• By Soledad Andrade

Varios factores pueden inferir sobre el aumento del riesgo de diverticulitis

February 12, 2015

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Hace poco me diagnosticaron diverticulitis, y a pesar de que desapareció después del tratamiento, me pregunto cuál fue la causa. Soy un hombre de 52 años, y no padezco ningún otro problema médico. Deseo saber si corro más riesgo de desarrollar diverticulitis nuevamente porque ya la tuve antes.

RESPUESTA:
AbdominalPain_admin-ajax-SP Feature
La diverticulitis se presenta cuando se inflaman o infectan unas pequeñas bolsas que se  desarrollan en el revestimiento del tracto digestivo. El tratamiento para la diverticulitis se enfoca en eliminar la infección o la inflamación, no en erradicar las pequeñas bolsas; de manera que al permanecer éstas allí, siempre existe un cierto riesgo de reaparición de la diverticulitis, aunque dicho riesgo sea menor a 10 o 15 por ciento. En algunos casos de diverticulitis, realizar ciertos cambios en el estilo de vida puede reducir el riesgo.

A medida que uno envejece, es común que en el revestimiento del tracto digestivo se formen unas pequeñas bolsas debido a la presión ejercida sobre los puntos débiles. Esas bolsas se conocen como divertículos y generalmente se presentan en el intestino grueso o colon. Los divertículos, en sí mismos, normalmente no ocasionan ningún problema ni producen síntomas.

Cuando se desarrolla la diverticulitis y una o más de esas bolsas se infecta o inflama, la persona puede presentar síntomas importantes que incluyen dolor abdominal fuerte y constante, náuseas, vómito y estreñimiento. En algunos casos, la diverticulitis puede derivar en diarrea, aunque eso es menos común que el estreñimiento.

Varios factores pueden inferir sobre el aumento del riesgo de diverticulitis. Según se mencionó antes, es más común que se formen bolsas en el tracto digestivo con la edad, y por ello, la diverticulitis generalmente afecta a las personas mayores de 40 años. Además, los hombres tienden a desarrollar la afección con mayor frecuencia que las mujeres, y la obesidad también aumenta el riesgo de diverticulitis, igual que el hábito de fumar. Por último, no hacer ejercicio igualmente puede contribuir a la diverticulitis.

A pesar de que nada se puede hacer respecto a la edad ni al sexo de la persona, sí es posible adoptar medidas para reducir el riesgo en otras áreas. Por ejemplo, puede ayudar hacer ejercicio regularmente, perder peso en caso necesario y evitar fumar

La función específica de la alimentación para prevenir la diverticulitis es incierta. Anteriormente, algunos médicos recomendaban a quienes padecían diverticulitis no comer semillas ni frutos secos, lo que incluía alimentos con semillas como los tomates, los pepinos y las fresas, porque se creía que esas diminutas partículas de comida podían alojarse en las bolsas y ocasionar la diverticulitis. Sin embargo, no existe ninguna evidencia científica al respecto y los médicos ya no recomiendan evitar esos alimentos.

Algunos expertos defienden que para reducir el riesgo de diverticulitis, es necesario ingerir una alimentación con alto contenido de fibra, incluso frutos secos y semillas. No obstante, la alimentación con alto contenido de fibra en sí misma no ha demostrado prevenir la diverticulitis.

Por ahora, parece que ningún alimento es específicamente capaz de desencadenar la diverticulitis, pero tampoco existe ninguna dieta especial que pueda recomendarse para prevenirla. Por lo tanto, antes de hacer grandes cambios en su alimentación con el afán de reducir el riesgo de desarrollar diverticulitis nuevamente, consulte al médico respecto a sus necesidades personales a fin de decidir lo mejor para usted. En muchos casos, la mejor alternativa es comer una variedad de alimentos nutritivos y bien balanceados, junto con mucha cantidad de líquido.

Por otro lado, usted también debe revisar con el médico todos los medicamentos que toma porque existe una relación entre más riesgo de diverticulitis y ciertos fármacos, entre ellos, los esteroides, los opiáceos y los antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno y el naproxeno. El médico puede ayudarlo a determinar si es necesario realizar cambios en los medicamentos debido a su historial de diverticulitis.

Si vuelve a presentar síntomas de diverticulitis, comuníquese de inmediato con el médico porque ese profesional puede sugerirle algunos análisis para confirmar el diagnóstico, antes de recetar el tratamiento. En caso de confirmarse el diagnóstico, el tratamiento consistiría en una dieta de líquidos claros durante unos días, junto con la administración de antibióticos. Luego, a medida que mejoren los síntomas, usted podrá reanudar su alimentación normal.

Dr. John Cangemi, Gastroenterología de Mayo Clinic en Jacksonville, Florida

Please login or become a member to post a comment.