• By Sharon Theimer

Demasiado de algo bueno puede ser peligroso, descubren los investigadores que estudian sobre la hipoglucemia

August 20, 2019
medicamento para la diabetes

ROCHESTER, Minnesota — Para las personas con diabetes, tomar medicamentos y controlar su nivel de azúcar en sangre forma parte su ritmo de vida cotidiano. Sin embargo, según una nueva investigación de Mayo Clinic, es probable que más de 2.3 millones de pacientes adultos en los EE. UU. reciban un tratamiento demasiado intensivo. Esto ha generado miles de visitas al departamento de emergencias y hospitalizaciones potencialmente prevenibles por hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en sangre).

El equipo del estudio, dirigido por la Dra. Rozalina McCoy, endocrinóloga y médica de atención primaria de Mayo Clinic, trató de identificar las implicaciones en el mundo real del tratamiento intensivo para reducir la glucosa en los EE. UU. El equipo demostró que un tratamiento excesivamente intensivo para reducir la glucosa, cuando los pacientes reciben más medicación de la requerida en función de su nivel de hemoglobina A1C, no solo era común en los EE.UU., sino que también contribuyó directamente a 4774 hospitalizaciones y 4804 visitas al departamento de urgencias en un período de dos años. Sus hallazgos fueron publicados en línea el 15 de agosto en Mayo Clinic Proceedings.

"Es importante destacar que estos números son una gran subestimación del verdadero alcance de los eventos hipoglucémicos inducidos por el tratamiento excesivo", dice la Dra. McCoy.

Existen muchas razones por las cuales las personas con diabetes pueden presentar hipoglucemia. La Dra. McCoy dice que las personas que tienen múltiples afecciones crónicas, son mayores, tienen diabetes tipo 1 o reciben tratamiento con medicamentos como insulina o sulfonilureas son quienes corren el mayor riesgo.

"Si bien algunos episodios de hipoglucemia pueden ser inevitables, especialmente si a estos los causan factores de riesgo no modificables, como la necesidad de terapia con insulina, otros pueden prevenirse, como en el caso del tratamiento excesivo", afirma.

"En un estudio anterior, separamos el efecto del tratamiento excesivo de otros factores de alto riesgo y demostramos que era un factor independiente significativo para los eventos de hipoglucemia", dice la Dra. McCoy. "En este estudio, queríamos obtener más información sobre el alcance nacional de esos eventos relacionados con el tratamiento excesivo".

"Dado que no hay datos en todo Estados Unidos sobre cuántos eventos de hipoglucemia se pueden evitar si los pacientes reciben un tratamiento menos intensivo, tuvimos que calcular cuántos estadounidenses reciben un tratamiento excesivo por separado", continúa la Dra. McCoy. "Luego, usamos los datos del estudio anterior, junto con estos nuevos datos, para estimar la cantidad de visitas al departamento de emergencias relacionadas con la hipoglucemia y las hospitalizaciones probablemente causadas por el tratamiento excesivo".

La elevación persistente en los niveles de glucosa en sangre aumenta el riesgo de complicaciones por la diabetes, como enfermedades cardiovasculares, retinopatía (enfermedad ocular), nefropatía (enfermedad renal) y neuropatía. Los medicamentos que disminuyen la glucosa reducen estos riesgos, pero los planes de tratamiento deben ser individualizados y basarse en pruebas, dice la Dra. McCoy.

"Es importante no solo garantizar que no tratamos de manera insuficiente a nuestros pacientes con diabetes, sino que no los tratamos excesivamente, porque tanto el tratamiento insuficiente como el tratamiento excesivo pueden dañarlos", afirma.

Pacientes y métodos de investigación

La Dra. McCoy y su equipo utilizaron datos de pacientes de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (2011–2014) y el Almacén de datos OptumLabs para realizar este estudio. Primero, estimaron la prevalencia del tratamiento intensivo para reducir la glucosa en adultos estadounidenses mediante el uso de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición más reciente. Luego, los investigadores determinaron la cantidad aproximada de visitas al departamento de emergencias y hospitalizaciones relacionadas con la hipoglucemia atribuibles a dicho tratamiento intensivo con los datos de OptumLabs obtenidos en el estudio anterior.

Los datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición identificaron a más de 10,7 millones de personas adultas sin estar en período de gestación con diabetes cuya hemoglobina A1C estaba en el rango recomendado por las pautas clínicas (menos del 7 %). Los investigadores descubrieron que casi el 22 % de estas personas recibieron tratamiento intensivo. Se consideró que las personas recibían un tratamiento intensivo si estaban tomando un medicamento para alcanzar niveles de HbA1C de 5,6 % o menos, o si estaban tomando dos o más medicamentos para alcanzar niveles de HbA1C de 5,7-6,4 %.

