamente la hinchazón de una o dos articulaciones.

Cuando una articulación se hincha y esa hinchazón dura más de dos semanas, es importante acudir al médico porque la inflamación constante puede derivar en cambios en el cartílago, hueso, tendones y ligamentos. Los medicamentos pueden lentificar o detener el proceso de destrucción.

El tratamiento agresivo de la artritis reumatoide con medicamentos empieza lo antes posible y existen varias alternativas que permiten a los médicos aumentar las dosis y añadir o retirar medicamentos a la combinación de fármacos hasta que la actividad de la enfermedad sea muy baja o se alcance la remisión. La intensidad del tratamiento administrado al inicio de la enfermedad mejora las posibilidades de remisión, ya que mientras más tiempo continúe activa la afección, menos probable es que responda a la terapia medicamentosa.

El plan de tratamiento posiblemente también abarque hacer ejercicio. Las personas adultas con artritis reumatoide, especialmente aquellos recién diagnosticados, corren riesgo de presentar debilidad muscular debido a la afección. Un fisioterapeuta es quien puede crear un programa para reforzar los músculos, mejorar la capacidad de hacer ejercicio y evitar la irritación de las articulaciones. Cuando el enfermo no hace ejercicios seguros, existe el riesgo de que pronto presente un deterioro que lo conduzca a la discapacidad, a veces en tan sólo cuestión de semanas.

Si bien no se sabe completamente la causa de la artritis reumatoide, existe un fuerte componente genético que vuelve a algunas personas más susceptibles a los factores desencadenantes, como las infecciones virales. La enfermedad puede presentarse a cualquier edad, aunque la edad pico para su aparición es 56 años.

Remedios básicos alivian la lengua peluda y otros cambios comunes de la lengua

ROCHESTER, Minnesota — Los cambios en el color o textura de la lengua, incluso la de apariencia peluda, normalmente no obedecen a problemas de salud graves.

La edición de diciembre de Mayo Clinic Health Letter revisa algunos cambios, tanto comunes como más raros, que ocurren en la lengua y en las papilas, que son aquellos puntos rojos, sobresalientes y diminutos que recubren la lengua. Entre las afecciones comunes están:

  • La lengua geográfica, que es aquella afección en la que ciertas zonas papilares se tornan blancas y menos pronunciadas, derivando en un "mapa" de parches de color rojo, blanco y rosa en la lengua. Por lo general no se presentan otros síntomas, aunque algunas personas podrían tener más sensibilidad a los alimentos picantes o calientes. Esa sensibilidad puede mejorar con un gel tópico de esteroides o con un enjuague bucal calmante.
  • La lengua peluda, en la que se presenta acumulación de células muertas entre las papilas alargadas, generalmente en la parte media y posterior de la lengua. Esas células son parecidas al pelo de color marrón o negro. La lengua peluda a veces produce mal aliento o mal sabor. Los fumadores y quienes no practican buena higiene bucal son más proclives a presentar la lengua peluda, que puede tratarse con cepillados diarios de la lengua y raspados.
  • La lengua fisurada, en la que los surcos naturales de la lengua pueden pronunciarse más con la edad o con algunas enfermedades, como la psoriasis o el síndrome de Sjogren. Los surcos no son un problema, a menos que queden bacterias atrapadas en ellos y ocasionen inflamación. Cepillar suavemente los surcos evita la acumulación bacteriana en la zona.

Los problemas de la lengua que son más raros ameritan una consulta al médico para que diagnostique y ofrezca tratamiento. Algunas de esas afecciones son las siguientes:

