About

Member has chosen to not make this information public.

Posts (785)

1 day ago · Preguntas y respuestas: Corregir la pérdida auditiva en las personas mayores puede ayudar a que continúen participando de la vida

Un anciano sentado a la mesa

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Mi padre tiene 80 años y hace poco empezó con problemas para oír, pero él cree que no necesita una revisión, porque dice que es parte de envejecer. A mí me preocupa la repercusión que el hecho de no oír pueda tener sobre él, porque batalla para participar en una conversación y da la impresión de estar retraído. ¿Vale la pena llevarlo a una evaluación?

RESPUESTA:
Sí, su padre necesita una evaluación auditiva. Aunque la pérdida de la audición sea frecuente al avanzar en edad, también es importante confirmar la causa subyacente. Por lo general, se puede tomar medidas para mejorar la audición, independientemente de la edad de la persona, y corregir la pérdida auditiva en las personas mayores puede ayudarlas a mantenerse activas y continuar participando de la vida. Asimismo, puede disminuir el riesgo de sufrir otros problemas de salud.

La pérdida
auditiva es un problema extendido, pues alrededor de 36 millones de
estadounidenses sufren algún grado de pérdida auditiva y, a medida que la gente
envejece, aumenta la prevalencia. Aproximadamente el 33 por ciento de los
estadounidenses de 65 a 75 años de edad ha sufrido pérdida auditiva y esa cantidad
aumenta a casi el 50 por ciento a partir de los 75 años.

Si bien existen
tratamientos eficaces para mejorar la pérdida auditiva, solo alrededor del 20
por ciento de la gente a quienes el tratamiento beneficiaría realmente lo
busca. Dejar este problema sin tratamiento suele afectar considerablemente la
salud física, cognitiva y social de las personas mayores.

Según ocurre en el
caso de su padre, esa dificultad con las relaciones sociales y ese retraimiento
con los demás son consecuencias frecuentes de la pérdida auditiva; sin embargo,
esto puede escalar y convertirse en otros problemas. Cuando una persona carece
de buena interacción social, aumenta el riesgo de sufrir depresión
y también afecta negativamente sobre la alimentación y los hábitos de sueño. En
algunas personas, hasta puede aumentar el riesgo de alcoholismo o de otro tipo
de adicción a sustancias químicas.

La pérdida
auditiva, igualmente, puede repercutir sobre el estado físico, porque cuando es
difícil oír, la persona se queda en casa más a menudo, participa menos en
actividades físicas y se vuelve más sedentaria. Esa menor actividad física
puede derivar en ganancia de peso, menos tono muscular y falta de equilibrio
que aumenta el riesgo de sufrir caídas. Algunos investigadores dicen que la
pérdida auditiva no tratada lleva a tener más riesgo de problemas cognitivos, como
demencia
o enfermedad
de Alzheimer
.

Cuando se habla
del tratamiento para la pérdida auditiva, muchas personas piensan en los
audífonos, pero existen varias alternativas terapéuticas. Según la causa subyacente
del problema auditivo, el tratamiento puede incluir cirugía, un implante
coclear, audífonos, dispositivos de asistencia para escuchar o una combinación
de estas terapias.

La determinación
del tratamiento correcto empieza con una evaluación exhaustiva que permita
precisar la razón de la pérdida auditiva. Aunque no sea raro perder la audición
con la edad, también hay otros factores que pueden contribuir a esa
disminución. Por ejemplo, la acumulación de cerumen en el oído suele contribuir
a la dificultad para escuchar, pero generalmente un proveedor de atención médica
puede extraer la cera del oído con facilidad.

Si su padre
necesitara audífonos, tal vez le tranquilice saber que esa tecnología ha
avanzado enormemente en las últimas décadas. Los audífonos de hoy en día
reconocen mejor los diferentes entornos y se ajustan automáticamente para que
la persona pueda escuchar, además de ser bastante personalizados. Los audífonos
actuales también se comunican sin ningún problema con teléfonos y otros
dispositivos, como televisores y micrófonos, para que sea más fácil escuchar
con esos aparatos.

Motive a su padre
a realizarse la evaluación. Tratarle la pérdida auditiva muy probablemente
sirva para mejorar su bienestar físico, mental y emocional, así como para
disminuir el riesgo de otros problemas de salud que aparecen debido a la
pérdida de la audición. 

Dr.
Colin Driscoll
, Otolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello de Mayo Clinic
en Rochester, Minnesota.

