• By Sharon Theimer

Preguntas y respuestas: Sepa lo que debe hacer para proteger la piel antes de salir a disfrutar del sol

July 15, 2019
Una adolescente está sentada al sol en la playa, bajo una sombrilla y con un sombrero en la cabeza

ESTIMADA MAYO CLINIC:
¿Funcionan los protectores solares en atomizador igual de bien que en loción y debería comprar productos diferentes para mis hijos y para mí?

RESPUESTA:
Usted puede usar los protectores solares que se comercializan para los niños, aunque los niños también pueden usar los mismos productos que los adultos a partir de los 6 meses de edad. A los bebés de menos de 6 meses de edad no se les debe aplicar protectores solares, sino más bien mantenerlos sin exposición directa a la luz solar y vestirlos con ropa protectora. 

Independientemente del tipo de protector solar que use, verifique que sea de amplio espectro y con factor de protección solar (FPS) de por lo menos 15. Amplio espectro quiere decir que protege contra ambos tipos de rayos ultravioleta (UV): los rayos UVA y los rayos UVB, pues ambos provocan daños en la piel. Los rayos UVA son los de amplitud de onda larga que penetran hasta las capas dérmicas profundas y, con el tiempo, llevan a sufrir daños en la piel. Los rayos UVB son los de amplitud de onda corta que penetran la superficie de la piel y derivan en quemaduras solares.

El FPS mide la protección contra los rayos UVB del protector solar. Un FPS de 15 es lo mínimo necesario para prevenir los daños en la piel producidos por los rayos UVB. Un protector solar con FPS mayor a 50 solamente protege un poco más contra los rayos UVB que los con FPS de 30 o 50; es decir, al comparar la protección que ofrecen los protectores solares con FPS muy alto, como de 100, quizás no valga la pena pagar el precio adicional de esos productos. Las personas con piel sensible o que son proclives a alergias deben usar protectores solares cuyos ingredientes activos sean el óxido de zinc y el dióxido de titanio. 

La mayoría de las personas no se aplica suficiente cantidad de protector solar. La clave para que la protección del FPS del producto sea completa es aplicárselo generosamente y con frecuencia.  Eso significa que alrededor de 2 cucharas de protector solar, o la cantidad que cabe en una copa de licor, alcanza solamente para la cara, el cuello y el dorso de las manos. Vuelva a aplicarse el protector solar cada dos horas, por lo menos, o con mayor frecuencia si suda o nada. Tenga presente que los protectores solares pueden ser resistentes al agua, pero ninguno es a prueba de agua.

El protector solar en atomizador es igual de eficaz que el de loción, pero aplicarlo uniformemente puede ser complicado y, por lo tanto, es difícil que ofrezca suficiente protección contra el sol. La loción es más predecible porque se puede ver y sentir dónde se la aplica. Por ello, las lociones suelen ser mejores alternativas en lo referente a protección confiable contra el sol. No obstante, si usa un protector solar en atomizador, tenga cuidado de no inhalar los gases. Contenga la respiración mientras se aplica el protector solar en atomizador y no lo rocíe directamente sobre la cara ni el cuello, sino que hágalo en las manos y luego aplíqueselo en esas partes del cuerpo.

Siempre que esté afuera y aunque no brille el sol, aplíquese protector solar porque la luz ultravioleta pasa a través de las nubes y se refleja en el agua, la nieve y otras superficies. Cuando los rayos solares se reflejan, se hacen más fuertes, lo que hace todavía más importante aplicarse protector solar.

Si no desea preocuparse de reaplicar el protector solar, la ropa con factor de protección ultravioleta (FPU) puede resultarle útil, especialmente cuando los niños son activos y no quieren detenerse ni un momento para volver a aplicarles el protector solar. Muchas prendas de vestir de ese tipo tienen un FPS de 50, lo que supera a una camisa o sombrero normales de tejido tupido que normalmente tienen un FPS de 15 más o menos. La ropa con FPU está hecha para mojarse, de modo que los niños pueden llevarla cómodamente en el agua.

Para una protección constante contra el sol y que no necesita reaplicación, la ropa con factor de protección ultravioleta es una buena alternativa. Sin embargo, no confíe solamente en el protector solar o en la ropa, sino que evite exponerse directamente a la luz solar a medio día, cuando los rayos solares alcanzan su máxima potencia. Si va a algún lado donde la sombra es escasa, lleve una sombrilla que le sirva como escudo contra el sol. Lleve también un sombrero de ala ancha y gafas de sol para usted y los niños. Todos estos artículos permiten que la familia disfrute del sol sin peligro.

Dra. Dawn Davis, Dermatología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Please login or register to post a reply.