"La hipoglucemia, o nivel bajo de glucosa en sangre, es uno de los efectos adversos graves más comunes del tratamiento para la diabetes, la cual causa daños tanto inmediatos como a largo plazo a los pacientes que la presentan", dice la Dra. McCoy. "La hipoglucemia grave, definida por la necesidad de que otra persona ayude al paciente a tratar y finalizar su evento de hipoglucemia, se asocia con un mayor riesgo de muerte, enfermedad cardiovascular, deterioro cognitivo, caídas y fracturas, y mala calidad de vida".

Para obtener más información, los investigadores también subcategorizaron a los pacientes como clínicamente complejos si el paciente:

  • Tenía 75 años o más
  • Tenía dos o más limitaciones en las actividades de la vida diaria, como incapacidad para vestirse, alimentarse, caminar de una habitación a otra o para entrar o salir de la cama
  • Tenía una enfermedad renal en etapa terminal
  • Tenía tres afecciones crónicas o más

De los 10,7 millones de pacientes, el 32,3 % eran clínicamente complejos. Aunque esto no parecía ser un factor para saber si una persona recibió un tratamiento intensivo, la Dra. McCoy señala que habría sido ideal si lo hubiera sido.

"Las personas mayores y otras personas que consideramos clínicamente complejas corren mayor riesgo de desarrollar hipoglucemia, además de presentar otros eventos adversos a causa de un tratamiento intensivo o excesivo. No obstante, al mismo tiempo, es poco probable que estos pacientes se beneficien de un tratamiento intensivo en lugar de un control glucémico moderado", afirma la Dra. McCoy. "Cuando desarrollamos un plan de tratamiento para la diabetes, nuestro objetivo debe ser maximizar el beneficio y reducir el daño y la carga que supone el tratamiento".

La Dra. McCoy dice que a los investigadores les parecieron alarmantes los resultados del estudio, con hasta 2,3 millones de estadounidenses tratados en exceso entre 2011 y 2014. Además, los pacientes clínicamente complejos fueron tratados intensivamente en una tasa similar a los pacientes que no eran complejos.

Siguientes pasos

Tradicionalmente, las sociedades profesionales y los organismos reguladores se centraron principalmente en reducir el tratamiento insuficiente y controlar la hiperglucemia (nivel alto de azúcar en sangre). La Dra. McCoy espera ver un cambio que también incluya abordar y prevenir el tratamiento excesivo y la hipoglucemia.

"Necesitamos alinear los regímenes de tratamiento y los objetivos con la situación clínica, el estado de salud, la situación psicosocial y la realidad de la vida cotidiana de cada paciente para garantizar que la atención sea coherente con sus objetivos, preferencias y valores", dice.

Si el sistema de atención de la salud pasara de estar centrado en las enfermedades -y concretamente para la diabetes, basado en la glucosa- a centrarse más en las personas, ella cree que será menos dañino, y dará lugar a mejores resultados para los pacientes y menos carga que suponga el tratamiento.

Para los pacientes con diabetes, afirma, "esto incluye la desintensificación y simplificación del tratamiento como medio para reducir la hipoglucemia, el paciente polimedicado y la carga que supone el tratamiento".

Otros colaboradores del proyecto fueron Grace Mahoney, Harvard T.H. Chan School of Public Health en Boston y Henry Henk, Ph.D., OptumLabs en Cambridge, Massachusetts.

La Dra. McCoy es una Investigadora sobre la Prestación de Servicios de Atención Médica de Kern en el Centro Robert D. y Patricia E. Kern para la Ciencia de Brindar Atención Médica de Mayo Clinic, el cual respaldó este estudio. También cuenta con el apoyo del National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases of the National Institutes of Health (Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de los Institutos Nacionales de la Salud) con el número de subvención K23DK114497.

OptumLabs también respaldó este proyecto. El Centro de Kern para la Ciencia de la Prestación de Servicios de Atención Médica de Mayo Clinic lidera la relación con OptumLabs para Mayo Clinic. El Almacén de Datos OptumLabs es un activo de datos longitudinal del mundo real con reclamos administrativos no identificados y datos de registros de salud electrónicos.

###

Información sobre Mayo Clinic Proceedings
Mayo Clinic Proceedings es una revista médica arbitrada que mensualmente publica artículos originales y revisiones sobre temas de medicina clínica y de laboratorio, investigación clínica, investigación en ciencias básicas y epidemiología clínica. La Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica patrocina Mayo Clinic Proceedings como parte de su compromiso con la educación médica. La revista publica trabajos de autores de todo el mundo y está en circulación desde hace más de 80 años, con un tiraje actual de 130 000 ejemplares. Visite el sitio web de Mayo Clinic Proceedings para ver los artículos.

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a innovar la práctica clínica, la educación y la investigación, así como a ofrecer pericia, compasión y respuestas a todos los que necesitan recobrar la salud. Visite la Red de noticias de Mayo Clinic para leer más noticias sobre Mayo Clinic y Mirada Interna de Mayo Clinic para más información sobre Mayo Clinic .

Contacto para los medios de comunicación:
Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico:
newsbureau@mayo.edu.

Please login or register to post a reply.