4 days ago · Consejos de salud: Las grasas trans son un problema doble para la salud del corazón

Grasas saludables: aceites de oliva, frutos secos y avocado

Las grasas trans aumentan el colesterol
de lipoproteína de baja densidad (LDL), o colesterol «malo», y reducen el
colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL), o colesterol «bueno». Obtén
más información sobre las grasas trans y sobre cómo evitarlas.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Los médicos
consideran que las grasas trans son el peor tipo de grasa que puedes consumir.
A diferencia de otras grasas alimenticias, las grasas trans, también llamadas
«ácidos grasos», aumentan el colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL),
o colesterol «malo», y reducen el colesterol de lipoproteína de alta densidad
(LDL), o colesterol «bueno».

Una
alimentación con alto contenido de grasas trans aumenta el riesgo de sufrir una
enfermedad cardíaca, la principal causa de muerte en hombres y mujeres. A
continuación, se incluye información acerca de las grasas trans y cómo
evitarlas.

¿Qué es una grasa trans?

Algunas carnes
y productos lácteos contienen pequeñas cantidades de grasa trans natural. Sin
embargo, la mayor parte de las grasas trans se forman en un proceso industrial
que agrega hidrógeno al aceite vegetal, lo que hace que el aceite se vuelva
sólido a temperatura ambiente.

Es menos
probable que este aceite parcialmente hidrogenado se ponga feo; por lo tanto,
los alimentos elaborados con él duran más tiempo. Muchos restaurantes usan
aceite vegetal parcialmente hidrogenado en las freidoras para no tener que
cambiarlo tan seguido como los demás aceites.

Las grasas trans en tus comidas

La forma
elaborada de la grasa trans, conocida como «aceite parcialmente hidrogenado»,
se encuentra en una variedad de productos alimenticios, entre ellos, los
siguientes:

  • Productos horneados. La mayoría de los pasteles, las
    galletas dulces, las masas de tartas y las galletas contienen grasa que, por lo
    general, se elabora a partir de aceite vegetal parcialmente hidrogenado. Los
    glaseados listos para consumir son otra fuente de grasas trans.
  • Tentempiés. Las papas fritas, los totopos de maíz y los nachos
    a menudo contienen grasas trans. Aunque las palomitas de maíz pueden ser un
    refrigerio saludable, muchos tipos envasados o para preparar en el horno de
    microondas usan grasas trans para facilitar la cocción o realzar el sabor.
  • Alimentos fritos. Los alimentos que requieren
    freírlos en abundante aceite (las papas fritas, las donas y el pollo frito)
    pueden contener grasas trans provenientes del aceite utilizado en el proceso de
    cocción.
  • Masa refrigerada. Las galletitas enlatadas y los
    panecillos de canela con frecuencia contienen grasas trans, al igual que las
    masas congeladas para pizza.
  • Sustitutos de la crema y margarina. Los
    sustitutos de la crema y las margarinas en barra también pueden contener aceites
    vegetales parcialmente hidrogenados.

Cómo interpretar las etiquetas de información nutricional

En los Estados
Unidos, si un alimento contiene menos de 0,5 gramos de grasas trans por
porción, en la etiqueta puede figurar que contiene 0 gramos de grasas
trans. Esta cantidad oculta de grasas trans se puede acumular rápidamente, en
especial si comes muchas porciones de varios alimentos que contienen menos de
0,5 gramos por porción.

Cuando leas la
etiqueta de un alimento para ver si tiene grasas trans, lee también la lista de
ingredientes del alimento para comprobar si contiene aceite vegetal
parcialmente hidrogenado (esto indica que el alimento contiene un poco de
grasas trans, aunque el valor sea inferior a 0,5 gramos). Comer varias
porciones de alimentos que contienen un poco de grasas trans puede aumentar la
ingesta total de grasas trans a un nivel lo suficientemente alto para afectar
tu salud.

¿En qué medida se deben reducir?

Las grasas
trans, particularmente la variedad fabricada que se encuentra en el aceite
vegetal parcialmente hidrogenado, parecen no tener beneficios para la salud.
Los expertos recomiendan mantener el consumo de grasas trans lo más reducido
posible.

La
Administración de Alimentos y Medicamentos determinó que el aceite vegetal
parcialmente hidrogenado ya no es «generalmente reconocido como seguro» y que
debería retirarse progresivamente de la producción de alimentos en los próximos
años. Sin embargo, las grasas trans naturales seguirán estando presentes en
algunos alimentos.

