• By Soledad Andrade

Estudio revela poca aplicación a nivel nacional de trasplantes renales anticipados y tempranos, pese a las ventajas para los pacientes

February 17, 2016

Un hombre hospitalizado para un trasplante renalROCHESTER, Minnesota: Un trasplante renal es un procedimiento que cambia y salva la vida. Sin embargo, un nuevo estudio realizado por Mayo Clinic y la Universidad de Michigan revela que apenas 33 por ciento de los pacientes que termina sometiéndose a un trasplante renal de donante vivo lo hace de forma anticipada (es decir, antes de empezar la diálisis) y menos de 66 por ciento recibe un trasplante anticipado o dentro del primer año desde el inicio de la diálisis.

Las investigaciones existentes plantean que cuanto menos tiempo pasa la persona en diálisis antes del trasplante, mejor es el resultado para el paciente y la supervivencia después del trasplante. No obstante, esta nueva investigación revela que desde el año 2006 no ha habido más aplicación de lo que se conoce como trasplantes renales oportunos de donantes vivos, que incluyen a los trasplantes anticipados y los realizados tempranamente. El estudio titulado “Poca aplicación de trasplantes renales oportunos en quienes cuentan con donantes vivos,” acaba de publicarse en la Revista Americana de Trasplantes.

“Remitir pronto al paciente a una evaluación para trasplante y acceder a información sobre el trasplante renal de donante vivo es fundamental para el éxito del trasplante y la obtención de mejores resultados a largo plazo”, comenta el Dr. Mark Stegall, profesor de cirugía en Mayo Clinic y autor experto del trabajo. “Un área importante sobre la que la gente carece de información es en cómo decir a familiares y amigos que necesita un trasplante de riñón, así como el hecho de que en promedio se obtienen mejores resultados con un donante vivo que con un trasplante de donante fallecido”, añade.

“Se demostró en estudios anteriores y datos previos de pacientes que es posible mejorar la calidad de vida de la persona y la probabilidad de sobrevivir la enfermedad renal terminal si se logra evitar o minimizar la cantidad de tiempo que la persona pasa en diálisis”, explica el Dr. Ankit Sakhuja, graduado del programa de fellowship en trasplante renal de Mayo Clinic y actual profesor adjunto y director del programa para donación renal cruzada en la División de Nefrología de la Universidad de Michigan.

Los investigadores de Mayo Clinic y de la Universidad de Michigan examinaron datos de la Red Unida para Distribución de Órganos a fin de evaluar la aplicación de los trasplantes renales oportunos entre el año 2000 y el 2012 en 68 128 pacientes que recibieron un trasplante de donante vivo. Pese a que los datos mostraron una mejora en la aplicación de los trasplantes anticipados y tempranos de donante vivo entre el año 2000 y el 2006, desde entonces no ha habido mejora.

“Los pacientes que reciben un órgano trasplantado de un donante vivo compatible, en teoría, no deben requerir nada de diálisis”, apostilla el Dr. Sakhuja. “En cambio, los pacientes que no cuentan con un donante vivo posiblemente deban esperar mucho tiempo por un órgano de un donante fallecido. Sin embargo, la realidad es que se observa una amplia variación en el momento de llevar a cabo el trasplante y ninguna mejora en la aplicación del trasplante oportuno de donante vivo, pese a la potencial disponibilidad de donantes y las ventajas conocidas”.

Se cree que entre los factores que influyen sobre la posibilidad de que alguien reciba un trasplante renal oportuno de donante vivo están la falta de disponibilidad de un donante vivo, la menor cantidad de donantes vivos, la carencia de un seguro de salud, la falta de educación o de conocimiento, el retraso en el diagnóstico y la remisión tardía del paciente.

Las donaciones cruzadas y la donación directa representan dos alternativas viables y disponibles para el trasplante renal oportuno de donante vivo. No obstante, en ambos casos influye la pronta remisión del paciente y lo que éste entiende acerca de su situación y del proceso de la evaluación para el trasplante. Además, la aplicación de un trasplante renal oportuno puede variar enormemente de uno a otro centro de trasplante, dependiendo de factores tales como la población a la que pertenece el paciente, el equipo del trasplante y cuán cómodo se siente con la evaluación del donante vivo, así como la pronta evaluación del paciente de trasplante. Según indica el Dr. Stegall, aproximadamente 80 por ciento de los trasplantes renales hechos en Mayo Clinic en los últimos 15 años han sido con donantes vivos y 40 por ciento de ellos fueron trasplantes anticipados con donantes vivos.

Actualmente, más de 600 000 personas sufren de enfermedad renal terminal y son candidatos a diálisis o a trasplante de riñón. Si desea más información acerca de los trasplantes renales de donante vivo, visite: www.mayoclinic.org/transplant.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a la investigación y educación médicas, que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/espanol/ y https://newsnetwork.mayoclinic.org/.

CONTACTO PARA LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN: Soledad Andrade, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: newsbureau@mayo.edu