• By Soledad Andrade

Riesgo de degeneración de la mácula aumenta con la edad

May 27, 2014

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Tengo 52 años y me diagnosticaron degeneración macular seca. ¿Qué puede provocar esto en una persona de mi edad?

Utilización de la rejilla de Amsler para revisar la degeneración macular

Amsler Grid

RESPUESTA:
Nadie sabe exactamente qué causa la degeneración de la mácula, enfermedad de los ojos que puede conducir a la pérdida de la visión en el centro del campo visual. Si bien el riesgo de sufrir degeneración macular aumenta con la edad, otros factores que también desempeñan una función son la presencia de antecedentes familiares de la enfermedad, la raza, las alternativas elegidas en el estilo de vida, como el hábito de fumar y la alimentación, y algunas enfermedades subyacentes que pueden aumentar la posibilidad de desarrollar degeneración de la mácula.

La mácula es la parte del ojo que permite ver los detalles pequeños y es necesaria para realizar tareas como conducir, leer y reconocer caras. La mácula se encuentra ubicada en el centro de la retina, que es la capa de tejido en la pared posterior interior del globo ocular.

Existen dos tipos de degeneración macular. El tipo que usted padece, o sea la degeneración macular seca, es el más común y ocurre ante la muerte de las células de la retina ubicadas en la mácula, ocasionando su descomposición. El otro tipo de la enfermedad se conoce como degeneración macular húmeda y ocurre cuando los vasos sanguíneos debajo de la retina permiten que fugue sangre hacia el líquido dentro de la mácula.

Algunos factores de riesgo para la degeneración macular están más allá del control de uno. Por ejemplo, a medida que se avanza en edad, más probabilidad hay de desarrollar degeneración macular. Si bien la enfermedad es sumamente común entre las personas de 65 años o más, el riesgo empieza a aumentar de manera significativa a partir de los 50 años.

La genética también parece afectar. Si algún miembro de su familia tuvo degeneración macular, entonces usted es más proclive a desarrollarla. La raza también marca una diferencia entre las personas, pues la degeneración macular es más común en la raza blanca que en las demás.

No obstante, existen otros factores que uno puede controlar. Las personas que no fuman son menos proclives a desarrollar degeneración de la mácula que los fumadores. Por otro lado, mantener un peso sano y comer una alimentación sana también disminuye el riesgo. Además, controlar bien otros problemas de salud crónicos, como la hipertensión, la enfermedad cardíaca y el colesterol alto, igualmente reduce la posibilidad de presentar degeneración macular.

Incluso después del diagnóstico de degeneración macular, todavía se puede tomar medidas que ayudan a lentificar la pérdida de la visión e incluyen una variedad de opciones alimenticias sanas. Las investigaciones han demostrado que las vitaminas A, C y E, junto con el zinc y el cobre, son particularmente provechosas para las personas que sufren degeneración de la mácula. En base a eso, coma muchas frutas y verduras a diario, pues mientras más amplia sea la variedad de frutas y verduras que ingiera, mayor diversidad de vitaminas obtendrá con la alimentación.

Los ácidos grasos omega 3 también pueden ayudar a disminuir el riesgo de perder la visión debido a la degeneración de la mácula. Los ácidos grasos omega 3 son mejores cuando provienen de fuentes nutritivas, en lugar de suplementos. Estos ácidos están presentes en el pescado, como el salmón, las sardinas y el atún, igual que en los frutos secos, como las nueces.

Es importante que usted detecte los cambios en su visión con la rejilla de Amsler, muy parecida a la rejilla de un crucigrama. Debe revisar cada ojo por separado, cubriéndolos alternadamente. Si ve que faltan líneas o que están onduladas, eso puede significar que ha avanzado la degeneración macular o que el tipo seco se convirtió en húmedo. La degeneración macular húmeda conlleva el crecimiento de un vaso sanguíneo debajo de la mácula, y eso requiere de tratamiento oportuno que suele ser con medicamentos inyectados dentro del ojo, empezando por una vez al mes. Una pronta intervención puede tratar ese vaso sanguíneo indeseado para lentificar el proceso e incluso mejorar la visión.

Consulte con el médico respecto a las alternativas alimenticias que serían adecuadas para usted, así como sobre otras alternativas de tratamiento para la degeneración de la mácula. Aumentar la ingesta de vitaminas a través de suplementos puede ser útil para lentificar la pérdida de la visión. A pesar que el tratamiento no pueda revertir los efectos de la degeneración macular seca, padecer la afección no necesariamente significa que uno quedará ciego. En muchos casos, la enfermedad avanza lento y las personas generalmente pueden realizar varias de las actividades cotidianas pese a padecer degeneración macular.

Dra. Sophie J. Bakri, Oftalmología, Mayo Clinic de Rochester, Minnesota 

Please login or become a member to post a comment.