• By Sharon Theimer

Investigadores de Mayo Clinic identifican fármacos contra el cáncer que ayudan a los ratones con obesidad mórbida a perder peso

January 18, 2017

Un investigador examina una muestra bajo el microscopioPHOENIX: Las investigaciones científicas, a veces, derivan en descubrimientos casuales que cambian el enfoque de las investigaciones. Ese fue el caso de los científicos de Mayo Clinic en Arizona, cuyos estudios que tratan acerca de la repercusión de la obesidad sobre el tratamiento para el cáncer derivaron en un descubrimiento inesperado que cambió el enfoque desde el cáncer a la obesidad. Los investigadores observaron que dos fármacos comunes para combatir el cáncer ocasionaron una pérdida de peso importante en ratones obesos, pese a que estos continuaron consumiendo de forma excesiva una alimentación alta en grasa. Se informó sobre estos resultados, que son parte del estudio de Mayo Clinic, en la edición del 17 de enero de Oncotarget.

“Nos sorprendió observar que cuando los ratones con obesidad mórbida recibieron tratamiento con ciertos fármacos contra el cáncer, esos fármacos no solamente apuntaron contra el cáncer, sino que también tendieron a resolver espontáneamente la obesidad, incluso sin dejar de atiborrarse de una alimentación alta en grasa”, comenta el inmunoterapeuta para cáncer de Mayo Clinic Dr. Peter Cohen (doctor en medicina), que dirigió el estudio junto a la fellow postdoctoral, Dra. Cheryl Myers (doctora en investigación) y a la inmunóloga de Mayo Clinic, Dra. Sandra Gendler (doctora en investigación).

“Es importante el hecho que dos sustancias de quimioterapia, el metotrexato y la ciclofosfamida, pueden dosificarse para revertir completamente la obesidad sin toxicidad detectable, incluso en ratones sin cáncer. Es interesante que estos fármacos ya están en uso para tratar algunas afecciones no cancerosas, como la artritis reumatoide”, explica la Dra. Myers.

Es necesario investigar más para ver si se puede obtener el mismo resultado en pacientes con obesidad mórbida.

“La facilidad con la que los ratones lograron perder peso, hasta sin dejar de consumir calorías de forma compulsiva, contrasta enormemente con la dificultad herculina que los pacientes con obesidad mórbida enfrentan al intentar conservar la pérdida de peso mediante restricciones alimentarias”, añade la Dra. Gendler.

La reducción de peso observada en los ratones obesos no podía atribuirse a explicaciones triviales, tal como una disminución en la ingesta alimentaria, un mayor gasto de energía o la mala absorción. En su lugar, los investigadores identificaron múltiples efectos del metotrexato o de la ciclofosfamida que funcionaron juntos para acelerar la reducción del peso excesivo en los ratones. Muy parecida a la capacidad tan conocida de la quimioterapia de reducir transitoriamente los precursores de los glóbulos rojos y blancos, el metotrexato o la ciclofosfamida mermaron los precursores de las células grasas, lo que condujo a una gran disminución en los depósitos grasos. “Eso hizo que las calorías excesivas de la alimentación  tuviesen que ir a algún otro lugar del cuerpo, en vez de al hígado”, señala el Dr. Cohen.

“Sorprendentemente, el hígado mantuvo un nivel sólido de actividad metabólica durante el tratamiento con metotrexato o ciclofosfamida, pero casi se apagó en la producción de grasa y depósitos de grasa”, añade la Dra. Myers.

“En base a los datos compuestos, parece que el metotrexato o la ciclofosfamida pueden inducir a los hígados de los ratones obesos a quemar la grasa de la alimentación, más que a acumularla excesivamente. Eso deriva en una reducción de peso deseable, en vez de en más obesidad, hasta sin dejar de consumir excesivamente calorías”, explica la Dra. Gendler.

El estudio prepara el marco para investigar más y explorar cómo estos mecanismos metabólicos pueden reducir la necesidad de imponer graves restricciones alimentarias en las personas con obesidad mórbida.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro y dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/espanol/ o https://newsnetwork.mayoclinic.org/.

Contacto para los medios de comunicación:
Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: newsbureau@mayo.edu.