• By Emily Hiatt

Mayo Clinic Health Letter: Puntos destacados de la edición de noviembre de 2014 Mayo Clinic Health Letter:

November 26, 2014

ROCHESTER, Minnesota: Estos son los puntos más destacados de la edición de noviembre de Mayo Clinic Health Letter. Puede citar esta publicación con la frecuencia que desee, pero para reimprimirla debe pagar una cuota.  Es necesario hacer referencia a Mayo Clinic Health Letter; por lo que según sus políticas editoriales, incluya la siguiente información para suscribirse: Visite http://www.HealthLetter.MayoClinic.com o llame gratis para solicitar información sobre suscripciones al 1-800-333-9037, extensión 9771. Texto completo de la publicación: Mayo Clinic Health Letter November 2014 (sólo para periodistas). Texto completo del informe especial: Mayo Clinic Health Letter, informe especial de noviembre de 2014 (sólo para periodistas).

Nuevos métodos para aliviar el síndrome del colon irritable

Existen ahora nuevos métodos para controlar los frustrantes síntomas del síndrome del colon irritable (IBS, por sus siglas en inglés), dice la edición de noviembre de Mayo Clinic Health Letter.

ilustración de páncreas y anatomía normalesEl síndrome del colon irritable es un trastorno común del intestino grueso (colon), que se caracteriza por sentir dolor abdominal antes o conjuntamente con la presencia de diarrea o estreñimiento. Los síntomas varían ampliamente. En muchas personas, los brotes de diarrea duran unos días, seguidos por un período de remisión. El estreñimiento puede durar días o hasta meses y se presenta junto con diarrea ocasional o funcionamiento intestinal normal. Un pequeño grupo de personas con casos graves de síndrome del colon irritable presenta dolor insoportable que, a veces, es constante.

Son múltiples los factores que pueden contribuir a la disfunción intestinal. La base de la terapia para el síndrome del colon irritable es realizar cambios que en general fomenten una función intestinal sin contratiempos, tanto en el estilo de vida, como en los hábitos de ejercicio y en la alimentación. El tratamiento normalmente implica cooperar con un médico u otro proveedor de atención médica para desarrollar un plan de ejercicio regular y controlar el estrés, la ansiedad y otros factores psicológicos.

Alimentación: Un médico o un especialista en dietética pueden guiar al paciente para que identifique y evite los alimentos problemáticos, así como brindar información sobre otras tácticas alimentarias. Ingerir más fibra puede reducir el estreñimiento porque suaviza las heces y puede también ayudar a hacer más voluminosas las heces sueltas. Últimamente, se ha experimentado con dietas de baja ingesta de ciertos tipos de azúcares, trigo o gluten, y se ha visto que puede ser una posible ruta hacia el alivio de los síntomas. “FODMAP” es el acrónimo de una lista de ciertos azúcares fermentables que se encuentran en la fructosa y en el trigo. Un especialista en dietética puede ayudar a los pacientes a entender la alimentación FODMAP para eliminar los azúcares durante algunas semanas a fin de ver si mejoran los síntomas.

Otro método se relaciona con la concienciación reciente de que algunas personas podrían ser sensibles al trigo o al gluten aunque no padezcan la enfermedad celíaca. Por ello, en quienes presentan principalmente síntomas de diarrea valdría la pena realizar un ensayo de dos semanas con una alimentación sin trigo ni gluten.

Fármacos de venta sin receta médica: Cuando el estreñimiento no mejora pese a los cambios alimentarios, los laxantes, como el hidróxido de magnesio (la leche de magnesia Phillips) o el polietilenglicol (MiraLax) podrían ser útiles. Los antidiarréicos, como la loperamida (Imodium) también pueden ayudar.

Algunos suplementos: Al parecer, las cápsulas de aceite de menta piperita reducen el dolor abdominal relacionado con el síndrome del colon irritable. Iberogast es el nombre comercial de una mezcla de nueve extractos herbarios vinculados con menos dolor abdominal en las personas con síndrome del colon irritable. 