De qué manera te perjudican las grasas trans

A los médicos
les preocupan las grasas trans porque aumentan el riesgo de tener ataques
cardíacos, accidentes cerebrovasculares o diabetes de tipo 2. Las grasas
trans también tienen un efecto perjudicial en los niveles de colesterol:
aumentan los niveles de colesterol LDL y disminuyen los niveles de colesterol
HDL. Existen dos tipos principales de
colesterol:

  • Lipoproteína de baja densidad (LDL). El
    colesterol LDL, o «malo», se puede acumular en las paredes de las arterias, lo
    que hace que estas se endurezcan y se estrechen.
  • Lipoproteínas de alta densidad (HDL). El
    colesterol HDL, o «bueno», recoge el exceso de colesterol y lo lleva de nuevo
    al hígado.

Si los
depósitos de grasa en las arterias se desgarran o se rompen, se puede formar un
coágulo de sangre y bloquear el flujo sanguíneo hacia una parte del corazón, lo
que puede provocar un ataque cardíaco, o hacia una parte del cerebro y causar
un accidente cerebrovascular.

¿Qué debes comer?

Los alimentos
sin grasas trans no son necesariamente buenos para ti. Los fabricantes de
alimentos pueden haber sustituido las grasas trans por otros ingredientes que
tampoco sean saludables. Algunos de estos ingredientes, como los aceites
tropicales —aceites de coco, palmiste y palma— tienen un alto contenido de
grasas saturadas.

Las grasas
saturadas elevan el colesterol total. En una alimentación saludable, entre el
20 y el 35 por ciento del total de calorías diarias puede provenir de la
grasa, pero las grasas saturadas no pueden exceder el 10 por ciento de tu
ingesta de calorías diarias.

Las grasas
monoinsaturadas, que se encuentran en los aceites de oliva, maní y canola, son
una alternativa más saludable a las grasas saturadas. Los frutos secos, el
pescado y otros alimentos que contienen ácidos grasos omega-3 no saturados
también son buenas opciones de alimentos con grasas saludables.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro y dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Infórmese más acerca de Mayo Clinic. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic.

Contacto para los medios de comunicación:
Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo
electrónico:
newsbureau@mayo.edu.

6 days ago · Preguntas y respuestas: La cirugía para reducción de mamas puede aliviar el dolor de espalda y cuello

Portrait of sad overweight young woman looking at camera.

ESTIMADA MAYO CLINIC:
¿Sería peligroso hacerle la cirugía para reducción de mamas a mi hija de 16 años?  Desde hace años, sufre de dolor del cuello y no quiere esperar más tiempo para operarse.

RESPUESTA:
La cirugía para reducción de las mamas es un procedimiento seguro y eficaz para aliviar el dolor del cuello y la espalda, así como otros problemas de los senos muy grandes. En la mayoría de los casos, se recomienda que las adolescentes esperen hasta terminar su desarrollo para someterse a la reducción de las mamas. Sin embargo, cuando los síntomas hacen difícil realizar las actividades cotidianas o interfieren con la calidad de vida, se puede proseguir con la reducción de las mamas aunque no haya terminado el desarrollo. En ese caso y si los senos todavía no han terminado de desarrollarse, existe la posibilidad de requerir una segunda operación más adelante. Igual que con toda cirugía, la reducción de las mamas conlleva algunos riesgos; pero si su hija está en manos de un cirujano acreditado y con experiencia, esos riesgos son bajos.

La cirugía para la
reducción de las mamas consiste en extraer de las mamas el exceso de tejido y
piel. La técnica específica que se emplea en la cirugía puede variar un poco.
Por lo general, el cirujano hace una incisión alrededor de la areola (la parte
oscura que rodea el pezón) y luego baja por el seno. Después, retira el exceso
de tejido mamario, de grasa y de piel para reducir el tamaño del seno.

En condiciones normales, no
se separa el pezón ni la areola para mantenerlos conectados a provisión
sanguínea y conservar la sensibilidad en el pezón después de la cirugía; pero
en ciertos casos raros, puede ser necesario extraer el pezón y la areola para
luego reconectarlos más alto en el seno, como injertos de piel. En esos casos,
el pezón queda entumecido después de la cirugía.

A fin de que su
hija pueda ser apta para la cirugía de reducción de las mamas, debe gozar de
buena salud y ser capaz de tolerar la anestesia. Además, necesita tener
suficiente tejido mamario restante después del procedimiento para que sea
posible moldearlo nuevamente en un seno de menor tamaño que coincida con su peso
y estructura corporal.