  • La glositis romboide media, que es una infección micótica capaz de ocasionar la presencia de pequeñas zonas de tejido liso y brillante en la lengua, normalmente en la parte media posterior. Puede también haber ardor y comezón. Para tratar esta afección, se emplean medicamentos antimicóticos.
  • La lengua lisa (glositis), en la que las papilas se encojen o desaparecen, produciendo una apariencia lisa y brillante en la lengua. Puede también presentarse dolor o sensibilidad con la comida picante. Por lo general, la glositis es producto de una deficiencia de hierro, ácido fólico u otras vitaminas. El tratamiento implica controlar la deficiencia nutricional.
  • La lengua ardiente, en la que existe una sensación de ardor que empeora según avanza el día. La lengua ardiente puede ser producto de enfermedades como el síndrome de Sjogren, la diabetes, el hipotiroidismo, las infecciones bucales por levaduras o la boca seca. Por otro lado, la lengua ardiente también puede relacionarse con los medicamentos que secan la boca. El tratamiento se concentra en controlar la afección subyacente.
  • El cáncer de la lengua, que normalmente aparece como una mancha, un nódulo o una llaga gruesa blanca o roja en el costado de la lengua o debajo de ella. Los factores de riesgo principales son el consumo de tabaco y alcohol, así como la edad. El tratamiento implica realizar una cirugía, administrar radioterapia y a veces quimioterapia.

Muchas causas, desde leves a graves, para la hinchazón sin dolor de las piernas

ROCHESTER, Minnesota — Las piernas hinchadas que no producen dolor son algo relativamente común y normalmente fácil de controlar. No obstante, la edición de diciembre de Mayo Clinic Health Letter dice que esta afección, llamada edema periférico, a veces se vincula a una enfermedad subyacente grave.

El edema es el resultado de la presencia de exceso de líquido en los tejidos. Por lo general, los vasos sanguíneos, los sistemas linfáticos y los tejidos que rodean esos vasos mantienen el equilibrio de los líquidos; pero cuando esas fuerzas se desequilibran, los vasos sanguíneos más pequeños (los capilares) pueden permitir una fuga de líquido que termina en los tejidos circundantes y provoca hinchazón.

Otros síntomas del edema pueden incluir el tener la piel estirada o brillante, la presencia de un hundimiento que dura por lo menos cinco segundos después de presionar la piel y un abdomen de mayor tamaño. El edema puede afectar los pulmones, provocando una dificultad para respirar que amerita atención médica inmediata.

El edema periférico leve, sin síntomas graves tales como falta de aire o hipertensión, normalmente es producto de causas no muy preocupantes, entre ellas, las siguientes:

  • Consumir demasiada sal el día anterior
  • La edad, porque a más edad, mayor susceptibilidad a piernas hinchadas
  • La gordura
  • Permanecer de pie o sentado durante períodos extendidos

El edema también es señal de enfermedades graves, tales como debilidad o daño en las venas de la pierna, insuficiencia cardíaca congestiva, fibrosis hepática, coágulos sanguíneos en la parte inferior de las piernas, daño renal crónico y tumor pélvico.

El examen físico y las pruebas de diagnóstico pueden ayudar a dilucidar la causa subyacente del edema periférico. Los exámenes que se realicen podrían incluir análisis de sangre, examen de orina, electrocardiograma o radiografía del tórax.

Aparte de tratar la afección subyacente, el médico posiblemente sugiera algunas técnicas de control para prevenir la retención de líquidos, entre cuyas alternativas están el usar medias de compresión especiales, recostarse con las piernas elevadas durante una o dos horas diarias y hacer ejercicios aeróbicos acuáticos o nadar en una piscina. En los casos más graves, se puede recetar un diurético (pastilla para extraer el agua).

Mayo Clinic Health Letter es un boletín de noticias mensual de ocho páginas que contiene información confiable, precisa y práctica sobre lo último en salud y medicina. Para suscribirse, por favor, visite http://www.HealthLetter.MayoClinic.com.

###

Información sobre Mayo Clinic

En el año 2014 se conmemoran 150 años de servicio a la humanidad de Mayo Clinic, entidad sin fines de lucro y líder mundial en atención médica, investigación y educación para gente procedente de todos los ámbitos de la vida. Si desea más información, visite: 150years.mayoclinic.orgMayoClinic.org o http://newsnetwork.mayoclinic.org/.


CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN: Emily A. Hiatt, Mayo Clinic Public Affairs, 507-284-5005, [email protected]

 

 

Please login or become a member to post a comment.