Medicamentos con prescripción: Cuando existen síntomas moderados o fuertes y otros cambios no ofrecen alivio al paciente, sería prudente recurrir a medicamentos de venta bajo receta médica. Los fármacos que relajan la pared intestinal (antiespasmódicos) pueden ser útiles tanto para el estreñimiento como para la diarrea producto del síndrome del colon irritable. El médico también puede sugerir un antidepresivo debido a su efecto moderador sobre la percepción del dolor. En casos más graves o de estreñimiento constante, se puede considerar los laxantes lubiprostona (Amitiza) y linaclotida (Linzess).

 

Las nuevas técnicas microquirúrgicas reducen la hinchazón del linfedema

La edición de noviembre de Mayo Clinic Health Letter habla sobre los nuevos tipos de microcirugía para el linfedema que mejoran los síntomas de manera notoria y, a veces, drástica.

El linfedema generalmente implica la presencia de hinchazón en un brazo o pierna debido a una alteración en el flujo del sistema linfático. El sistema linfático es una red de vasos linfáticos que sirve para que el líquido linfático fluya al torrente sanguíneo. El tratamiento contra el cáncer, especialmente el tratamiento para el cáncer de mama, es una de las causas comunes de linfedema, aunque éste también puede derivar de cambios ocurridos en el sistema linfático a consecuencia de otros tratamientos para cáncer o de afecciones no cancerosas.

El linfedema en ocasiones es leve y pasa por sí solo, pero a veces se convierte en un problema crónico que amerita fisioterapia diligente, varios tipos de compresión en brazos o piernas y técnicas especializadas de masaje y ejercicio. A pesar de que estas medidas generalmente logran controlar la hinchazón, la mejoría no es suficiente en todos los pacientes y en tales casos, los nuevos procedimientos quirúrgicos podrían servir.

Uno de los procedimientos es la cirugía de baipás linfovenoso, que implica realizar una conexión entre los diminutos canales linfáticos de la extremidad afectada y las venas más pequeñas para que el líquido linfático obstruido pueda fluir hacia el sistema circulatorio. Dichas conexiones pueden realizarse en varias partes de la extremidad afectada durante un procedimiento ambulatorio.

Otra alternativa es la transferencia de ganglios linfáticos, que implica realizar un corte en cuña para extraer un pedazo de tejido dérmico con ganglios linfáticos en una zona del cuerpo, generalmente la ingle, y trasplantarlo hacia el brazo o pierna afectados. Los ganglios linfáticos trasplantados por lo general permiten la salida de líquido linfático del brazo o pierna afectados, reduciendo parcial o completamente la hinchazón en esa extremidad. El procedimiento requiere internar al paciente varios días en el hospital.

Los pacientes que no responden a las terapias no quirúrgicas deben considerar cuanto antes el tratamiento quirúrgico, porque el linfoma continuo termina dañando los tejidos de la extremidad afectada hasta el punto de volver ineficaz a la microcirugía.

Hasta el momento, estos procedimientos se realizan principalmente en centros médicos grandes,  como Mayo Clinic. Si bien no son 100 por ciento eficaces, generalmente mejoran el linfedema y por lo general, detienen el avance del problema y permiten disminuir, o hasta suspender, el uso de vestimentas de compresión.

 

A pesar de ir en aumento, la diabetes puede prevenirse

La incidencia de la diabetes aumenta. La edición de noviembre de Mayo Clinic Health Letter incluye un informe especial de ocho páginas sobre la diabetes para explicar qué es, por qué representa un problema de salud grave y cómo se puede prevenir y controlar la enfermedad.

