• By Sharon Theimer

El test de una «esponja atada a una cuerda» para el esófago de Barrett y el cáncer de esófago resulta prometedor

July 28, 2020
a medical illustration of esophageal cancer

Los investigadores de la Mayo Clinic confirmaron la precisión del método mínimamente invasivo para la detección y la prevención del cáncer de esófago en pacientes con riesgo de tener esófago de Barrett y cáncer de esófago.  Los resultados del estudio fueron publicados en el American Journal of Gastroenterology.

En el esófago de Barrett, el tejido del esófago se reemplaza por un tejido similar al del revestimiento intestinal. A menudo se diagnostica en personas con enfermedad por reflujo gastroesofágico crónica y se la vincula a un mayor riesgo a desarrollar cáncer de esófago, la sexta causa más común de muerte por cáncer en el mundo según la American Cancer Society (Sociedad Americana contra el Cáncer).

«El desafío del tipo más común de cáncer de esófago en occidente, el adenocarcinoma, es que el 80 a 90 por ciento de los casos nos llegan en un estadio avanzado», dice el Dr. Prasad Iyer, un gastroenterólogo de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.  «Estos pacientes no pueden tragar, y cuando se diagnostica el cáncer de esófago a esta altura, solo un 20 por ciento de los pacientes sobrevive 5 años».

Si el cáncer de esófago se diagnostica temprano, la tasa de supervivencia es mucho más alta. «Si se diagnostica este cáncer antes de la aparición de los síntomas, la supervivencia es del 80 o 90 por ciento», explica el Dr. Iyer. «La detección temprana es una verdadera oportunidad de salvar vidas».

El único síntoma del esófago de Barrett es el reflujo, y, a pesar de que los pacientes con reflujo a menudo se medican para aliviar los síntomas, casi nunca se les pide que se sometan a la prueba para diagnosticar el esófago de Barrett o el cáncer de esófago. Estas condiciones actualmente se diagnostican con un endoscopio en un procedimiento invasivo y costoso que requiere sedación.

El Dr. Iyer y su equipo han desarrollado un método para diagnosticar el esófago de Barrett y el cáncer de esófago con una esponja comprimida atada a un hilo y encapsulada en un material soluble. El paciente que realiza la prueba traga la cápsula con unos sorbos de agua y en ocho minutos la cápsula se disuelve soltando la esponja, la cual se remueve usando el hilo. La esponja suministra muestras de células de todo el esófago, las cuales se testean con los biomarcadores correspondientes al cáncer o precáncer.

En este nuevo estudio, 268 participantes tragaron la esponja encapsulada y ocho minutos después se removió la esponja desplegada usando el hilo. Los pacientes se realizaron una endoscopia dentro de las 24 horas. La prueba de la esponja atada a un hilo fue bien tolerada, el 95 por ciento de los participantes la prefirió antes que la endoscopia, y los cinco biomarcadores usados en la prueba de la esponja identificaron correctamente el 92 porciento de los casos de esófago de Barrett o cáncer de esófago, mientras que el 94 por ciento de las veces determinó correctamente la ausencia de precáncer y cáncer.

Los pacientes fueron seleccionados para el estudio en los campus de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, y en Jacksonville, Florida, y en el Sistema de Salud de Mayo Clinic en Austin, Minnesota. La prueba de la esponja fue administrada tanto por médicos como personal de enfermería con índices de éxito similares.

«Todo el procedimiento tarda unos 10 minutos, no requiere sedación, es mucho menos costoso que una endoscopia y lo puede realizar el personal de enfermería en una clínica de cuidados médicos», afirma el Dr. Iyer.

El equipo de investigación inicialmente documentó el descubrimiento y la validación de los marcadores de metilación noveles junto con los resultados de un estudio piloto en el American Journal of Gastroenterology en 2018. El Dr. Iyer y sus colegas usaron los datos compilados en estos dos estudios para obtener un subsidio del National Cancer Institute para realizar un ensayo con 1500 participantes en el Sistema de Salud de Mayo Clinic. El Dr. John Kisiel, quien colaborará con el Dr. Iyer en este ensayo, también es un gastroenterólogo para Mayo Clinic en Rochester, Minnesota. Los Dres. Iyer y Kisiel están llevando a cabo ensayos de biomarcadores para la prueba en colaboración con Exact Sciences.

 «Estamos viendo un gran progreso en el desarrollo de una herramienta mínimamente invasiva para la detección temprana cáncer de esófago y su precursor», dice el Dr. Iyer. «La prueba tiene el potencial de cambiar drásticamente la accesibilidad, el costo y la viabilidad del testeo».

Un resumen de este estudio también fue aceptado para la Semana de las Enfermedades Digestivas del 2020 «Independent Validation of an Accurate Methylated DNA Marker Panel for the Non-endoscopic Detection of Barrett’s Esophagus: A Multisite Case Control Study» (Una validación independiente de un panel de marcadores de ADN de metilación precisos para la detección no endoscópica del esófago de Barrett: un estudio multicéntrico de control de casos).

El estudio fue parcialmente financiado con un subsidio del National Cancer Institute (CA214679 a JBK y CA241164 a PGI y JBK), mientras que Exact Sciences proporcionó los materiales, reactivos y los TELQAS de ensayo ciegos.

PERIODISTAS: para solicitar una entrevista con el Dr. Iyer o el Dr. Kisiel, contacten al departamento de Relaciones Públicas Mayo Clinic a la siguiente dirección newsbureau@mayo.edu.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro dedicada a la innovación en la práctica, la educación y la investigación clínicas, que ofrece respuestas con un enfoque experto y compasivo para todos los que necesitan recobrar la salud. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic para ver otras noticias de Mayo Clinic y las publicaciones de Mayo Clinic Facts para informarse más sobre Mayo.

Please login or register to post a reply.