• By Sharon Theimer

Preguntas y respuestas: Modelos obtenidos con impresión tridimensional suelen ser valiosos para los cirujanos

July 2, 2018

Modelo tridimensional del corazónESTIMADA MAYO CLINIC:
Escuché que los médicos ahora usan impresiones tridimensionales a fin de prepararse para cierto tipo de cirugías. ¿Cómo funcionan y cuándo se usan?

RESPUESTA:
Cada vez se vuelve más común recurrir a los modelos obtenidos a través de impresiones tridimensionales para prepararse y planificar una cirugía. Estos modelos de tamaño real y específicos a un paciente pueden ser muy valiosos para los cirujanos, a medida que deciden cuáles métodos y técnicas serían mejores para una determinada cirugía. Los modelos son particularmente útiles en procedimientos raros, complejos o quizás nuevos. Estos modelos tridimensionales también desempeñan una función importante en la educación.

Los modelos son creados por una impresora que toma la información de las exploraciones por imágenes de los pacientes, como tomografías computarizadas y resonancias magnéticas, para luego, capa por capa, producir un modelo tridimensional de la anatomía del paciente. El material de los modelos, normalmente, es plástico o algún tipo de polímero. En algunos casos, los modelos tridimensionales se crean con material blando para que los cirujanos practiquen la técnica quirúrgica primero en el modelo, método que aporta más exactitud al realizar el procedimiento mismo.

El tamaño real de los modelos tridimensionales permite recrear la anatomía personal de cada paciente. Esto ofrece a los cirujanos la oportunidad de sostener con las manos y rotar los modelos para entender mejor cómo posicionar al paciente en la mesa quirúrgica durante la operación y determinar dónde deben hacerse las incisiones quirúrgicas. Además, hace posible que los cirujanos vean si hay otros métodos quirúrgicos diferentes, en los que quizás no pensaron o no consideraron factibles, cuando estudiaban el caso con las imágenes bidimensionales tradicionales. Al examinar los modelos tridimensionales, a menudo, se encuentran ciertas peculiaridades de la anatomía del paciente que alteran el rumbo de la cirugía.

Por lo general, esta tecnología se aplica en las cirugías que involucran a la cabeza y el cuello, y es especialmente útil para planificar una reconstrucción compleja de la cara o de las vías respiratorias. Los modelos tridimensionales también se vuelven más comunes en otras cirugías diferentes, entre ellas, de corazón y pulmón, de reconstrucción articular y de resección tumoral.

Los modelos tridimensionales también desvanecen algunas incertidumbres que, de otra manera, serían parte del procedimiento quirúrgico, y el hecho de tener estos modelos facilita la comunicación entre el equipo quirúrgico. Los modelos tridimensionales también pueden servir como medios de enseñanza para quienes se capacitan quirúrgicamente y como ayuda para instruir al paciente, porque antes de someterlo a una cirugía, se le puede enseñar el modelo tridimensional de su anatomía. Ver un modelo anatómicamente correcto de su estructura interna le ofrece al paciente una idea mejor de qué sucederá durante la operación.

No obstante, estos modelos tienen algunos inconvenientes. El proceso de impresión, por ejemplo, es lento y puede resultar caro. Un modelo pequeño puede demorar 4 a 6 horas para estar listo y un modelo grande y complejo puede requerir hasta 24 horas. Cuando se usan estos modelos, también hay que contar con más tiempo para planificar y preparar el procedimiento quirúrgico, antes de llevarlo a cabo. No todas las organizaciones de atención médica tienen los recursos necesarios para ofrecer impresiones y modelos tridimensionales, aunque a medida que transcurre el tiempo, la tecnología se vuelve menos cara y más accesible. Sin embargo y de manera general, el potencial de los modelos tridimensionales de mejorar los resultados quirúrgicos es amplio y excede con creces a los inconvenientes.

Algún día, ojalá sea posible aplicar habitualmente esta tecnología para no solo producir modelos de la anatomía del paciente, sino para también fabricar estructuras a medida que puedan implantarse dentro de los pacientes durante las cirugías. Por ejemplo, una impresora tridimensional puede fabricar un estent que encaje con precisión dentro del corazón de un paciente, o producir una sonda endotraqueal hecha a medida para un paciente que necesita ayuda respiratoria a largo plazo. Al respecto, existen pocos informes sobre casos de estent con impresión tridimensional; pero en otros casos, la tecnología tridimensional ya ayuda a fabricar articulaciones artificiales y otros implantes personalizados para un paciente en especial. En resumen, el futuro de la impresión tridimensional en el campo quirúrgico luce bastante esperanzador.

Dr. Karthik Balakrishnan, Otorrinolaringología Pediátrica de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Please login or register to post a reply.