• By Soledad Andrade

Beneficios a largo plazo de fármacos “senolíticos” sobre salud vascular de los ratones

February 18, 2016

Conceptualización de la bioquímica con una molécula de ADN sobre trasfondo azulROCHESTER, Minnesota: Como añadidura a los resultados de estudios anteriores, los investigadores de Mayo Clinic demostraron mejorías de salud importantes en el sistema vascular de los ratones, después de repetidos tratamientos para extraerles células senescentes. Dicen que es el primer estudio en revelar que la depuración regular y continua de las células senescentes mejora las afecciones vasculares relacionadas con la edad y que el método podría ser una forma viable de reducir las enfermedades cardiovasculares y la muerte. Los resultados se publicaron por Internet en Aging Cell.

“La enfermedad cardiovascular no deja de ser la causa principal de muerte entre la población actual, y las discapacidades relacionadas con las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares repercuten enormemente sobre a población en envejecimiento”, comenta el Dr. James Kirkland, director del Centro Robert y Arlene Kogod para el Envejecimiento en Mayo Clinic y autor corresponsal del estudio. “Esta es la primera prueba respecto a que la repercusión del uso prolongado de fármacos senolíticos para despejar al cuerpo de células dañadas puede ser de prevención contra enfermedades vasculares”, añade.

Las células senescentes son células dañadas que ya no pueden funcionar bien, pero que permanecen en el cuerpo y contribuyen a la fragilidad y a muchas otras enfermedades vinculadas con la edad. En estudios anteriores, Mayo demostró que la extracción crónica de células en ratones genéticamente modificados puede alterar o retrasar muchas de esas afecciones y que el tratamiento a corto plazo con fármacos para extraer células senescentes puede mejorar la función de las células endoteliales que revisten los vasos sanguíneos. Este estudio, en cambio, analizó la repercusión estructural y funcional sobre los vasos sanguíneos de la depuración celular, realizada mediante una singular combinación de fármacos, con el transcurso del tiempo. Los ratones tenían 24 meses de edad cuando se les administró por vía oral los fármacos, que consistían en una mezcla de dasatinib y quercetina, durante un período de tres meses. A otro grupo de ratones con colesterol alto se le permitió desarrollar placas ateroescleróticas durante 4 meses y luego se les administró la mezcla farmacológica durante dos meses.

La investigación reveló que la depuración de las células senescentes alivió la disfunción vascular, tanto en los ratones envejecidos naturalmente como en los que padecían ateroesclerosis. A pesar de que la depuración no redujo el tamaño de las placas en los ratones con colesterol alto, sí disminuyó la calcificación de las placas existentes dentro de las paredes vasculares.

“Nuestro descubrimiento acerca de la capacidad de los fármacos senolíticos de reducir la calcificación cardiovascular es fantástico, debido a que reducir el tamaño de los vasos sanguíneos con placas calcificadas es notablemente difícil y los pacientes con calcificación en las válvulas cardíacas no tienen ninguna otra alternativa de tratamiento aparte de la cirugía”, acota el Dr. Jordan Miller, investigador de Mayo en cirugía vascular y autor experto del trabajo. “Si bien es necesario investigar más, los resultados obtenidos son alentadores respecto a que algún día, la extracción de las células senescentes en los seres humanos sirva como terapia complementaria  junto al manejo tradicional de los factores de riesgo a fin de reducir las cirugías, las discapacidades y las muertes derivadas de la enfermedad cardiovascular”.

Entre los coautores del trabajo están la primera autora Carolyn Roos, el Dr. Bin Zhang, Allyson Palmer, la Dra. Tamar Pirtskhalava, el Dr. Nassir Thalji, Michael Hagler, Leslie Smith, la Dra. Grace Casaclang-Verzosa, la Dra. Yi Zhu, la Dra. Marissa Schafer y la Dra. Tamara Tchkonia, por parte de Mayo Clinic; además de Mikolaj Ogrodnik y la Dra. Diana Jurk, por parte de la Universidad de Newcastle.

La investigación se financió gracias a los Institutos Nacionales de Salud, el Centro para Medicina Regenerativa de Mayo Clinic y el Grupo Connor y Fundación Noaber. Los doctores  Kirkland, Tchkonia, Zhu y Pirtskhalava, así como la señora Palmer mantienen un interés económico vinculado con esta investigación.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a la investigación y educación médicas, que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/espanol/ y https://newsnetwork.mayoclinic.org/.

CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
Soledad Andrade, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: newsbureau@mayo.edu

Comment

Please login or register to post a comment.