• By Soledad Andrade

Clasificación molecular puede mejorar método utilizado por médicos para diagnóstico y tratamiento de gliomas

June 15, 2015

ROCHESTER, Minnesota: Clasificar la composición molecular de los tumores cerebrales puede servir para asignar a los pacientes con glioma a una de cinco categorías con características clínicas y resultados distintos, demostraron los científicos de Mayo Clinic y de la Universidad de California en San Francisco. Este descubrimiento puede cambiar el método empleado por los médicos para determinar el pronóstico y las alternativas de tratamiento, que anteriormente se basaba en la apariencia microscópica del tumor. El estudio se publicó por Internet en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra.

Dr. Daniel LaChance

Dr. Daniel LaChance

“Los resultados obtenidos van a pesar mucho sobre la futura clasificación de los tumores cerebrales porque la época de categorizarlos exclusivamente según su histología como astrocitoma, oligodendroglioma o oligoastrocitoma mixto puede ser cosa del pasado”, comenta el autor principal del estudio Dr. Daniel LaChance, neurooncólogo de Mayo Clinic. “Esta información molecular permite clasificar mejor a los pacientes con glioma a fin de empezar a entender quién necesita tratamiento más agresivo y quién puede evitar terapias innecesarias”.

El nuevo método categoriza a los gliomas según la presencia de tres alteraciones genéticas: co-supresión de 1p y 19q, mutación en IDH y mutación en TERT. Debido a que las primeras dos ya se revisan habitualmente en la práctica clínica, es posible que hacia principios del verano esté disponible un análisis que incorpore a los tres marcadores tumorales.

Los gliomas son tumores que se originan en las células gliales del cerebro o médula espinal y son uno de los tipos de cáncer más difícil de tratar. El tratamiento de estos pacientes generalmente consiste en una combinación de cirugía, radioterapia y quimioterapia, aunque incluso con tratamiento agresivo, la mayoría sucumbe al cáncer. En gran cantidad de casos, los métodos normales basados en la clasificación histológica de los gliomas según sus características visibles no son suficientemente buenos para predecir con exactitud el comportamiento posterior del tumor, ni la posible respuesta a la terapia, ni el pronóstico a largo plazo.

Dr. Robert B. Jenkins

Dr. Robert B. Jenkins

En los últimos 25 años, los científicos han descubierto cientos de defectos genéticos capaces de servir de base para la creación de un sistema de clasificación mejor; y entre ellos, destacan tres alteraciones porque ocurren durante el período inicial de formación del glioma, son más prevalentes en los gliomas y a veces se relacionan con resultados clínicos deseables.

La primera, que consiste en la pérdida de los brazos cromosómicos 1p y 19q, fue descubierta por el científico de Mayo Clinic Dr. Robert B. Jenkins, y esta co-supresión de 1p y 19q se ha vinculado con mayor sensibilidad tumoral a la quimioterapia; la segunda consiste en una mutación en IDH1 o IDH2 que generalmente se vincula con mejor pronóstico; la tercera consiste en una mutación en TERT que mejora la actividad de la enzima telomerasa para alargar los telómeros protectores de los extremos cromosómicos. Estas mutaciones pueden verse en los gliomas humanos, tanto en los tipos más agresivos como en los menos agresivos.

En este estudio, los científicos de Mayo exploraron la posibilidad de utilizar estos tres marcadores tumorales para definir grupos moleculares capaces de orientar mejor el tratamiento del glioma.

Los científicos primero calificaron a los tumores como negativos o positivos a la co-supresión de 1p y 19q, a la mutación en IDH y a la mutación en TERT en 317 gliomas del Estudio sobre Control de Casos de Mayo Clinic. Luego, compararon las características de los pacientes entre los primeros cinco grupos moleculares (triple positivo, mutaciones en TERT e IDH, mutación sólo en IDH, mutación sólo en TERT, y triple negativo) y descubrieron que dentro de cada grupo había similitud en la edad de los pacientes al inicio de la enfermedad y en la supervivencia general. Los científicos después reprodujeron y validaron los resultados en 351 gliomas del Estudio sobre Gliomas en Adultos de la Universidad de California en San Francisco (UCSF, por sus siglas en inglés) y en 419 gliomas del Estudio sobre el Atlas del Genoma del Cáncer (TCGA, por sus siglas en inglés).

