• By Soledad Andrade

Si el temblor esencial interfiere con las actividades diarias, tratarlo puede resultar útil

September 19, 2014

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Mi suegro, mi marido e hija tienen temblor esencial. Mi marido nunca ha necesitado tratamiento porque el temblor es muy leve, pero mi hija fue diagnosticada a la edad de 41 años y parece que a ella le molestan los síntomas. ¿Cuáles son las alternativas de tratamiento para el temblor esencial?

mujer mirando por la ventana inmersa en sus pensamientosRESPUESTA:
El temblor esencial es una de las causas más comunes de todos los trastorno del movimiento. El temblor esencial leve normalmente no requiere tratamiento, pero tratarlo podría resultar útil si el temblor empeora o interfiere con las actividades cotidianas. Los medicamentos generalmente mantienen bajo control al temblor esencial, y sólo en raras ocasiones se puede recurrir a la cirugía para tratar casos graves.

Por definición, el temblor produce sacudidas involuntarias y rítmicas. El temblor esencial muy a menudo afecta las manos, pero también puede abarcar la cabeza o la voz. El temblor de la mano normalmente es más obvio cuando la persona estira las manos o las utiliza para realizar alguna destreza motora fina, como escribir. El temblor esencial empeora gradualmente con el transcurso de los años, pero de forma muy lenta.

Se desconoce la causa del temblor esencial. Igual que en la situación que usted describe, las personas que padecen temblor esencial generalmente tienen un familiar que también sufre el trastorno, lo que parece indicar que la genética desempeña alguna función.

Cuando el temblor esencial se torna molesto, los medicamentos suelen ayudar. La primera línea de tratamiento normalmente implica a los fármacos conocidos como betabloqueadores, sobre todo el propranolol o el nadolol, que tienden a ser particularmente útiles en el tratamiento de los temblores leves de la mano. Vale la pena mencionar que estos medicamentos son diferentes a los betabloqueadores actualmente utilizados para la hipertensión, como el atenolol y el metoprolol, pues ese tipo de fármacos no es muy eficaz para el temblor esencial.

Otras alternativas medicamentosas también pueden ser útiles; sin embargo, hay que tomar en cuenta los efectos secundarios de esos fármacos, entre los que están el barbitúrico primidona, así como los fármacos conocidos como inhibidores de la anhidrasa carbónica, entre los que se incluye el topiramato.

El temblor esencial que afecta la cabeza o la voz generalmente no responde bien a esos medicamentos. No obstante, las inyecciones de la toxina botulínica (Botox) pueden ser provechosas para el temblor de la cabeza o de la voz. El Botox debilita temporalmente los músculos afectados y así reduce la amplitud del temblor.

En quienes padecen temblores desde hace mucho tiempo y temblores graves, especialmente de la mano, se puede considerar la estimulación cerebral profunda (DBS, por sus siglas en inglés). Eso implica implantar en el cerebro un electrodo estimulador, dirigido específicamente hacia la región cerebral del circuito en el tálamo. De igual manera, se implanta debajo de la piel un generador de estimulación, similar a un marcapasos, que se conecta mediante un cable imperceptible al electrodo para apagar el circuito del temblor. Ese generador de impulsos es muy similar a un marcapasos cardíaco. Si bien la cirugía no se realiza sin riesgos, normalmente es muy eficaz.

Su hija posiblemente desee hablar con el médico respecto al temblor, para que esa persona revise con ella el historial médico, los medicamentos actuales y los síntomas a fin de ayudarla a decidir cómo manejar mejor el temblor esencial. Además, valdría la pena consultar con un neurólogo, sobre todo con uno especializado en temblores y otros trastornos del movimiento.

Por otro lado, también sería útil para su hija acceder a los recursos disponibles, mediante el grupo de apoyo al paciente de la Fundación Internacional de Temblor Esencial. Puede encontrar información sobre ese grupo en el internet, en http://www.essentialtremor.org/.

Dr. J. Eric Ahlskog, Neurología, Mayo Clinic de Rochester, Minnesota.

Please login or become a member to post a comment.