• By Sharon Theimer

Trasplante y programa de Mayo Clinic para cuidados domiciliarios ofrecen esperanza a mujer salvadoreña con cáncer

13 abril 2022
Verónica Ciudad-Real

JACKSONVILLE, Florida. Cuando Verónica Ciudad-Real recibió a principios del año el diagnóstico de mieloma múltiple, cáncer de la sangre del cual ella nunca había escuchado hablar, tuvo muchas preguntas y pocas respuestas. A sus 40 años, era más joven que la mayoría de las personas que sufren de esta enfermedad. Luego, supo que el tratamiento que más requería no estaba disponible en su país natal, El Salvador, por lo que en medio de la pandemia de COVID-19, Verónica se veía obligada a viajar sin su hija de 14 años para un trasplante de médula ósea que le salvara la vida.

A medida que los familiares buscaban alternativas en el Internet, Mayo Clinic aparecía una y otra vez como líder en la atención del mieloma múltiple, pero la idea de comunicarse con una organización de atención médica a miles de kilómetros de distancia y sin hablar inglés era abrumadora para Verónica, quien empezó a recibir quimioterapia a nivel local.

Después de que Jeannette, la hermana de Verónica que estaba de visita desde los Estados Unidos, le hiciera un comentario a algún conocido, se enteraron de que Mayo Clinic contaba con una persona de contacto para pacientes en El Salvador. Poco después, se comunicaron con Claudia María Fernández, cuya función principal es coordinar la atención médica de los pacientes internacionales en las tres sedes de Mayo Clinic en los Estados Unidos. Ella se encargó de hacer los arreglos para que Verónica mantuviese una reunión virtual con el Dr. Sikander Ailawadhi, hematólogo y oncólogo del Centro Oncológico de Mayo Clinic en Jacksonville (Florida) y experto en mieloma múltiple. A través de la videollamada, se creó el plan que culminaría con un trasplante de médula ósea para Verónica.

«Al principio, sentí un temor natural por el proceso que me describía el doctor. Tenía miedo de estar en el hospital y de la barrera del idioma», dice Verónica. Jeannette, quien vive a unas dos horas al suroeste de Mayo Clinic, sería su compañera constante y su voz.

El 4 de julio de 2021, Verónica viajó hasta los Estados Unidos para empezar el proceso del trasplante. Pese a las ganas que tenía de empezar, sintió ansiedad cuando supo que debería pasar unas dos semanas en el hospital después del trasplante. El equipo de atención médica reconoció las dificultades de la situación, agravadas por la COVID-19, y propuso una alternativa: Verónica calificaba para el programa de Control Domiciliario Avanzado en Mayo Clinic y eso significaba que podía recuperarse en compañía de sus familiares.

https://youtu.be/Ga35X1X6yP0

El programa empezó en junio de 2020 para brindar a los pacientes con afecciones que anteriormente se controlaban en el hospital la alternativa de recibir en casa servicios compasivos, de alta calidad, virtuales y en persona para el cuidado médico y la recuperación. Verónica fue la primera receptora de trasplante de médula ósea que se recuperó en la comodidad de su hogar.

«Cuando Mayo nos presentó el programa de Cuidados Domiciliarios Avanzados, mis temores y mi ansiedad disminuyeron enormemente porque mi familia iba a estar conmigo todo el tiempo», afirma Verónica.

La familia arrendó una casa a pocos kilómetros de la clínica, donde Verónica se les unió después de tres días del trasplante. La transición al cuidado domiciliario le pareció fácil. 

«Aunque mi hija estaba en El Salvador, podía llamarme y hablar conmigo en cualquier momento. Mi familia siempre estaba allí para darme apoyo constante. Me ayudaron físicamente y emocionalmente para que me enfocara en la recuperación. Creo que eso contribuyó a mi pronta recuperación», añade.

La experiencia también fue gratificante para Jeannette. Notó que podía continuar trabajando mientras cuidaba a Verónica y que recibía el apoyo de toda la familia, cosa que habría resultado difícil de otra manera por las restricciones de la COVID-19.

Si bien necesitará seguimiento médico, Verónica puede anticipar que llevará una vida normal en los próximos años, afirma el Dr. Ailawadhi. En la cita a los 100 días del trasplante, el Dr. Ailawadhi le dio a Verónica la noticia que ella esperaba recibir: pronto podría regresar a El Salvador y reunirse con su hija Daniella.

«Para mi madre y para mí, estar separadas fue y todavía es un proceso doloroso, pero doy gracias a Dios y a todo el equipo de Mayo Clinic por el trasplante. Debido a este tratamiento, mi madre vivirá más tiempo y la tendré conmigo, a mi lado», asegura Daniella.

Con toda la emoción que siente por el regreso a casa, Verónica también reflexiona con gratitud sobre las dificultades.

«Yo estoy sumamente agradecida con Mayo Clinic. Ha sido una experiencia muy bonita sentirse como en casa, aun no sabiendo el idioma. Me he sentido querida por todos, por todo el personal. Tienen un equipo espectacular», concluye Verónica.

###

Señores periodistas: Hay un video en la Red Informativa de Mayo Clinic. La traducción del guion está aquí.

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a innovar la práctica clínica, la educación y la investigación, así como a ofrecer pericia, compasión y respuestas a todos los que necesitan recobrar la salud. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic para leer más noticias sobre Mayo Clinic.

Contacto para los medios de comunicación:
Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, newsbureau@mayo.edu