• By Sharon Theimer

Preguntas y respuestas: La estimulación magnética transcraneal puede aliviar los síntomas de la depresión

December 3, 2018

Ilustración médica de la estimulación magnética transcranealESTIMADA MAYO CLINIC:
¿Qué es la estimulación magnética transcraneal y cómo funciona? ¿Surte efecto para la depresión? 

RESPUESTA:
La estimulación magnética transcraneal es un procedimiento en el que se aplica campos magnéticos para estimular a las células nerviosas en el cerebro. Es un procedimiento no invasivo que normalmente requiere alrededor de 25 a 30 sesiones de tratamiento. Se ha demostrado que la estimulación magnética transcraneal mejora los síntomas de la depresión, sobre todo en quienes no mejoran con otros tratamientos, como antidepresivos y psicoterapia.

Sin embargo, no se sabe exactamente cómo la estimulación magnética transcraneal logra aliviar la depresión. Aunque existen varias teorías al respecto, los estudios plantean que la estimulación magnética transcraneal funciona porque no solo estimula a las células nerviosas de la región cerebral implicada en el control del ánimo y la depresión, sino que activa estas regiones cerebrales que tienen menos actividad en las personas con depresión.

En la estimulación magnética transcraneal, se coloca en el cuero cabelludo, cerca de la frente, un dispositivo llamado bobina magnética que descarga impulsos magnéticos, o estimulaciones, al cerebro. Durante la estimulación, la persona siente como un golpeteo en la cabeza y la bobina se enciende y apaga durante la sesión de tratamiento. Si bien la cantidad específica de energía magnética requerida varía de una a otra persona, normalmente la estimulación dura 4 segundos y luego hay una pausa de 26 segundos. Cada sesión generalmente dura alrededor de 40 minutos.

El tratamiento con estimulación magnética transcraneal se administra en el consultorio médico y no requiere internamiento en el hospital. Los estudios han demostrado que los tratamientos diarios, de cinco días por semana, durante cinco o seis semanas son los que más alivio brindan.  La mayoría de las personas no empieza a sentirse mejor hasta después de varias semanas de tratamiento. La estimulación magnética transcraneal no funciona en todos y tampoco es una solución duradera. No obstante, cuando funciona, los síntomas de depresión generalmente mejoran bastante o hasta desaparecen.

No se recomienda recibir continuamente este tratamiento como medida preventiva cuando no hay síntomas después de seis semanas de estimulación magnética transcraneal, pero cuando los síntomas reaparecen o empeoran otra vez después de terminado el tratamiento, se puede repetir la estimulación magnética transcraneal.

Podría haber algunos efectos secundarios a consecuencia de la estimulación magnética transcraneal, pero normalmente son leves. Los efectos secundarios comunes son, entre otros, dolor de cabeza, molestias en el cuero cabelludo y mareo durante las sesiones terapéuticas. Puede también haber hormigueo y contracciones o espasmos musculares en la cara.

Algunas personas se preguntan si la estimulación magnética transcraneal es similar a la terapia electroconvulsiva, tratamiento para la depresión en el que se administra corriente eléctrica al cerebro. Igual que la estimulación magnética transcraneal, la terapia electroconvulsiva puede servir cuando las terapias habituales contra la depresión no funcionan. Se la puede también recomendar en casos de depresión severa.

La estimulación magnética transcraneal se diferencia de la terapia electroconvulsiva de varias maneras. Primero, la terapia electroconvulsiva requiere anestesia general y un posible internamiento en el hospital, pero ese no es el caso de la estimulación magnética transcraneal.  Segundo, la terapia electroconvulsiva conlleva riesgo de confusión y pérdida de la memoria, efectos secundarios que no han aparecido en las personas sometidas a la estimulación magnética transcraneal. Tercero, la terapia electroconvulsiva desencadena intencionadamente una convulsión corta como parte del tratamiento, pero la estimulación magnética transcraneal no provoca convulsiones.

Una desventaja de la estimulación magnética transcraneal es el costo, que es de alrededor de diez mil dólares por seis semanas de tratamiento. Los seguros de salud no siempre cubren el costo del tratamiento. La estimulación magnética transcraneal cuenta con la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos para el tratamiento de la depresión, cuando un antidepresivo administrado anteriormente no surtió efecto para controlar los síntomas. No obstante, muchos seguros de salud exigen a los pacientes intentar con al menos cuatro antidepresivos diferentes, antes de cubrir el costo de la estimulación magnética transcraneal. Por lo tanto, primero verifique la cobertura de su seguro de salud, si está considerando el tratamiento con estimulación magnética transcraneal.

Si ya intentó con varios tipos de antidepresivos, o el tratamiento estándar para la depresión no logró aliviarle los síntomas, entonces, tal vez desee considerar la estimulación magnética transcraneal.  Converse con su proveedor de atención médica acerca de los riesgos y ventajas, así como si la estimulación magnética transcraneal encajaría en el plan de su tratamiento.

Dr. Simon Kung, Psiquiatría de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota. 

Please login or register to post a reply.