• By Sharon Theimer

Preguntas y respuestas: Nueva alternativa para tratar el cáncer de la sangre mediante el uso de células T con receptores de antígeno quimérico

August 13, 2020
illustration of immune cell killing cancer cell T-Cell

Estimada Mayo ClinicA mi hermano le diagnosticaron un linfoma no Hodgkin hace unos años y presentó recurrencia en varias ocasiones. Estuve leyendo sobre algo que se llama terapia de células T con receptores de antígeno quimérico (terapia de células T-CAR) y quería saber cómo funciona, y si mi hermano puede ser candidato para este tipo de tratamiento.

Respuesta: La terapia de células T-CAR es un tratamiento relativamente nuevo en el que se utilizan células T, un tipo de glóbulos blancos, modificadas genéticamente para actuar sobre un objetivo específico y, de esta forma, poder combatir el cáncer. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. aprobó esta terapia para tratar dos tipos de cáncer de la sangre: casos agresivos de linfoma no Hodgkin de células B en adultos y casos de leucemia aguda de células B en niños y adultos jóvenes menores de 25 años. Por lo general, la terapia de células T‑CAR se reserva para las personas con enfermedad recurrente que, como su hermano, no presentaron una respuesta a otro tratamiento contra el cáncer.

El tratamiento no está dirigido a personas con un diagnóstico reciente, sino que es una alternativa para las que no obtuvieron buenos resultados al someterse a un tratamiento contra el cáncer más convencional, como la quimioterapia con o sin radioterapia.

Mayo Clinic lanzó la terapia de células T-CAR en mayo de 2018. Este tipo de tratamiento mejora la capacidad natural de las células T para combatir el cáncer y poder atacar a las células cancerosas con mayor potencia.

La terapia de células T-CAR se realiza en varias etapas. En primer lugar, se obtienen glóbulos blancos de la sangre del paciente mediante un procedimiento que se llama «leucocitaféresis». Después, se envían a un laboratorio donde se mejora la capacidad de las células T para combatir el cáncer mediante una modificación genética. Esta etapa del proceso puede llevar varias semanas o más.

Es probable que el paciente deba recibir alrededor de tres días de quimioterapia antes de que las células T-CAR regresen a su organismo. Esto se conoce como terapia de disminución de linfocitos y su finalidad es preparar un entorno inmunitario que favorezca la proliferación de las células T-CAR para que, en última instancia, puedan atacar a un tumor determinado. Después, se le administra al paciente una infusión de células T-CAR, mediante un proceso de 30 a 90 minutos de duración similar a una transfusión de sangre.

Una vez que regresan al organismo del paciente, las células T-CAR se activan para atacar a las células cancerosas. El proceso de activación de las células T-CAR puede producir efectos secundarios significativos, conocidos en conjunto como síndrome de liberación de citocinas, que pueden incluir fiebre alta, frecuencia cardíaca alta, presión arterial baja y niveles bajos de oxígeno en sangre. Después de la infusión de células T-CAR, algunos pacientes también pueden presentar efectos neurológicos temporales, como confusión, temblores y dificultad para comunicarse.

Debido a estos posibles efectos secundarios, los pacientes pueden requerir atención médica hospitalaria durante varios días o más después de la infusión; algunos incluso pueden necesitar atenderse en la unidad de cuidados intensivos. Por lo general, después del procedimiento es necesario recibir atención médica y controles permanentes cerca del centro de tratamiento por cuatro a seis semanas. Debido a la complejidad de atención médica que requiere la terapia de células T-CAR, solo se encuentra disponible en centros médicos certificados que puedan ofrecer atención especializada e interdisciplinaria.

Actualmente, una gran cantidad de investigaciones buscan determinar si la terapia de células T-CAR también puede utilizarse para tratar distintos tipos de cáncer, incluidos otros tipos de cáncer de la sangre, como el mieloma múltiple y la leucemia mielógena aguda. Por lo tanto, si un paciente padece un tipo de cáncer que no obtuvo buenos resultados con el tratamiento tradicional, tal vez le resulte conveniente evaluar la posibilidad de inscribirse en un ensayo clínico que estudie la terapia de células T-CAR.

En las investigaciones de Mayo Clinic y otros centros médicos académicos importantes, se analizan los mejores métodos para disminuir y tratar los efectos secundarios de este tratamiento, y también se evalúa la posibilidad de utilizar la terapia de células T-CAR para tratar otras enfermedades aparte del cáncer. — Dr. Mohamed Kharfan Dabaja, Hematología y oncología, Mayo Clinic, Jacksonville, Florida

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a innovar la práctica clínica, la educación y la investigación, así como a ofrecer pericia, compasión y respuestas a todos los que necesitan recobrar la salud. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic para leer más noticias sobre Mayo Clinic y Datos sobre Mayo Clinic para más información sobre Mayo.

Contacto para los medios de comunicación:
Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: newsbureau@mayo.edu.

Please login or register to post a reply.