• By Sharon Theimer

Preguntas y respuestas: Sopesar beneficios y riesgos de exámenes por imágenes con radiación

March 4, 2019

Una doctora y una paciente preocupada en la consulta médicaESTIMADA MAYO CLINIC:
¿Cuál es el nivel de exposición a la radiación, sea debida a rayos X u otros exámenes por imágenes, que aumenta el riesgo futuro para cáncer?

RESPUESTA:
Si bien los beneficios de la tecnología moderna de imágenes radiográficas son muy amplios, tiene razón al decir que también conlleva riesgos. No hay una respuesta clara para su pregunta, de modo que es importante sopesar los posibles riesgos y los beneficios conocidos de las imágenes médicas.

Las imágenes médicas usan radiación para generar imágenes del interior del cuerpo y pueden brindar un diagnóstico rápido e indoloro o servir de guía para un tratamiento, como al determinar dónde colocar el estent para destapar la arteria.

El uso de las imágenes radiográficas ha aumentado drásticamente en los últimos 30 años, sobre todo, debido a los avances técnicos y al mayor uso de exploraciones como la tomografía computarizada y la tomografía por emisión de positrones. De igual manera, también ha aumentado la cantidad promedio de exposición a la radiación durante toda la vida. La desventaja es que la radiación puede ocasionar daños o mutaciones en el ADN y eso podría llevar a la aparición de ciertos tipos de cáncer.

La radiación está presente de forma natural en el ambiente y proviene de fuentes como el sol y el radón en las rocas y la tierra. El promedio anual en Estados Unidos de exposición a todas las fuentes de radiación natural se calcula que es de alrededor de 3 milisierverts por persona. Sin embargo, dependiendo del lugar de residencia, alguien podría estar expuesto a más o menos cantidad, porque la exposición a la radiación natural varía entre 1 y 20 milisierverts en Estados Unidos.

Se calcula que la cantidad promedio de exposición anual a radiación, entre la exposición natural y la médica combinadas, básicamente se ha duplicado en Estados Unidos desde los años 80 a alrededor de 6.2 milisierverts. Esta cifra es un promedio para toda la población, pero si usted no se ha sometido a ningún examen médico con radiación, entonces su exposición no ha aumentado.

No se sabe cuál es el nivel de radiación en el que empieza a aumentar significamente el riesgo para cáncer y tampoco se ha demostrado ningún aumento en el riesgo con una cantidad menor a 100 miliserverts. Al graduar el riesgo de las dosis mayores a las dosis menores, se calcula que en un adulto, la exposición a la radiación de 10 miliserverts puede aumentar el riesgo de por vida de fallecer a consecuencia de cáncer en alrededor del 0.05 por ciento. Con un riesgo general de por vida de fallecer a consecuencia de cáncer del 21 por ciento, una exposición a la radiación de 10 miliserverts, en teoría, puede aumentar el riesgo de por vida de fallecer a consecuencia de cáncer al 21.05 por ciento. Esta cantidad es baja, al considerar los beneficios que aporta un examen por imágenes médicamente necesario.

Dado que el posible aumento en el riesgo para cáncer de los exámenes médicos con radiación  es pequeño, no hay motivo para pasar por alto estos exámenes por imágenes ni un procedimiento asistido por rayos X que podrían mejorar la salud o prolongar la vida. Esto es particularmente cierto en las personas mayores, puesto que la aparición de un posible cáncer a consecuencia de la radiación tal vez no ocurra sino hasta décadas después.

Además, considere que la tomografía computarizada y la tomografía por emisión de positrones que se usan hoy en día requieren dosis de radiación mucho menores de lo que se se necesitaba hace apenas unos años. Las dosis de radiación se mantienen aún más bajas cuando se las personaliza específicamente al tamaño corporal y a los requisitos para el diagnóstico.

De todas maneras, los expertos en radiación suelen pecar de cautelosos y suponen que ningún nivel de exposición a la radiación está libre de riesgos, por lo que recomiendan hacer solamente exámenes por imágenes que sean médicamente necesarios.

A fin de mantener al mínimo la exposición a la radiación médica, pregunte si los resultados de la exploración cambiarían el curso del tratamiento y si no es así, entonces posiblemente no sean necesarios. Si cambia de proveedor de atención médica, haga transferir los archivos con las imágenes al nuevo proveedor de cuidados médicos para evitar repetir los exámenes radiográficos. Por último, si el examen es médicamente necesario, dentro de lo posible, hágaselo en un centro de imágenes con acreditación nacional. (Adaptado de  Mayo Clinic Health Letter).

Dra. Patricia Mergo, Radiología de Mayo Clinic en Jacksonville, Florida.

Please login or register to post a reply.