• By Soledad Andrade

El síndrome metabólico y la diabetes están relacionados, pero no son iguales

April 27, 2016

1. Mujer mayor sentada sola sobre la cama, pensativa.ESTIMADA MAYO CLINIC:
Mi madre está en la década de los 70 años y acaban de diagnosticarle síndrome metabólico. ¿Es solo otro nombre para la diabetes y qué necesita como tratamiento?

RESPUESTA:
El síndrome metabólico y la diabetes no son iguales, pero sí están relacionados. Cuando se diagnostica síndrome metabólico, eso significa que la persona padece varias afecciones que, si se dejan sin tratar, aumentan significativamente el riesgo de desarrollar diabetes. El síndrome metabólico también aumenta el riesgo de sufrir problemas del corazón y de los vasos sanguíneos. El tratamiento del síndrome metabólico normalmente se enfoca en realizar cambios sanos en el estilo de vida.

A pesar de que puede variar un poco la definición específica que los proveedores de atención médica usan para el síndrome metabólico, generalmente incluye presentar tres o más de las siguientes características: cintura grande, triglicéridos en niveles altos, bajo colesterol HDL (también conocido como colesterol “bueno”), presión arterial alta y glucosa sanguínea mayor de lo normal, pero no suficientemente alta para calificar como diabetes.

La glucosa sanguínea alta es la señal distintiva de la diabetes. Cuando se obtiene una muestra sanguínea después de que la persona ha ayunado durante toda la noche y la medida de la glucosa sanguínea es entre 80 y 100 miligramos por decilitro (mg/dl), entonces se dice que el nivel es normal. En cambio, una medida de la glucosa sanguínea en ayunas de 126 mg/dl o más en dos análisis diferentes se considera diabetes. El rango entre ambas medidas, o sea de 100 a 125 mg/dl, se considera prediabetes. El nivel de la glucosa sanguínea de las personas con síndrome metabólico suele recaer dentro del rango de la prediabetes.

Después de un diagnóstico de síndrome metabólico, el primer paso del tratamiento normalmente implica realizar cambios en el estilo de vida. Muchas personas con síndrome metabólico tienen exceso de peso, y tanto alcanzar como mantener un peso sano pueden hacer gran diferencia en cuanto a reducir el riesgo de presentar los problemas médicos relacionados con el síndrome metabólico.

Ilustración médica de un cuerpo femenino con síndrome metabólico

Características del síndrome metabólico: obesidad abdominal, triglicéridos altos, presión arterial alta, glucosa sanguínea elevada, colesterol HDL bajo.

Perder peso también puede reducir la presión arterial, la glucosa sanguínea y los niveles de los triglicéridos. Además, puede reducir el tamaño de la cintura y eso es importante porque los estudios han demostrado que tener mucho peso alrededor del abdomen aumenta el riesgo de desarrollar diabetes, cardiopatía y otras complicaciones del síndrome metabólico. A fin de reducir el riesgo, los médicos suelen recomendar una cintura menor a 88,9 cm (35 pulgadas) para las mujeres y menor a 101,6 cm (40 pulgadas) para los hombres.

Hacer ejercicio de forma regular puede ayudar a perder peso, además de mejorar algunos de los problemas médicos relacionados con el síndrome metabólico. Una buena meta es hacer a diario alguna actividad de intensidad moderada, como caminar rápido, nadar o andar en bicicleta, durante 30 minutos o más.

La alimentación sana es un componente fundamental del tratamiento del síndrome metabólico. Motive a su madre a hablar con el médico o con un especialista en dietética sobre la alimentación correcta para su situación. Dos dietas que generalmente se recomiendan a las personas con síndrome metabólico son la dieta DASH (enfoques alimentarios para detener la hipertensión) y la dieta mediterránea. Igual que muchos planes de alimentación sana, esas dos dietas restringen las grasas malas para la salud y se enfocan en las frutas, las verduras, el pescado y los cereales integrales. Aparte de la pérdida de peso, los estudios han demostrado que ambas dietas aportan importantes ventajas para quienes presentan componentes del síndrome metabólico.

Por último, si su madre fuma, es muy importante que deje de hacerlo porque fumar cigarrillos puede empeorar las complicaciones médicas del síndrome metabólico. Además, puede aumentar significativamente el riesgo de padecer otras enfermedades y afecciones. En caso necesario, el médico de su madre puede colaborar con ella a fin de ayudarla a dejar de fumar y ponerla en contacto con otros recursos que le brinden apoyo a medida que deja el hábito.

Cuando los cambios hechos en el estilo de vida no bastan para controlar el síndrome metabólico, los medicamentos también pueden formar parte del plan de tratamiento. En algunos casos de síndrome metabólico, los medicamentos que controlan tanto la presión arterial como los triglicéridos y reducen la glucosa sanguínea pueden resultar útiles.

Dr. Robert Rizza, Endocrinología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota. 

Comment

Please login or register to post a comment.