La cirugía para
reducción de las mamas suele aliviar el dolor
crónico de la espalda
, los espasmos musculares del cuello y el dolor del
hombro provocado por los senos grandes. Otras ventajas generales son: mejor
postura, mejor apariencia de los senos y menos irritación en la piel debajo de
los senos. La cirugía también puede ayudar a la autoimagen de su hija y
permitirle sentirse más cómoda al participar en actividades físicas.

En general, los riesgos principales de la cirugía para
reducción de las mamas son los mismos que los de cualquier otra cirugía, o sea,
de infección, sangrado y coágulos
sanguíneos
. Existe también la posibilidad de sentir entumecimiento en los
pezones y las areolas después de la cirugía. Además, es importante que su hija
esté consciente que tendrá cicatrices permanentes en la parte interior y
exterior de los senos. Las cicatrices se van atenuando con el tiempo, pero
nunca desaparecen. Si su hija tiene hendiduras profundas en los hombros por la
presión del sostén (brasier), estas quedarán allí después de la cirugía, pero habrá
menos presión.

En
algunos casos, la cirugía para reducción de las mamas dificulta la lactancia,
pero todo depende de la técnica quirúrgica utilizada. Hable con el cirujano de
su hija acerca de la técnica a emplearse y la probabilidad de que interfiera
con la lactancia.

Si
bien su hija sentirá un poco de dolor después de la operación, lo podrá
controlar bien con analgésicos y no durará mucho tiempo. La recuperación de la
cirugía normalmente lleva varias semanas, aunque su hija podrá reanudar sus
actividades diarias dos semanas más tarde. Después de la cirugía para reducción
de las mamas, las restricciones para levantar objetos pesados y hacer otro tipo
de actividad física normalmente duran hasta 4 semanas.

Le recomiendo que tanto usted como su hija se
reúnan con un cirujano plástico a fin de preguntar y hablar acerca de las
expectativas de la cirugía para reducción de las mamas. Pregunte qué riesgos
específicos tiene una adolescente que se somete al procedimiento y no olvide aclarar
 todas sus dudas, antes de la operación.

Dr.
Nho Tran
, Cirugía Plástica de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Mon, Aug 12 1:21pm · Preguntas y respuestas: ¿Cuándo puede esperar la cirugía de cataratas?

closeup of person's eye with cloudy vision cataract

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Me acaban de diagnosticar una catarata, pero no me molesta para nada. ¿Sería prudente operarme ahora la catarata o puedo esperar? ¿Cuánto tiempo lleva la recuperación de la cirugía?

RESPUESTA:
No es raro que una catarata avance lentamente, por lo que, muy bien puede ser que usted no se percate de problemas con la vista o que estos sean mínimos. No obstante, en algún punto, la catarata empezará a oscurecerle la visión y eso le hará ver imágenes borrosas, turbias o tenues. Si la catarata aún no le afecta la visión, no hay problema en aplazar por ahora la cirugía.

La
catarata se presenta cuando se enturbia el lente naturalmente claro del ojo. El
lente se ubica detrás de la parte coloreada del ojo, lamada iris, y enfoca la
luz que ingresa al ojo a fin de producir imágenes claras y nítidas en la
retina. El lente ocular suele ser transparente y nítido, pero una vez que
aparecen los síntomas de una catarata, la visión es similar a ver a través de
un vidrio sucio o nublado. Aunque todavía pueda conducir, mientras más
comprometida esté la visión, mayor riesgo tendrá de sufrir un accidente.

Afortunadamente, la cirugía para extraer la
catarata suele ser segura y muy eficaz. En la mayoría de los casos, se la lleva
a cabo como un procedimiento ambulatorio que dura alrededor de 20 minutos. En
el procedimiento, el cirujano extrae el lente opaco del ojo y lo reemplaza con
un lente plástico que se asienta en el mismo lugar donde estuvo el lente
natural. Este lente artificial es durable y, por lo general, nunca requiere
reemplazo.  La cirugía de la catarata
aclara la visión en aproximadamente el 95 por ciento de los casos.

Además de corregir la catarata, el lente
artificial colocado durante la operación generalmente también corrige la visión
a distancia o la visión de cerca, en caso necesario. Sin embargo, aún podría
ser necesario usar anteojos o lentes de contacto para corregir la visión de
cerca, la visión a distancia o ambas.

Después de la operación, el cirujano tapa el
ojo con un parche y un escudo protector, que se los mantiene colocados por un
tiempo menor a 24 horas. Una vez retirados el parche y el escudo protector, la
mayoría de las personas puede retomar su actividad normal.

