• By Sharon Theimer

Consejos de salud mental para el regreso a la escuela

15 septiembre 2022
Una vista trasera de una niña esperando afuera, lista para ir a la escuela. Lleva su mochila amarilla a la que está asegurada su mascarilla protectora.

ESTIMADA MAYO CLINIC: Durante los últimos cinco años, nuestra hija asistió a la escuela en forma virtual y disfrutó de esta experiencia; pero ahora que empezará el noveno grado, desea tener una experiencia más tradicional en la escuela secundaria. Sin embargo, ha estado más nerviosa al acercarse el inicio del año escolar y se queja de dolores de estómago. ¿Cómo puedo ayudar para que esta transición sea más fácil para ella y que no se sienta tan ansiosa?

RESPUESTA: La escuela es uno de los lugares más importantes para el aprendizaje y el desarrollo intelectual, social y emocional de los niños. Si bien existe un intenso deseo de volver a un ambiente escolar sano, el cambio puede ser complejo.

Es importante recordar que no todos reaccionan al cambio de la misma manera, su hija claramente reconoce que este año escolar será muy diferente a los anteriores.

El primer paso para ayudarla en esta transición es mantener una actitud saludable y enfocarse en lo positivo. Los estudiantes de secundaria pueden descubrir que sus emociones fluctúan entre la emoción y la ansiedad; de modo que aunque su hija respalde este cambio, al aproximarse el día, es más factible que se sienta nerviosa.

Mi recomendación sería que converse con su hija y trate de comprender qué es lo que le provoca nerviosismo respecto a la escuela. ¿Le preocupa el poder hacer amigos? ¿Le preocupa que los deberes escolares la abrumen? ¿Hay algo nuevo que pueda estar causando la ansiedad, como tener que lidiar con la clave del casillero o la transición entre clases?

A veces, el solo poder hablar de esos detalles y expresar el nerviosismo en palabras puede ayudar a un adolescente ansioso. Trate de ayudarla a pensar en que las cosas pueden resultar de otra manera. En general, lo que uno se imagina tiende a ser peor de lo que realmente ocurre.

Además, le recomiendo que comparta con su hija su propia experiencia cuando empezó la secundaria, la ansiedad que sentía y cómo la superó. Esto permitirá que la joven sepa que sus sentimientos ante esta situación no son únicos, que estar nerviosa no es un problema y que hay maneras de salir adelante.

Intente también facilitar la rutina de su hija para el regreso a la escuela. Hable con la administración escolar acerca de sus preocupaciones y, si es posible, solicite una visita a la escuela o una reunión con los maestros antes de la orientación. Hable con su hija acerca de los cambios en la rutina diaria, lo cual puede ser reto para cualquiera, aún para los adultos.

Sobre todo, recuérdele que debe ser flexible y estar abierta a la posibilidad de que sus sentimientos cambien a través del año escolar. Déjele saber que es normal no sentirse bien, porque los adolescentes todavía necesitan escucharlo de los adultos que son importantes en sus vidas.

Ocurre con frecuencia que cuando alguien está ansioso, siente irritabilidad o tiene la sensación de estar perdido o estar triste, lo que puede causar problemas para dormir, tensión física y preocupación.

Considere los siguientes consejos para ayudar a manejar la salud mental de su hija y facilitar la transición al nuevo año escolar:

  • Manténgase al tanto y ofrezca apoyo.

Como lo ha hecho hasta ahora, esté alerta a fin de reconocer cualquier preocupación continua o ansiedad y siga hablando con ella acerca de sus temores.

  • Sea optimista.

Mantenga una actitud positiva sobre la transición y anímela a que ella también lo haga.

  • Practique técnicas de relajación y aprenda nuevas destrezas para manejar el estrés.

Explore cómo la relajación, la conciencia plena y otras técnicas para el manejo del estrés, como el yoga, pueden calmar la mente. Hay muchas clases gratuitas y aplicaciones de salud mental en el internet. Muchas de estas son portátiles y puede usarse en cualquier momento o lugar.

  • Establezca y mantenga una rutina diaria normal.

Ayude a que su hija se levante y se acueste a la misma hora todos los días. Recuérdele que se hidrate, mantenga una alimentación saludable y se enfoque en hacer actividad física. Un cuerpo sano ayuda a mantener un estado de ánimo y una actitud saludables.

  • Encuentre apoyo en los amigos.

Ayúdela a identificar algunos amigos que también estén en transición a la secundaria, ya sea de una escuela virtual o simplemente de la escuela intermedia. Anímelos a entrar en contacto antes de que empiece la escuela para que todos sientan más confianza.

Algunas personas pueden lidiar con dificultades más graves de la salud mental, por lo que si cree que su hija necesita más recursos, le recomiendo que hable con el pediatra u otro profesional de atención médica para poder acceder localmente a recursos para la salud mental.

Dr. Craig Sawchuk, Psicología, Mayo Clinic, Rochester, Minnesota

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a innovar la práctica clínica, la educación y la investigación, así como a ofrecer pericia, compasión y respuestas a todos los que necesitan recobrar la salud. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic para leer más noticias sobre Mayo Clinic.

Contacto para los medios de comunicación:
Sharon Theimer, Communications de Mayo Clinic, newsbureau@mayo.edu