Los resultados permitirán a los médicos predecir mejor cuál sería el curso de tratamiento más conveniente para cada paciente. Por ejemplo, la clasificación molecular permitió a los científicos identificar a los pacientes que obtuvieron resultados menos favorables porque sus tumores fueron definidos como de bajo grado según el análisis histológico, pero merecían terapia más agresiva.

Dra. JeannetteEckel-Passow

Dra. Jeanette Eckel-Passow

“La aplicación de estos datos moleculares permite obtener un mejor cuadro de lo que ocurre con el paciente. Al analizar los resultados de los pacientes ajustándolos al grupo molecular, no sólo desapareció la  vinculación entre tipo histológico y resultado, sino que éste dependió del grupo molecular. Contar con una clasificación más significativa puede repercutir enormemente sobre los pacientes porque abre todo tipo de alternativas de tratamiento”, acota la autora principal del estudio, la Dra. Jeanette Eckel-Passow, profesora adjunta de bioestadística en Mayo Clinic.

Si bien los científicos se enfocaron en tres mutaciones principales para definir los grupos moleculares, reconocían que los gliomas podían conllevar otras alteraciones genéticas, tales como variantes que posiblemente predisponen al cáncer y mutaciones que talvez se adquieren con el crecimiento y avance del tumor. Los científicos buscaron vinculaciones entre los cinco grupos moleculares y las variantes que ellos ya habían demostrado mantenían relación con el riesgo de glioma, así como otras mutaciones conocidas por acumularse en el cáncer, y descubrieron que esos otros cambios genéticos se repiten en patrones específicos dentro de los grupos moleculares, lo que valida aún más su importancia biológica.

“Estos grupos moleculares pueden representar distintos tipos de gliomas, con orígenes y vías de avance diferentes”, acota el Dr. Jenkins, quien ostenta el título de Profesor Ting Tsung y Wei Fong Chao para Investigación en Medicina Personalizada. “Ahora que sabemos más sobre las alteraciones en la línea germinal que predisponen a estos tumores y el conjunto de mutaciones vinculadas con cada tipo de glioma, podemos empezar a pensar en crear modelos de la enfermedad que ayuden a encontrar nuevas terapias dirigidas precisamente hacia los diferentes tipos de glioma”.

Otros autores del trabajo son el Máster en Ciencias Paul A. Decker, el Dr. Hugues Sicotte, el Licenciado en Ciencias Matt L. Kosel, el Dr. Gobinda Sarkar, la Licenciada en Ciencias Alissa A. Caron, el Máster en Ciencias Thomas M. Kollmeyer, Corinne E. Praska, Anisha R. Chada, la Licenciada en Ciencias Chandralekha Halder, el Dr. Brian P. O’Neill, el Dr. Jan C. Buckner, y la Dra. Caterina Giannini de Mayo Clinic; la Dra. Annette M. Molinaro, el Dr. Kyle M. Walsh, el Dr. Melike Pekmezci, el Máster en Salud Pública Terri Rice, el Dr. Ivan V. Smirnov, la Licenciada Helen M. Hansen, la Máster en Salud Pública Lucie S. McCoy, la Dra. Paige M. Bracci, la Licenciada en Ciencias Roxanne Marshall, el Dr. Shichun Zheng, el Dr. Gerald F. Reis, el Dr. Alexander R. Pico, el Dr. Arie Perry, el Dr. Tarik Tihan, el Dr. Mitchell S. Berger, la Dra. Susan M. Chang, el Dr. Michael D. Prados, el Dr. Joseph Wiemels, el Dr. John K. Wiencke, y la Dra. Margaret R. Wrensch de la Universidad de California en San Francisco; así como el Dr. Jason T. Huse, del Centro Oncológico Memorial Sloan-Kettering.

El trabajo de Mayo Clinic se financió gracias a los Institutos Nacionales de Salud (NIH; P50CA108961; P30 CA15083; RC1NS068222Z), la Fundación Bernie y Edith Waterman, y la Fundación de la Familia de Ting Tsung y Wei Fong Chao.

Información sobre el Centro Oncológico de Mayo Clinic
En calidad de institución principal y financiada por el Instituto Nacional del Cáncer, el Centro Oncológico de Mayo Clinic realiza investigaciones básicas, clínicas y poblacionales para traducir los descubrimientos en mejores métodos de prevención, detección, diagnóstico, pronóstico y tratamiento. Si desea más información sobre los ensayos clínicos para cáncer, llame gratuitamente al 1-855-776-0015.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a la investigación y educación médicas, que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/espanol/ y https://newsnetwork.mayoclinic.org/.

CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
Soledad Andrade, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: newsbureau@mayo.edu