Una
razón general por la que las personas consideran someterse a la cirugía de
cataratas es para mejorar su visión y poder conducir sin peligro. Un estudio
del año 2018 sobre personas con cataratas en ambos ojos descubrió que en los
participantes a quienes se les operó un ojo, el riesgo de sufrir un choque
automovilístico se redujo en el 61 por ciento, comparado con el año anterior al
procedimiento.  No obstante, los
accidentes automovilísticos no son el único riesgo, pues los estudios muestran
que las cataratas también aumentan el riesgo de sufrir caídas. La cirugía
mejora la claridad, la percepción del color y el brillo, además de ayudar con
la visión nocturna.

Consulte al proveedor de atención médica
cuando sienta que la catarata restringe su visión o su capacidad de realizar
actividades normales, como leer o conducir por la noche. Ese profesional puede
hablar con usted respecto a los beneficios y los riesgos del procedimiento.

A fin de mantener sanos los ojos, acuda donde
el oftalmólogo con regularidad. Detectar pronto las cataratas y otros problemas
oculares generalmente permite administrar el tratamiento más eficaz para la
situación. Pida al proveedor de atención médica que le ayude a determinar las
fechas adecuadas para sus exámenes oftálmicos. 

Dr.
Amir Khan
, Oftalmología de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Fri, Aug 9 1:56pm · Consejos de salud: ¿Le diagnosticaron cáncer? A continuación le ofrecemos consejos para afrontar lo que viene

Un hombre de mediana edad con una gorra de béisbol mira triste, pensativo, preocupado y deprimido por la ventana

Un experto en cáncer de Mayo Clinic explica qué esperar
después de un diagnóstico de cáncer.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

En Estados
Unidos, a casi el 50 por ciento de todos los hombres y el 33 por ciento de
todas las mujeres se les diagnostica cáncer en algún momento de sus vidas y, a
menudo, ese diagnóstico se presenta con muy pocas advertencias.

A continuación,
el Dr.
Edward T. Creagan
, oncólogo de la sede de Mayo Clinic en Rochester
(Minnesota), brinda sus consejos respecto a qué esperar y cómo afrontar el
diagnóstico de cáncer.

¿Qué se le
podría aconsejar a alguien que acaba de recibir el diagnóstico de cáncer? 

A esa persona, yo le diría lo siguiente:

Infórmate sobre los detalles del diagnóstico de cáncer. 

  • Primero, averigua el nombre del cáncer, el tamaño y la ubicación,
    dónde se originó y si se ha propagado. Averigua si se lo considera un cáncer de
    crecimiento lento o agresivo.
  • Pregunta cuáles son las opciones de tratamiento
    disponibles, la tasa de éxito de cada  tratamiento
    y qué efectos secundarios puedes esperar con cada uno. Sin esa información, no
    podrás entender con exactitud el problema ni saber qué esperar del tratamiento.

Cuenta con un acompañante. 

  • Ten presente que este es un momento de crisis personal y
    que probablemente no puedas retener nada de la información importante que te
    den. 
  • Por ello, lleva un acompañante contigo; lleva a alguien confiable,
    que vele por tus intereses y que sea de tu agrado. Puede ser útil para ti
    contar con alguien que te ayude a ordenar la información.

¿Cuándo debes
consultar con un especialista en el diagnóstico y el tratamiento del cáncer
(oncólogo)?

Esto depende
del tipo de cáncer, del estadio y de las opciones de tratamiento existentes.

Hay muchos
tipos diferentes de cáncer y no todos requieren un oncólogo. Por ejemplo,
algunos tipos de cáncer pueden extirparse quirúrgicamente y casi no tienen
probabilidad de recurrir, como el cáncer de células basales de la piel.

Ciertos tipos
de cáncer los atienden mejor otros especialistas. Por ejemplo, los
especialistas en tiroides tratan mejor determinados tumores tiroideos, porque
atienden a pacientes con ese tipo de cáncer con mucha más frecuencia que los oncólogos.

En la gran
mayoría de los casos de cáncer, lo que se recomienda es al menos consultar con
un con un oncólogo para escuchar su opinión. Habla con el médico que sea el
mejor especialista para tu tipo de cáncer.

¿Vale la pena
buscar una segunda opinión después de un diagnóstico de cáncer?

Siempre es
razonable pedir una segunda opinión con un oncólogo.

