• By Soledad Andrade

El principal factor de riesgo para el desarrollo del mesotelioma es la exposición al asbesto

September 16, 2015

ESTIMADA MAYO CLINIC:
¿Cuál es la causa del mesotelioma y cómo se diferencia del cáncer de pulmón? ¿Existe algún tratamiento o manera de detener su avance?

RESPUESTA:
El mesotelioma es un tipo raro de cáncer que tiene alrededor de 3000 nuevos casos anuales en Estados Unidos. El mesotelioma es mucho menos común que el cáncer de pulmón y a diferencia de éste, no empieza dentro del tejido pulmonar, sino que surge del mesotelio que conforma el revestimiento externo del pulmón y también se conoce como pleura; sin embargo, el mesotelioma puede diseminarse a los pulmones. En raras ocasiones, el mesotelioma también puede surgir del revestimiento de la cavidad abdominal o de otros órganos internos. Si bien se desconoce la causa exacta, parece que existe una fuerte relación entre la exposición al asbesto y el mesotelioma. El tratamiento más común para el mesotelioma es la quimioterapia, aunque se puede emplear una combinación de diferentes terapias. Actualmente, están en curso estudios que investigan nuevas alternativas posibles de tratamiento.

El factor de riesgo más importante para el desarrollo del mesotelioma es la exposición al asbesto, mineral fibroso que se encuentra presente de manera natural en el ambiente. Las fibras del asbesto son fuertes y resistentes al calor, lo que las hace útiles para una amplia variedad de productos, entre ellos, el aislamiento térmico y los pisos de los edificios.

El asbesto produce polvo cuando se descompone, como ocurre durante el proceso de minería o al retirar el aislamiento térmico del asbesto. Cuando se inhala o traga ese polvo, las fibras de asbesto pueden asentarse en los pulmones o en el estómago y ocasionar una irritación capaz de conducir al mesotelioma, aunque todavía no se entiende cómo ocurre eso exactamente. Después de la exposición al asbesto, el desarrollo del mesotelioma puede demorar entre 30 y 40 años, o más.

Desgraciadamente, por ahora no existe ningún examen de detección para el mesotelioma. La mayoría de pacientes busca atención médica cuando desarrolla síntomas, tales como falta de aire o dolor en el pecho. Estos síntomas generalmente no aparecen sino hasta que la enfermedad está en las últimas etapas, y en ese punto, las alternativas de tratamiento son limitadas. Lamentablemente, las personas con mesotelioma rara vez se curan de la enfermedad; por ello, el objetivo del tratamiento suele ser de controlar la enfermedad durante el mayor tiempo posible.

En la mayoría de pacientes con mesotelioma terminal, el tratamiento implica quimioterapia. Las alternativas de tratamiento más agresivas que combinan la cirugía con la quimioterapia y la radiación están restringidas sólo para las personas con mesotelioma en etapa temprana que pueden tolerarlas.

En quienes pueden tolerar el tratamiento, el objetivo de la cirugía es extirpar toda la enfermedad visible, lo que constituye una labor compleja y difícil. Además, las ventajas de la cirugía dependen enormemente de su combinación con la quimioterapia y la radioterapia, por lo que muchas personas tienen problemas debido a los efectos secundarios de esos tratamientos. Pese al empleo de varios tratamientos, la supervivencia a largo plazo todavía es baja para los pacientes con mesotelioma, con una tasa de supervivencia a 5 años entre 5 y 10 por ciento.

A las personas diagnosticadas con mesotelioma podría beneficiarles recibir atención médica de parte de un equipo, que generalmente incluye neumólogo y cirujanos de pulmón, médicos especializados en oncología, patólogos que realizan análisis de laboratorio y expertos en exámenes por imágenes. El objetivo de contar con un equipo es que el grupo trabaje conjuntamente para encontrar las mejores alternativas de tratamiento posibles para cada paciente.

Actualmente se lleva a cabo una considerable cantidad de estudios para explorar posibles opciones de tratamiento nuevas para el mesotelioma. Por ejemplo, los científicos de Mayo Clinic trabajan en un ensayo clínico que utiliza el virus del sarampión para combatir el mesotelioma, igual que se hizo con otros tipos de cáncer difíciles de tratar, tal como el mieloma múltiple. A pesar de que el estudio todavía cursa las primeras etapas, los investigadores han observado respuestas interesantes a posibles terapias nuevas y se muestran optimistas respecto a la factibilidad de mejorar el tratamiento del mesotelioma.

Dr. Tobias Peikert, Neumología y Cuidados Intensivos de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

medical illustrations of melanoma, layers of skin