Mayo Clinic News Network

News Resources


Share this:

Started by mayonewsreleases (@mayonewsreleases) · Mar 19, 2012

Mayo Clinic Health Letter de marzo de 2012

Estos son los puntos más destacados de la edición de marzo de Mayo Clinic Health Letter.

Aumenta la hepatopatía grasa no alcohólica vinculada a la obesidad

ROCHESTER, Minnesota — La hepatopatía grasa no alcohólica va en aumento en Estados Unidos, informa la edición de marzo de Mayo Clinic Health Letter.

La hepatopatía grasa no alcohólica ocasiona una excesiva acumulación de grasa en el hígado. Según se acumula la grasa, algunos pacientes presentan cansancio, pierden peso y sienten dolor en la parte superior derecha del abdomen. La acumulación de grasa en el hígado puede derivar en inflamación y fibrosis. El tipo más grave de la enfermedad puede ocasionar daños graves al hígado, y en última instancia llevar a la insuficiencia hepática o al cáncer del hígado en alrededor de 5 por ciento de los enfermos.

En las primeras etapas, la hepatopatía grasa no alcohólica no presenta señales ni síntomas. La enfermedad generalmente se descubre mediante un análisis habitual de sangre que revela el aumento de ciertas enzimas hepáticas. Otros análisis de sangre e imágenes radiológicas podrían confirmar el diagnóstico.

Los científicos creen que la creciente incidencia de la hepatopatía grasa no alcohólica se relaciona con las tasas de obesidad que van en aumento. Los expertos calculan que alrededor de 33 por ciento de adultos obesos y 50 por ciento de niños tienen hígado graso.

No existen terapias específicas para la enfermedad, sino que los médicos se enfocan en el tratamiento de los factores de riesgo. Entre las recomendaciones están:

Perder peso, porque bajar el exceso de peso puede mejorar y posiblemente hasta revertir la hepatopatía grasa en algún grado.

Alimentarse sano, porque muchas personas que padecen la enfermedad también tienen niveles altos de grasa (lípidos) en la sangre, entre ellos, el colesterol de la lipoproteína de baja densidad (LDL) y los triglicéridos. Los médicos recomiendan una alimentación rica en frutas, verduras y cereales integrales, con cantidades restringidas de colesterol y grasas saturadas. Disminuir el consumo de comida rápida podría ser especialmente útil porque esa comida se vincula con inflamación progresiva y fibrosis en las personas que tienen hepatopatía grasa no alcohólica.

Hacer actividad física, porque un reciente estudio realizado en adultos con hepatopatía grasa no alcohólica plantea que la actividad física vigorosa podría ayudar a disminuir los daños de la enfermedad del hígado graso.

Proteger al hígado, y por ello las personas que padecen esta enfermedad deben abstenerse de consumir alcohol y cualquier medicamento innecesario que pudiera poner en peligro al hígado. El hígado puede dañarse, por ejemplo, con dosis altas de acetaminofén, que es un analgésico presente en muchos medicamentos recetados y de venta libre.

Una vitamina diaria podría no ser sano

ROCHESTER, Minnesota — En los últimos años, los estudios han descubierto que las vitaminas que antes se consideraban provechosas podrían no ser útiles, e incluso hacer daño. La edición de marzo de Mayo Clinic Health Letter ofrece una visión general sobre las últimas recomendaciones respecto a las vitaminas.

La investigación más reciente es el "Estudio sobre la Salud Femenina de Iowa". Se trata de un estudio realizado en 20 años en 38 000 mujeres de 55 años o más de edad, que reveló que tomar una vitamina múltiple parece aumentar el riesgo de muerte prematura. La evidencia de este y otros estudios plantea que es innecesario tomar más suplementos para mantener la salud en general o prevenir enfermedades. Las excepciones parecen ser los suplementos de calcio y de vitamina D para la salud ósea.

Mayo Clinic Health Letter muestra algunos de los suplementos que conllevan posibles riesgos:

La vitamina E, pues la revisión del año 2005 de una investigación descubrió que tomar diariamente suplementos de 400 unidades internacionales (UI) o más de vitamina E podría conllevar riesgos para la salud, entre ellos, mayor peligro de muerte prematura.

