• By Sharon Theimer

Investigadores de Mayo consideran que la tasa de detección de cáncer del cuello del útero es “baja de forma inaceptable”

January 7, 2019

Foto grupal de diversas mujeresROCHESTER, Minnesota: El porcentaje de mujeres que se somete a la detección para cáncer del cuello del útero es muy inferior a lo sugerido por los datos nacionales, informa un reciente estudio publicado en la Revista de la Salud Femenina. En el año 2016, menos del 66 por ciento de las mujeres de 30 a 65 años estaba al día en las detecciones para cáncer del cuello del útero y el porcentaje fue todavía menor en las mujeres de 21 a 29 años, pues apenas un poco más de la mitad estaba al día en las detecciones. Estas cifras se encuentran por debajo de la tasa de cumplimiento con la detección del 81 por ciento informada en la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud del 2015.

“Esta tasa para la detección del cáncer del cuello del útero es baja de forma inaceptable. Hacer cada 3 años la detección habitual con un examen de Papanicolaou o cada 5 años con el examen conjunto de Papanicolaou y VPH (virus del papiloma humano) garantiza la posibilidad de notar pronto los cambios precancerosos a fin de tratarlos o darles un seguimiento más estrecho”, comenta la Dra. Kathy MacLaughlin, autora principal del estudio.

Aparte de las tasas de detección menores de lo esperado, los investigadores de Mayo Clinic también descubrieron desigualdades raciales en cuanto a quiénes se someten a la detección.

“En el año 2016, la probabilidad de que las mujeres afroamericanas estuviesen al día con las detecciones para cáncer del cuello fue 50 por ciento menor que la de las mujeres de raza blanca. Por su parte, la probabilidad de que las mujeres asiáticas estuvieran al día en las detecciones también fue 30 por ciento menor que la de las mujeres de raza blanca. Estas desigualdades raciales son particularmente preocupantes”, señala la Dra. MacLaughlin.

Los investigadores de Mayo Clinic revisaron los expedientes médicos a través de la base de datos del Proyecto Epidemiológico de Rochester para determinar las tasas de detección de cáncer del cuello del útero en más de 47 000 mujeres residentes en el condado de Olmsted (Minnesota), entre el 2005 y el 2016. En Estados Unidos, se calcula que en el año 2018 se diagnosticaron 13 240 casos nuevos de cáncer invasivo del cuello del útero, dice la Sociedad Americana contra el Cáncer. Otras 4170 mujeres murieron debido a cáncer del cuello del útero en el último año.

La Dra. MacLaughlin comenta que estos resultados deben servir para que los proveedores de atención médica empiecen a pensar en cómo llegar a las pacientes para garantizar que se sometan a la detección. Algunas ideas para hacerlo son de establecer clínicas para exámenes de Papanicolaou con atención en horario nocturno y en días sábado o de ofrecer detecciones para el cáncer del cuello del útero en las clínicas de urgencias. En el caso de las mujeres que califican para la novísima alternativa de detección primaria del VPH, las clínicas pueden explorar la opción de dar a las pacientes el examen que se hace en casa.“Como médicos clínicos, debemos empezar a contemplar otros ángulos para llegar de mejor manera a estas mujeres a fin de garantizar que se sometan a estos análisis de detección tan eficaces y potencialmente salvadores”, añade la doctora.

La tasa de fallecimientos por cáncer del cuello del útero ha descendido drásticamente en las últimas décadas gracias al aparecimiento de los exámenes de Papanicolaou en la década de los años 50. El examen implica recolectar células del cuello del útero femenino para examinarlas bajo el microscopio en busca de células precancerosas y cancerosas. Otro tipo de detección del cáncer del cuello del útero, conocido como examen del VPH, detecta la presencia del VPH de alto riesgo que puede llevar a cambios precancerosos y cáncer del cuello del útero.

En el año 2012, se actualizaron las pautas nacionales para detectar el cáncer del cuello del útero y se recomendó un examen de Papanicolaou cada 3 años para las mujeres de 21 a 65 años o el examen conjunto con VPH cada 5 años para las mujeres de 30 a 65 años. Los resultados del estudio revelan una tasa elevada de adopción de las pautas del año 2012 por parte de los proveedores de atención médica del condado de Olmsted en cuanto a la aplicación adecuada del examen conjunto y de no detectar desatinadamente a las mujeres menores de 21 años ni a las mayores de 65.

Una limitación de este estudio es que el condado de Olmsted tiene menos diversidad étnica y racial que la población estadounidense, aunque la composición demográfica del condado es un reflejo del Medio Oeste septentrional de Estados Unidos. Los resultados del estudio respecto a las disparidades raciales en la detección coinciden con varios estudios diferentes de todo el país. Otra limitación es la posibilidad de haber contado a más mujeres jóvenes como no sometidas a la detección porque su seguro de salud está bajo sus padres y, por consiguiente, tienen una dirección en el condado de Olmsted, pero podrían haber acudido a otros proveedores de atención médica fuera del condado para realizarse la detección.

El estudio contó con el apoyo del Proyecto Epidemiológico de Rochester, Mayo Clinic y el Centro Robert D. y Patricia E. Kern para la Ciencia de Brindar Atención Médica, el Instituto Nacional del Envejecimiento y los Institutos Nacionales de Salud.

Otros autores del estudio son el Dr. Robert Jacobson, la Dra. Carmen Radecki Breitkopf, Patrick Wilson, Debra Jacobson, Chun Fan, la Dra. Jennifer St. Sauver y la  Dra. Lila Rutten.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro y dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Infórmese más acerca de Mayo Clinic. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic.

Contacto para los medios de comunicación:
Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: newsbureau@mayo.edu.

Please login or register to post a reply.