Piensa en pedir
una cita en un centro oncológico especializado. En Estados Unidos, esa
institución puede ser una de las designadas en todo el país como centro
oncológico por el Instituto Nacional del Cáncer. Esos centros, por lo general,
pertenecen a una universidad o a un centro médico de mayor tamaño.

Si bien es
razonable pedir una segunda opinión, no pierdas el tiempo visitando seis o
siete centros oncológicos diferentes para ver a muchos médicos que
probablemente te digan lo mismo. Si la primera y la segunda opinión son
similares, probablemente no escuches nada diferente de los demás oncólogos.

¿Qué cualidades
debería tener tu médico?

Busca un
médico que:

  • Sepa escuchar. Es importante encontrar un
    médico que escuche tus inquietudes, porque te será más fácil hacerle preguntas.
  • Pueda explicar. Quieres un médico que hable
    claro para que te explique en palabras comprensibles qué tienes, cuáles son las
    opciones de tratamiento y cuál es el pronóstico.
  • Sepa entender. Busca aquella cualidad
    difícil de encontrar de sintonía entre tú y el médico, porque deseas un médico que
    te entienda. Si no hay sintonía, busca otro médico, porque aunque ese
    profesional sea muy calificado, lo mejor será cambiarlo si no sientes afinidad
    con esa persona.

Haz que la
relación con tu médico sea colaboración conjunta. En el tratamiento, la mejor
relación es aquella en la que puedes hacer preguntas y participar en tu
cuidado.

¿Qué debes
tener en cuenta al analizar las alternativas de tratamiento?

Cuando analices
las alternativas de tratamiento con el médico, debes comprender que:

Los
tratamientos evolucionan.
 Tradicionalmente, la cirugía ha sido el pilar del
tratamiento para la mayoría de los tipos de cáncer.

Sin embargo, la
tendencia últimamente ha sido de llevar a cabo cirugías menos extensas para
tratar el cáncer.

Por ejemplo,
hace una generación, el tratamiento para las mujeres con cáncer de mama era la
mastectomía radical. Hoy en día, en cambio, se conserva la mama en muchos casos
y se extirpa solamente el tumor canceroso junto con un margen del tejido circundante,
por seguridad; luego, se administra radioterapia y, a veces, quimioterapia o
tratamiento hormonal. La eficacia de este método es igual a la de las cirugías
más extensas. 

Las alternativas
de tratamiento varían.
 Infórmate sobre la enfermedad y los métodos a los
que comúnmente se recurre para  tratarla.

Algunos tipos
de cáncer responden mejor a la radiación y otros, a la quimioterapia o a los
tratamientos hormonales. Algunos requieren un tipo de terapia, a diferencia de
otros que necesitan una combinación de tratamientos.

A veces, basta
con la simple observación del cáncer, en lugar de proseguir con un tratamiento.
Algunos tipos de cáncer presentan pocos síntomas o ninguno, causan pocos problemas
y dolor mínimo o ningún dolor y hasta pueden permanecer inactivos durante
largos períodos. En estos casos, el tratamiento no suele mejorar la calidad de
vida.

Otros tipos de
cáncer son agresivos y pueden causar problemas importantes. En esos casos, se
justifica proseguir con el tratamiento.

Pregunta qué sucedería
si no recibes ningún tratamiento y compara la respuesta con los resultados que
se esperarían obtener con el tratamiento.

Los
tratamientos tienen efectos secundarios.
 Necesitas entender qué efectos
secundarios puedes esperar y qué beneficios te ofrece el tratamiento. Luego, sopesa
cuán dispuesto estás a tolerar los efectos secundarios para obtener esos
beneficios.

Los objetivos
de la terapia pueden variar y nadie más que tú toma la decisión de qué efectos
secundarios estás dispuesto a aceptar para alcanzar el objetivo.

Por ejemplo, si
eres joven y tienes una enfermedad curable, es posible que estés dispuesto a
tolerar a corto plazo efectos secundarios muy graves, a cambio de poder
eliminar la enfermedad. Pero si tienes 85 años y padeces una enfermedad
incurable, puede que no desees aceptar los efectos secundarios graves si el
objetivo es vivir solo un mes más o dos.

Pregúntale al
médico qué se logrará con el tratamiento.

Por ejemplo, suena
genial que el médico afirme que el tratamiento mejorará la supervivencia en un
50; pero si ese 50 por ciento significa prolongar la vida 8 o 12 semanas
y el resto del tiempo pasas vomitando y luchando contra las náuseas, la debilidad
y el cansancio, tal vez no hayas ganado mucho.