Los puntos principales del informe incluyen lo siguiente:

¿Qué es la diabetes? La diabetes abarca a un grupo de enfermedades que afecta la forma como el cuerpo emplea la glucosa sanguínea (azúcar en la sangre). La presencia de demasiada glucosa termina por conducir a graves problemas de salud. La diabetes tipo 1 se presenta cuando el páncreas no produce insulina o lo hace en poca cantidad, y normalmente se desarrolla en la infancia o adolescencia. La diabetes tipo 2 se presenta cuando las células muestran resistencia a la insulina producida por el páncreas. La insulina actúa como la llave que abre la puerta de las células para que la glucosa ingrese a ellas y una vez que eso ocurre, la cantidad de glucosa en el torrente sanguíneo desciende.

¿Por qué va en aumento la diabetes? La cantidad de personas con diabetes tipo 2 aumenta en Estados Unidos paralelamente con el aumento de la gordura y la obesidad. El exceso de peso repercute sobre la capacidad del cuerpo de utilizar la insulina, lo que conduce a una resistencia a la insulina. Se calcula que en Estados Unidos, por lo menos una de cada cinco personas es diabética.

¿Cuáles son los riesgos para la salud de la diabetes? Los riesgos incluyen el desarrollo de enfermedades cardíacas y de los vasos sanguíneos que pueden conducir a un ataque del corazón o un accidente cerebrovascular; daños nerviosos que pueden ocasionar dolor debilitante; daños a los ojos, tales como visión distorsionada y hasta ceguera; así como problemas de los pies. Los cortes y ampollas en los pies que se dejan sin tratar pueden derivar en una infección grave, y los daños graves podrían requerir la amputación de los dedos, del pie o hasta de la pierna.

¿Cuáles son los síntomas? Los síntomas más comunes de la diabetes son de sed excesiva y necesidad de orinar frecuentemente. Los síntomas surgen por la acumulación de la glucosa. En la diabetes tipo 2, los síntomas tienden a desarrollarse lentamente durante largo tiempo; por ello, muchas personas que padecen diabetes tipo 2 no descubren que la tienen sino hasta que presentan complicaciones duraderas de la enfermedad. Se calcula que 25 por ciento de diabéticos ni siquiera sabe que padece diabetes.

¿Qué exámenes se realizan para la diabetes? Existen cuatro análisis de sangre y cualquiera de ellos puede aplicarse. Las personas menores de 45 años que son gordas y tienen otros factores de riesgo para diabetes deben realizarse los exámenes cada tres años. El médico puede explicar los factores de riesgo, tales como un estilo de vida sedentario, antecedentes familiares de diabetes y el ser afroamericano, indio de Alaska, indio americano, hispano o latinoamericano, de ascendencia asiática, o descendiente de isleños del Pacífico.

¿Se puede prevenir la diabetes? Algunos cambios importantes en el estilo de vida pueden reducir significativamente el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y se concentran en la pérdida moderada de peso a través de una alimentación saludable y ejercicio. Un estudio importante, conocido como Programa para Prevención de la Diabetes, descubrió entre los participantes de 60 años o más una reducción de 71 por ciento en el riesgo de que la prediabetes (resistencia a la insulina) avance a la diabetes. A fin de alcanzar ese objetivo, los participantes perdieron entre 5 y 7 por ciento de su peso corporal, ingirieron una alimentación sana y aumentaron su actividad física.

Nunca es demasiado tarde para empezar. En realidad, las investigaciones revelan que las personas mayores que desean prevenir la diabetes alcanzan con más éxito sus objetivos para perder peso y hacer ejercicio que sus contrapartes de menos edad.

###

Mayo Clinic Health Letter es un boletín de noticias mensual de ocho páginas que contiene información confiable, precisa y práctica sobre lo último en salud y medicina. Para suscribirse, por favor, visite http://www.HealthLetter.MayoClinic.com.

Información sobre Mayo Clinic
En el año 2014 se conmemoran 150 años de servicio a la humanidad de esta entidad sin fines de lucro y líder mundial en atención médica, investigación y educación. Si desea más información, visite: 150years.mayoclinic.org, MayoClinic.org/espanol o newsnetwork.mayoclinic.org/.

CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
Emily Hiatt, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: [email protected]

Please login or become a member to post a comment.

Molécula del fármaco lenalidomida para el mieloma múltiple