• By Sharon Theimer

La cantidad de recetas de opioides no cambia, descubre estudio de Mayo Clinic

August 1, 2018

Tabletas de opioides sobre una receta médicaROCHESTER, Minnesota: A pesar de la mayor atención puesta sobre el abuso de los opioides, su prescripción continúa relativamente igual para muchos pacientes estadounidenses, descubrió un estudio dirigido por investigadores de Mayo Clinic. El estudio publicado en The BMJ, revela que en la última década, las tasas de prescripción de opioides no han sufrido ningún cambio en los pacientes con seguro de salud privado. Pese a que las tasas de algunos pacientes con seguro de salud de Medicare están nivelándose, todavía superan las de hace 10 años.

“Nuestros datos plantean que no ha habido mucho cambio en las recetas para opioides desde hace alrededor de 5 años”, comenta la Dra. Molly Jeffery, autora principal del trabajo y directora científica de la División de Investigación sobre Medicina de Emergencia de Mayo Clinic.

Un equipo compuesto por médicos de diversas especialidades e investigadores de Mayo Clinic, la Universidad de Yale, la Universidad de Alabama en Birmingham y el Dartmouth College colaboraron para estudiar a 48 millones de pacientes estadounidenses con seguro de salud entre los años 2007 a 2016. A través de los datos despersonalizados de la bodega de datos de OptumLabs sobre reclamos al seguro de salud, el equipo comparó la prescripción de opioides en los pacientes con seguro de salud privado, los pacientes de 65 o más años de edad con Medicare Advantage y otros beneficiarios de Medicare Advantage menores de 65 años que suelen calificar para este programa debido a discapacidad prolongada. Descubrieron que en el transcurso de un año, se entregaron recetas para opioides al 14 por ciento de los pacientes con seguro de salud privado, al 26 por ciento de los pacientes de 65 años o más con Medicare Advantage y al 52 por ciento de los pacientes discapacitados con Medicare Advantage.

En este período de 10 años, las tasas de consumo más altas, la proporción de consumo más prolongado y las mayores dosis diarias correspondieron a los beneficiarios discapacitados de Medicare Advantage. En ese grupo, el consumo trimestral de opioides en el año 2007 era bajo, en el 26 por ciento; llegó a su punto máximo en el año 2013, con el 41 por ciento, y para el año 2016 era del 39 por ciento. La dosis diaria promedio aumentó desde el equivalente a 7 pastillas de 5 miligramos de oxicodona hasta alrededor de 9 pastillas en el año 2012, pero en el año 2016, volvió a más o menos 8 pastillas.

Entre los beneficiarios de Medicare Advantage de 65 años o más, el consumo trimestral de opioides estuvo en su punto más bajo al inicio del período del estudio en el año 2007 (11 por ciento), aumentó al 15 por ciento en 2010 y descendió al 14 por ciento hacia fines del período de 10 años. En este grupo, la dosis diaria promedio fue más o menos 3 pastillas de 5 miligramos de oxicodona y se mantuvo relativamente igual.

En los pacientes con seguro de salud privado, el consumo trimestral de opioides permaneció relativamente sin cambios en el 6 al 7 por ciento durante todo el período del estudio, y la dosis diaria promedio que equivalía a alrededor de 2 pastillas de 5 miligramos de oxicodona también permaneció igual.

“Estas tendencias observadas muestran que todavía es necesario afrontar el consumo de opioides recetados”, dice el Dr. W. Michael Hooten, coautor del trabajo, anestesiólogo de Mayo Clinic y especialista en dolor.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ya informaron acerca de un aumento en la prescripción de opioides en Estados Unidos entre 1999 y 2010. Los Centros también dicen que aunque estas cifras disminuyeron entre 2011 y 2015, el total para el año 2015 todavía fue tres veces mayor que el de 1999 y cuatro veces mayor que la cantidad recetada per cápita en Europa.

