• By Soledad Andrade

Los signos y síntomas de la sarcoidosis pueden variar según el órgano afectado

September 16, 2014

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Gozo de buena salud y soy activa, pero hace poco me diagnosticaron sarcoidosis. Si bien el médico dice que la afección pasará por sí sola, me preocupa que empeore. ¿Cuán a menudo debo acudir al médico para controlar la afección, y qué tratamientos me recomiendan?

Radiografía de tórax normal

Radiografía de tórax normal

Radiografía de tórax con sarcoide

Radiografía de tórax con sarcoide

RESPUESTA:
Su médico tiene razón en decir que la sarcoidosis suele pasar por sí sola. En muchos casos, no requiere ningún tratamiento; pero la frecuencia con la que usted necesita acudir al médico y cualquier recomendación específica de tratamiento debe basarse en su situación particular, lo que incluye aquello que desencadenó el diagnóstico y los síntomas existentes.

La sarcoidosis consiste en el aparecimiento de pequeños grupos de células inflamatorias en diferentes partes del cuerpo. La enfermedad puede afectar a prácticamente todos los órganos, aunque se presenta más comúnmente en los pulmones, ganglios linfáticos, ojos y piel. Los médicos creen que la sarcoidosis es el resultado de la respuesta del sistema inmunitario del cuerpo ante una sustancia desconocida, muy posiblemente algo inhalado en el aire.

Los signos y síntomas de la sarcoidosis varían, dependiendo del órgano afectado. La sarcoidosis a veces se desarrolla de forma gradual y produce síntomas que pueden durar años, mientras que en otras ocasiones, los síntomas aparecen repentinamente y luego desaparecen con igual rapidez. En las primeras etapas de la enfermedad, a veces aparecen síntomas generales, tales como cansancio, fiebre, hinchazón de los ganglios linfáticos y pérdida de peso; sin embargo, muchas personas que sufren de sarcoidosis no presentan ningún síntoma.

Debido a que los pulmones suelen ser los más comúnmente afectados, la presencia de síntomas en el pecho, tales como falta de aire, tos seca constante, sibilancia o dolor, pueden incitar la evaluación para sarcoidosis. Normalmente, una radiografía de tórax y, en algunos casos, una biopsia de la zona que se considera afectada sirven para identificar la sarcoidosis.

Por otro lado, en quienes no presentan síntomas de sarcoidosis, la afección suele descubrirse en una radiografía de tórax realizada por otra razón. Si ese fue su caso, el médico podría recomendar algunos análisis de la respiración para ver si los pulmones funcionan como deberían. Si los pulmones estuvieran bien y usted no presentara otros síntomas, entonces no habría motivo para administrarle tratamiento.

La frecuencia con la que una persona debe recibir seguimiento médico normalmente depende de los síntomas y salud general. Usted menciona que goza de buena salud y que es activa, de manera que posiblemente no necesite revisiones frecuentes. Consulte con el médico sobre la frecuencia que sería mejor en su caso. El control de la sarcoidosis normalmente incluye radiografías de tórax y exámenes de los ojos, piel y de cualquier otro órgano que pudiese está afectado por la enfermedad.

Si usted empezara a desarrollar problemas respiratorios, tales como falta de aire, tos constante o respiración anormal, comuníquese de inmediato con el médico, pues posiblemente sea necesario realizarle exámenes para ver si hubo algún cambio en la actividad de la enfermedad. Cualquier tratamiento específico dependerá de esa evaluación.

No existe cura para la sarcoidosis, pero según se mencionó antes, es común que la enfermedad pase sola sin ningún tratamiento o con un tratamiento mínimo para apenas controlar los síntomas. No obstante, en ocasiones los signos y síntomas de la enfermedad pueden continuar durante largo tiempo; y en casos graves, la sarcoidosis puede conducir a daño orgánico.

Debido a que existe la posibilidad de que la sarcoidosis empeore, es importante que usted acuda al médico para revisiones regulares a fin de controlar la afección y crear un plan de tratamiento en caso de que aparezcan síntomas. Si nota algún síntoma nuevo o presenta otros cambios en su salud, comuníquese con el médico lo antes posible para determinar si es necesario evaluar más el asunto.

Dr. Kaiser Lim, Neumología y Cuidados Críticos, Mayo Clinic de Rochester, Minnesota.   

Please login or become a member to post a comment.

Ilustración de un pie con juanete