¿No son
terribles los efectos secundarios de todos los tratamientos oncológicos?

No necesariamente
lo son. Los tratamientos oncológicos tienen efectos secundarios, pero la
mayoría son predecibles.

El médico puede
darte un plan para evitar muchos efectos secundarios y, además, tratar o
aliviar otros.

En general, los
efectos secundarios son reversibles y tu médico debe concentrarse en ayudarte a
lidiar con ellos.  

Cuando elijas
un tratamiento, piensa en los posibles efectos secundarios, pero también ten en
cuenta que la mayoría de ellos no son tan malos como dicen.

Pregúntale a tu
médico qué puedes esperar:

  • ¿Cuán mal te sentirás?
  • ¿Cuánta energía tendrás durante el tratamiento?
  • Si actualmente trabajas 50 horas por semana,
    ¿podrás trabajar la misma cantidad de tiempo durante el tratamiento? ¿Podrás, a
    lo mejor, trabajar 20 horas?

Necesitas
saber la respuesta a estas preguntas y la decisión de continuar con el
tratamiento solamente tuya.

¿Cuál es la
función de tu familia y amigos?

Aunque
posiblemente tengan las mejores intenciones, a veces, los familiares y los
amigos abruman con las investigaciones que hacen. Quizás se entusiasmen mucho y
promuevan un tratamiento agresivo, cuando en realidad no entienden bien los
efectos secundarios ni los resultados.

No obstante,
familiares y amigos desempeñan un papel fundamental en la supervivencia. Varios
estudios han vinculado a la supervivencia del cáncer con el contacto social, pero
conoce tus límites y tómate un descanso si necesitas reorganizar tus ideas.

Define tus
prioridades y reconoce tus limitaciones.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro y dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Infórmese más acerca de Mayo Clinic. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic.

Contacto para los medios de comunicación:
Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo
electrónico:
newsbureau@mayo.edu.

Wed, Aug 7 12:46pm · Preguntas y respuestas: ¿Cómo se diagnostica la fibromialgia?

Una anciana se relaja en el parque

ESTIMADA MAYO CLINIC:
¿Existe algún análisis específico para diagnosticar definitivamente la fibromialgia? En caso de no haberlo, ¿cómo diagnostican los médicos confiadamente este trastorno?

RESPUESTA:
No existe ningún análisis que, por sí solo, diagnostique la fibromialgia. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurría antes, la fibromialgia ya no se diagnostica por exclusión; es decir, ya no hay que descartar todas las demás afecciones que pueden provocar síntomas similares para diagnosticar fibromialgia. Ahora se diagnostica con base en los síntomas específicos y se entiende que la fibromialgia puede coexistir con otros trastornos de dolor crónico, como a menudo ocurre.

La fibromialgia es un trastorno que se
caracteriza por sentir dolor en todo el cuerpo. El dolor de la fibromialgia es
generalizado y amplifica cualquier fuente de dolor que exista, como la artritis.  Las personas con fibromialgia suelen sufrir
de dolor generalizado y de molestias migratorias en los músculos sin que haya
ninguna lesión muscular oculta y normalmente sienten el dolor de forma más
intensa que otros. Los investigadores creen que ese dolor generalizado y
amplificado ocurre porque la fibromialgia afecta la forma en la que el cerebro
procesa las señales de dolor.

El dolor de la fibromialgia no es igual en
todos los que padecen el trastorno. En algunas personas, la piel puede ser
extremadamente sensible a cualquier presión suave; en otras, las articulaciones
de los dedos pueden ser muy sensibles, aunque no se pongan rojas ni se hinchen
y, por último, están quienes tienen mucha sensibilidad en los músculos de la
espalda dorsal y del cuello.

Debido a que la fibromialgia tiende a
amplificar el dolor generado por otras afecciones, los pacientes con lupus
o con artritis
reumatoide
posiblemente sienten mucho más dolor en las articulaciones de lo
que se esperaría según las medidas de inflamación objetivas. Uno de los
distintivos de la fibromialgia, precisamente, es sentir un dolor
desproporcionado al grado de daño tisular.

Aparte del dolor, la fibromialgia también
produce otros síntomas, como cansancio, dolores de cabeza crónicos, síndrome
del colon irritable
, cistitis
intersticial
, sueño no reparador y alteración en la capacidad de
concentrarse, de prestar atención y de enfocarse mentalmente. 

