• By Soledad Andrade

Mayo Clinic y prueba de King-Devick anuncian la concesión de un acuerdo para realizar pruebas para conmoción cerebral en la línea de banda

January 28, 2015

PHOENIX, Arizona: Las conmociones cerebrales están en la mira a nivel nacional debido a los daños que causan en atletas estudiantiles y profesionales. Determinar cuándo hay que retirar del juego a un atleta es uno de los mayores retos en la prevención de lesiones, pues los atletas suelen negar los síntomas. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades calculan que entre 1,6 y 3,8 millones de estudiantes sufren conmociones cerebrales todos los años. Con el afán de concienciar y detectar más casos, Mayo Clinic concedió un acuerdo a King-Devick Test Inc., entidad que desarrolló un indicador comprobado para las funciones ocular motora, visual y cognitiva a fin de detectar conmoción cerebral y evaluar al jugador en la misma línea de banda del evento deportivo para tomar la decisión de marginar al atleta y prevenir lesiones.

Logotipo de la prueba de King-DevickBajo los términos del acuerdo, la prueba para detectar conmoción cerebral de King-Devick será identificada oficialmente como King-Devick Test In Association With Mayo Clinic (prueba de King-Devick en asociación con Mayo Clinic). La prueba de King-Devick es un medio de detección rápido, exacto y objetivo que puede ser administrado en la línea de banda por los padres, los directores técnicos, los entrenadores atléticos, los enfermeros escolares y los profesionales médicos.

“Los estudios han mostrado que la prueba King-Devick es un medio eficaz de evaluar en tiempo real la conmoción cerebral porque observa tanto los movimientos oculares rápidos como la atención, los cuales se ven afectados ante una conmoción cerebral”, comenta el Dr. David Dodick, neurólogo de Mayo Clinic y director del programa de conmoción cerebral de Mayo Clinic. “Lo más importante es que la prueba es costeable y fácil de utilizar en ligas deportivas juveniles y de ser administrada por personal no médico. Los atletas jóvenes corren el mayor riesgo de conmoción cerebral y su tiempo de recuperación es más largo que el de los adultos”.

“Es un privilegio para nosotros esta asociación con la principal marca mundial en atención médica”, dice Steve Devick, fundador y gerente general de la prueba de King-Devick. “Este acuerdo nos ayudará a alcanzar nuestro objetivo de contar en la línea de banda con un medio para ayudar a determinar si se debe retirar del juego a los atletas, a fin de prevenir más lesiones y referirlos a un profesional calificado para que reciban atención de seguimiento.

La prueba requiere que el atleta lea dígitos simples en tarjetas o en una tableta digital. Ante la sospecha de un traumatismo en la cabeza, se administra la prueba que dura dos minutos, y los resultados se comparan con una prueba anteriormente administrada que sirve de valor basal. Si el tiempo necesario para terminar la prueba es mayor que el de la prueba para obtener el valor basal, o si el sujeto muestra cualquier otro síntoma conmoción cerebral, entonces se debe retirar del juego al atleta hasta que lo evalúe un profesional médico. La prueba para obtener el valor basal debe administrarse todos los años. Los estudios publicados en revisiones arbitradas demostraron que la prueba de King-Devick requiere de movimientos oculares, habla, lenguaje y concentración, todo lo cual puede alterarse como resultado de la conmoción cerebral. Últimamente, se han presentado o publicado en revistas científicas selectas más de 20 estudios que revelan la eficacia de la prueba como medio rápido, objetivo y exacto para “retirar del juego” al atleta en la línea de banda. Varios estudios recientes se han publicado respecto a la prueba y su relación con la esclerosis múltiple, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis lateral amiotrófica, la hipoxia, la privación extrema de sueño y la fluidez de la lectura. Según este acuerdo, Mayo Clinic ofrecerá consultas médicas continuas para el desarrollo futuro de la prueba.

La prueba de King-Devick también demostró detectar en los atletas las conmociones cerebrales que ocurren sin testigos, las no reportadas y las “silenciosas”.

“A pesar de que la concienciación sobre la conmoción cerebral ha sido un tema cada vez más popular a nivel del deporte profesional y estudiantil, hay que difundir más información en los colegios y entre la juventud”, añade el Dr. Dodick. “Las pautas para conmoción cerebral cambian rápidamente, pues hace pocos años se esperaba que los atletas lo ‘superaran’ y continuasen jugando después de sufrir una conmoción cerebral o ‘sacudida’; pero ahora se sabe que no es seguro que un atleta regrese al juego el mismo día de sufrir una conmoción cerebral, y no se recomienda a ningún atleta volver a jugar hasta que un profesional calificado le autorice a hacerlo”.

Recientemente, Neurology Review mencionó un artículo de King-Devick como uno de sus mejores artículos nuevos para 2014.

Información sobre King-Devick Test, LLC
La prueba de King-Devick (K-D) fue desarrollada hace más de 30 años y se aplica en todo el mundo como un indicador comprobado de los movimientos oculares sacádicos relacionados con la lectura, a través de la rápida identificación de números. Algunas revistas neurológicas selectas han llamado a la prueba de King-Devick “un método exacto y confiable para identificar a los atletas con traumatismo cefálico”. Otros estudios han comprobado que la prueba de King-Devick  ayuda a determinar la funcionalidad neurológica en la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica, la privación extrema de sueño y la hipoxia. Para más información, visite: http://www.kingdevicktest.com.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a la investigación y educación médicas, que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/espanol/ y http://newsnetwork.mayoclinic.org/.

CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
Soledad Andrade, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: [email protected]

Please login or become a member to post a comment.