La vitamina A, pues un gran estudio en mujeres posmenopáusicas descubrió que la ingesta a largo plazo de por lo menos 6 660 UI del acetato o palmitato de vitamina A podría aumentar el riesgo de sufrir fracturas de la cadera. Sin embargo, otras investigaciones no han llegado a la misma conclusión.

El folato y el ácido fólico (vitamina B9), cuyos suplementos ayudan a prevenir defectos congénitos, han sido elusivos para comprobar otros beneficios. El "Estudio sobre la Salud Femenina de Iowa" plantea que los suplementos de ácido fólico podrían aumentar el riesgo de muerte prematura en 5,9 por ciento. Otros estudios han vinculado a los suplementos de ácido fólico con mayor riesgo para cáncer colorrectal.

La vitamina B6 en dosis altas, de más de 100 miligramos (mg), puede causar daños nerviosos con el transcurso del tiempo. En el estudio de Iowa, la vitamina B6 pareció aumentar el riesgo de muerte prematura en 4,1 por ciento.

La vitamina B3 (niacina) en dosis altas puede servir para disminuir los niveles altos de colesterol, pero ese tratamiento debe realizarse bajo la supervisión de un médico porque los efectos secundarios pueden incluir enfermedades graves del hígado.

Los microminerales, siendo los principales el cobre, el cromo, el magnesio, el selenio y el zinc, no presentan evidencias contundentes respecto a ofrecer ningún beneficio para la salud ante la ausencia de una deficiencia (es raro presentarla). El "Estudio sobre la Salud Femenina de Iowa" indicó que el riesgo de muerte prematura aumentó en 3,6 por ciento en quienes toman suplementos de magnesio, en 3 por ciento en aquellos que toman suplementos de zinc, y en 18 por ciento en las personas que toman suplementos de cobre.

Siempre es bueno consultar con un médico sobre los suplementos alimenticios. Hay situaciones en las que los suplementos son beneficiosos para la salud, pero las personas sanas que toman suplementos como una "póliza de seguro" contra una mala nutrición, en realidad, podrían aumentar sus factores de riesgo.

Amnesia global transitoria: interrupción temporal de la memoria

ROCHESTER, Minnesota — Perder la memoria una vez, hasta por 24 horas, podría no ser una señal de lesión cerebral ni de demencia, sino tratarse de amnesia global transitoria. La edición de marzo de Mayo Clinic Health Letter trata sobre este tipo raro y desconcertante de amnesia.

Las personas que presentan amnesia global transitoria repentinamente pierden la memoria reciente y no pueden adquirir nuevos recuerdos. El evento normalmente dura entre 6 y 12 horas, pudiendo llegar hasta 24 horas. Durante ese tiempo, la persona sabe quién es, reconoce a sus familiares y amigos, además de todavía poder realizar algunas tareas complejas, como conducir un vehículo. En la mitad del evento de amnesia global transitoria, la persona afectada no sabe dónde está, ni cómo llegó allí, y posiblemente pregunte lo mismo una y otra vez. Cuando pasa el evento, la vida recupera la normalidad, sin que la persona tenga ningún recuerdo de ese período corto.

Este tipo de amnesia es más común entre los adultos de 50 años o más, y normalmente ocurre sólo una vez. No se conoce la causa subyacente del evento, y aún se debate sobre lo que lo desencadena. En base a los eventos que han sido informados, se ha podido establecer una conexión con la inmersión súbita en agua caliente o fría, con actividades físicas vigorosas, con estrés emocional o psicológico, y con dolor. Algunos también encontraron una vinculación con las migrañas.

A pesar de su calidad temporal, la amnesia global transitoria amerita atención médica inmediata. El diagnóstico se basa en la exclusión de otras afecciones neurológicas graves, como un accidente cerebrovascular, una convulsión o una lesión en la cabeza. La amnesia global transitoria no vaticina una futura pérdida de la memoria, ni es un factor de riesgo para otras afecciones graves.

Mayo Clinic Health Letter es un boletín de noticias mensual de ocho páginas que contiene información confiable, precisa y práctica sobre lo último en salud y medicina. Para suscribirse, por favor, llame al 800-333-9037 (llamada gratuita), extensión 9771 ó visite http://www.HealthLetter.MayoClinic.com.

espanol spanish Spanish News Release

 

Have something to say? Please login or register to respond.