• By Soledad Andrade

Una valoración cardíaca puede revelar si es necesario abordar los problemas cardíacos

March 29, 2016

Hombre con una mano en el pechoESTIMADA MAYO CLINIC:
Soy un hombre de 49 años con fuertes antecedentes familiares de arteriopatía coronaria. A pesar de que antes solía competir en triatlones, ahora ya no tengo la energía y con facilidad me falta el aire. ¿Debería preocuparme por ello? Tampoco tengo mucho tiempo para hacer ejercicio, de manera que solo corro cinco o seis millas, una o dos veces por semana. ¿Sería mejor otro tipo de ejercicio para alguien en mi situación?

RESPUESTA:
Con antecedentes familiares como los suyos, sumado a lo que suena menor capacidad para hacer ejercicio, sería bueno para usted acudir donde un cardiólogo que evalúe su situación. Se le pueden hacer exámenes para ver si tiene problemas cardíacos que necesitan abordarse. Además, el cardiólogo puede evaluar su rutina de ejercicio y otros problemas del estilo de vida que tal vez afecten la salud de su corazón.

La arteriopatía coronaria se presenta cuando los principales vasos sanguíneos que llegan al corazón, o sea las arterias coronarias, se dañan o enferman; eso generalmente ocurre debido a la acumulación de depósitos que contienen colesterol, conocidos como placa, o por inflamación.

Muchos factores pueden aumentar el riesgo de arteriopatía coronaria, entre ellos, los antecedentes familiares. Esto es particularmente cierto cuando algún pariente cercano desarrolló enfermedad cardíaca a temprana edad. El riesgo tiende a ser mayor cuando se diagnostica la enfermedad en el padre o en un hermano antes de los 55 años, o la desarrolla la madre o una hermana antes de los 65 años.

A fin de realizar su evaluación, el médico empezará por un examen físico, seguido por la revisión del peso e índice de masa corporal y la solicitud de varios análisis de sangre habituales, incluido un panel de lípidos para saber sus niveles de colesterol.

Debido a sus antecedentes familiares, el médico posiblemente también solicite una exploración por tomografía computarizada (TAC) del corazón. Ese examen puede ayudar a determinar si existe alguna acumulación en las arterias coronarias. Según cuáles sean los resultados de la exploración por tomografía computarizada, podría también necesitarse otro examen, llamado angiografía coronaria, que utiliza rayos X para ver las arterias coronarias.

Una prueba de esfuerzo también podría ser adecuada en su caso. En dicho examen, el equipo de atención médica sigue la frecuencia cardíaca, la presión arterial y el ritmo cardíaco mientras usted camina o corre sobre una cinta de andar. Los resultados sirven para determinar la capacidad de hacer ejercicio y revelan si existe un problema cardíaco o pulmonar que necesita evaluarse más a fondo.

El programa de ejercicios correcto para usted depende muchísimo de su historial de salud y de otras enfermedades que padezca, así como de los resultados de la valoración cardíaca. No obstante, en general es preferible distribuir una variedad de ejercicios durante toda la semana que hacer solo uno o dos días de la misma actividad de alta intensidad, como la que usted describe que actualmente es su rutina normal.

Considere diversificar el ejercicio para incluir no solamente carreras, sino otras actividades, tales como ciclismo, natación y levantamiento de pesas. Al hacerlo, se ejercitan los músculos de manera diferente y eso maximiza el efecto del ejercicio sin dañar las rodillas, ni las caderas ni otras articulaciones, que es un problema común para los corredores de su edad. Si desea mejorar su capacidad de ejercicio, el mejor método es incorporar 30 minutos diarios de actividad física en su horario, además de una corta caminata intensa de 10 a 15 minutos en otro momento del día.

La alimentación también puede repercutir mucho sobre la salud del corazón. Revise su alimentación con el cardiólogo para ver si alguna área puede mejorar. Evite al máximo posible los alimentos fritos y la comida grasosa, reduzca al mínimo el exceso de azúcar y restrinja el alcohol. Concéntrese en ingerir verduras y frutas, carnes magras y cereales integrales.

Si colabora con un cardiólogo, usted puede valorar su riesgo de sufrir arteriopatía coronaria, crear un plan para reducir o minimizar el riesgo, y descubrir maneras de hacer ejercicio que le permitan conservar la salud cardíaca ahora y en el futuro.

Dr. Brian Shapiro, Enfermedades Cardiovasculares de Mayo Clinic en Jacksonville, Florida.

Comment

Please login or register to post a comment.