• By Sharon Theimer

Nuevo análisis de sangre predice eventos cardiovasculares en pacientes con o sin arteriopatía coronaria, revela investigación

March 13, 2017

Ilustración de las ceramidas en el plasmaROCHESTER, Minnesota: Un nuevo tipo de análisis puede ayudar a los médicos a identificar qué pacientes, con y sin pruebas de obstrucción coronaria, corren más riesgo de sufrir ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Al parecer, identifica hasta a quienes corren riesgo, pese a tener niveles normales de la lipoproteína de baja densidad (LDL), conocida como colesterol “malo”, dice la investigación de Mayo Clinic que se presenta durante la 66 sesión científica del Colegio Americano de Cardiología.

El análisis, presentado comercialmente por los Laboratorios Médicos de Mayo en agosto de 2016, mide la concentración sanguínea de las ceramidas en el plasma, tipo de lípidos muy vinculado con los procesos de la enfermedad cardiovascular. El estudio descubrió que las personas con los niveles sanguíneos más altos de ceramidas tenían un riesgo 3 a 4 veces mayor de sufrir un evento cardiovascular que quienes tenían un puntaje bajo de ceramidas, independientemente del nivel de colesterol LDL o de la presencia de obstrucción en las arterias del corazón.

“Nuestras investigaciones plantean que evaluar los niveles de las ceramidas en los pacientes que no corren riesgo inmediato de arteriopatía coronaria puede ayudar a los cardiólogos a decidir quiénes se beneficiarían con un tratamiento diligente y preventivo, como las estatinas, o con cambios en el estilo de vida para prevenir un evento cardíaco grave a la postre”, comenta el Dr. Jeff Meeusen (doctor en investigación), químico clínico, codirector de Medicina de Laboratorio Cardiovascular en Mayo Clinic y autor principal del estudio.

Según el Dr. Meeusen, las ceramidas son diferentes al colesterol, el cual se acumula y ocasiona el taponamiento de las arterias. Las ceramidas son más activas porque atraen a las células inflamatorias y promueven la coagulación.

El estudio incluyó a 499 pacientes de Mayo Clinic, referidos para una angiografía coronaria a fin de revisar posibles obstrucciones en las arterias, y quienes recibieron seguimiento prospectivo durante aproximadamente 8 años. Los pacientes eran similares en edad, así como en lo referente a presión arterial, tabaquismo y lipoproteína de alta densidad (HDL) o “buen” colesterol; se excluyó a los diabéticos y a quienes anteriormente habían tenido un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular o un procedimiento para abrir la estrechez de las arterias coronarias. Los investigadores midieron los valores basales de cuatro tipos diferentes de ceramidas en la sangre y combinaron los valores en una escala de 12 puntos. De acuerdo con el nivel de las ceramidas, los pacientes fueron agrupados en 4 categorías de riesgo: bajo (0 a 2), intermedio (3 a 6), moderado (7 a 9) y alto (10 a12).

En el transcurso de 8 años, los investigadores registraron las ocurrencias de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, revascularización y muerte. De manera general, cada año 5.1 por ciento de los pacientes sufrió un evento cardiovascular grande, aunque el riesgo de sufrir un evento aumentó a medida que lo hizo el nivel de ceramidas y por cada punto más en el puntaje de riesgo de las ceramidas, el riesgo subió 9 por ciento. La tasa de eventos entre la gente con el mayor puntaje de ceramidas fue el doble de quienes tenían el puntaje más bajo (8.1 frente a 4.1 por ciento, respectivamente).

En los pacientes sin arteriopatía coronaria después de la angiografía, la tasa de eventos cardiovasculares fue de solamente 3.1 por ciento, lo cual es menor al promedio general. No obstante, cuando los investigadores examinaron la enfermedad cardiovascular en la población con puntajes de ceramidas, la probabilidad de quienes tenían los niveles más altos de ceramidas de sufrir un evento era 4 veces mayor que en las personas con los puntajes más bajos (7.8 frente a 2.2 por ciento, respectivamente). Se observó una tendencia similar entre las personas con niveles bajos de LDL (menos de 100 mg/dL), lo que normalmente se considera un buen objetivo para el LDL. En ese grupo, la tasa de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, revascularización y muerte fue de 3.7 por ciento entre los que tenían un puntaje bajo de ceramidas, pero de 16.4 por ciento en la gente con los niveles más altos de ceramidas.

“Es preciso identificar a los pacientes con mayor riesgo de evento cardiovascular a fin de probar tácticas para prevenir dichos eventos y este análisis parece brindar tal información”, explica el Dr. Allan S. Jaffe (doctor en medicina), autor experto del estudio, cardiólogo de Mayo Clinic y presidente de la División de Servicios del Laboratorio Clínico Central.

El ensayo fue financiado por Mayo Clinic. El nuevo análisis está disponible para los proveedores de atención médica de todo el mundo a través de los Laboratorios Médicos de Mayo, que ofrece servicios de análisis de laboratorio y patología a más de 4000 organizaciones médicas en más de 70 países. Los Laboratorios Médicos de Mayo colaboraron con algunos de los primeros investigadores que establecieron la función de las ceramidas en la enfermedad cardiovascular y con Zora Biosciences Oy, compañía de descubrimientos diagnósticos con sede en Finlandia, para desarrollar y refinar el análisis. El presente estudio también es el primero que comprueba su utilidad clínica en una población estadounidense.

Otros autores del trabajo son: la Dra. Leslie Donato (doctora en investigación); Sandra Bryant; Grant Spears; el Dr. Peter Berger (doctor en medicina) y la Dra. Linnea Baudhuin (doctora en investigación), todos pertenecientes a Mayo Clinic.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro y dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/es-es/about-mayo-clinic o https://newsnetwork.mayoclinic.org/category/espanol-2/.

Contacto para los medios de comunicación:
Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: newsbureau@mayo.edu.