El estudio de Mayo, por su parte, descubrió que aunque las prescripciones están nivelándose, no disminuyen en la mayoría de los grupos.

“El estudio de los datos sobre el nivel de los pacientes no muestra el descenso encontrado en estudios anteriores. Ese descenso se observó en la cantidad total de opioides prescrita en todo el mercado, pero nosotros queríamos saber cuál era la reducción en cada persona individualmente; es decir, ¿había menos gente con recetas para opioides y disminuían los opioides con el tiempo en quienes los  consumían? Cuando lo enfocamos de esa manera, el cuadro fue diferente”, señala la Dra. Jeffery.

A la urgencia de afrontar este problema, se suma la cantidad siempre creciente de muertes atribuidas a sobredosis de opioides en Estados Unidos. Según los CDC, entre 1999 y 2014, las muertes por sobredosis aumentaron en el 200 por ciento y, solamente entre 2015 y 2016, en el 28 por ciento.

El estudio de Mayo también reveló lo siguiente:

  • En el período de 10 años, los beneficiarios discapacitados de Medicare Advantage tuvieron una dosis diaria promedio de opioides equivalente a alrededor de 9 pastillas de 5 miligramos de oxicodona, comparado con alrededor de 3 pastillas en los beneficiarios de Medicare Advantage de 65 años o más de edad y alrededor de 2 pastillas en los pacientes con seguro de salud privado.
  • El consumo prolongado de opioides se observó en el 3 por ciento de los pacientes con seguro privado, en el 7 por ciento de los beneficiarios de Medicare Advantage de 65 años o más y en el 14 por ciento de los beneficiarios discapacitados de Medicare Advantage. No obstante, este pequeño grupo de pacientes fue el que recibió la mayor parte del total de pastillas opioides dispensadas: el 62 por ciento fue para los pacientes con seguro de salud privado, el 70 por ciento fue para los pacientes de Medicare Advantage de 65 años o más y el 89 por ciento fue para los pacientes discapacitados de Medicare Advantage.

De todos los pacientes estudiados, aproximadamente el 89 por ciento eran personas con seguro de salud privado, alrededor de 10 por ciento eran beneficiarios de Medicare Advantage de 65 años o más y el menos de 2 por ciento restante eran los beneficiarios discapacitados de Medicare Advantage. El estudio no incluyó a personas con seguro de Medicaid, ni con cobertura por parte de Asuntos de Veteranos ni Tricare (seguro militar) y tampoco a los no asegurados.

Mayo Clinic estudia ampliamente las prácticas para prescripción de opioides a fin de encontrar la dosis ideal para las necesidades individuales de cada paciente. Los investigadores dicen que el objetivo es alcanzar el mejor resultado y la mejor experiencia para el paciente con mínima exposición a los opioides. El estudio se transformó en pautas y medios para prescribir opioides en las prácticas médicas de Mayo y otros sitios, en la identificación de pacientes que podrían requerir opioides y, en algunos casos, en la reducción a la mitad de la prescripción.

La Dra. Jeffery investiga las prácticas y las políticas de la atención médica en el Centro Robert D. y Patricia E. Kern para la Ciencia de Brindar Atención Médica de Mayo Clinic. El autor experto del estudio es el Dr. Nilay Shah, subdirector de investigación del Centro.

El estudio fue posible gracias al Centro Robert D. y Patricia E. Kern para la Ciencia de Brindar Atención Médica de Mayo Clinic. Los investigadores usaron la bodega de datos de OptumLabs que contiene datos administrativos y despersonalizados sobre reclamos al seguro, entre ellos, reclamos médicos e información sobre elegibilidad de un plan de seguro médico grande de Estados Unidos, así como datos de los expedientes médicos electrónicos de una red nacional de grupos de proveedores de atención médica.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro y dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Infórmese más acerca de Mayo Clinic. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic.

Contacto para los medios de comunicación:
Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo electrónico: newsbureau@mayo.edu.

Please login or register to post a reply.