Antes, para
diagnosticar la fibromialgia, los proveedores de atención médica presionaban
firmemente sobre 18 puntos específicos del cuerpo para ver cuántos de ellos
eran dolorosos en esa persona. El diagnóstico requería que hubiesen 11 o más
puntos dolorosos. Luego, para explicar los síntomas, los proveedores de
atención médica debían descartar otras afecciones que producen dolor, como
lesiones, neuropatía, artritis y trastornos del tejido conectivo. Ahora, en
cambio, es muy claro que una persona puede tener una afección que le provoca
dolor crónico y también fibromialgia.

Por lo tanto, no es necesario
eliminar la posibilidad de todos los demás trastornos de dolor crónico, antes
de llegar al diagnóstico de fibromialgia. No obstante, es importante realizar
un análisis exhaustivo para evaluar otras afecciones escondidas, porque esa
información sirve como guía para formular un plan de tratamiento eficaz. Además,
reducir el dolor producto de otras afecciones crónicas coexistentes puede
disminuir el dolor relacionado con la fibromialgia.

El diagnóstico
de fibromialgia ahora se hace con base en los síntomas de dolor generalizado,
cansancio, sueño no reparador y alteración cognitiva, normalmente después de
que la persona ha sentido dolor en todo su cuerpo durante más de tres meses. “Generalizado”
significa que el dolor está presente en ambos lados del cuerpo, tanto por
encima como por debajo de la cintura.

El diagnóstico de fibromialgia es difícil, en
parte, porque los síntomas tienden a ser inconstantes; es decir, aumentan y
disminuyen con el tiempo. Además, puede resultar complicado distinguir el
trastorno de otras afecciones. Cuando los pacientes que sufren de dolor
generalizado ven que se vuelve más intenso y constante de lo que se esperaría
para la dimensión del daño tisular, entonces podría tratarse de fibromialgia.
Un ejemplo común es aquel del paciente con artritis reumatoide bien tratada y
sin evidencia de inflamación ni erosión articular que siente dolor fuerte en
las articulaciones.

Cuando se sospecha fibromialgia, es
importante que un especialista con experiencia en la atención de personas con
ese trastorno evalúe la situación. Es fundamental diagnosticar la fibromialgia
de forma oportuna y exacta, porque puede convertirse en una afección
debilitante y alterar considerablemente la vida cotidiana. Si bien no existe
cura, reconocer pronto la fibromialgia reduce la necesidad de hacer más
análisis diagnósticos para explicar ese dolor crónico y generalizado. Una vez
identificada la fibromialgia, las estrategias para controlar el dolor permiten mantener
a raya los síntomas.

Dr. Christopher Aakre, Clínica de Fibromialgia y Cansancio Crónico de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Artículo relacionado

Preguntas y respuestas: Entender el síndrome de dolor miofascial y la fibromialgia (febrero 2, 2018)

Wed, Aug 7 11:49am · El asesoramiento profesional alivia síntomas de agotamiento en médicos

Una mentora profesional habla con una mujer joven

ROCHESTER,
Minnesota: Los médicos en Estados Unidos presentan el doble de síntomas de
agotamiento que todos los demás empleados, hecho que compromete la calidad de
la atención médica y pone en peligro a los pacientes. En un estudio de JAMA
Internal Medicine
(Medicina Interna de la Revista de la Asociación
Médica Americana), los investigadores de Mayo Clinic proponen un nuevo método
para combatir el agotamiento: el asesoramiento profesional externo.

La
Organización Mundial de la Salud definió al agotamiento como “una sensación de
absoluta falta de energía o extenuación, un mayor distanciamiento mental del
trabajo que se realiza o sentimientos de negativismo y cinismo con relación al
trabajo, así como menos eficiencia profesional”. El agotamiento causa problemas
tanto a los médicos como a sus pacientes. El presente estudio, dirigido por la Dra. Liselotte
Dyrbye
y por el Dr. Colin
West
,
investiga el efecto del asesoramiento profesional externo (enfocado en fijar
metas profesionales, elecciones laborales, relaciones profesionales y cambios
influyentes en el trabajo) sobre la reducción del agotamiento. Si bien los
investigadores ya estudiaron el asesoramiento en otros contextos, este es el
primer estudio que explora específicamente su efecto sobre el agotamiento de
los médicos.

“Es
fundamental ayudar a los médicos a orientarse en sus decisiones profesionales y
a controlar el estrés en su trabajo. Muchos de estos médicos cuentan con un
buen sistema de apoyo informal, pero los asesores profesionales pueden tratar
una variedad de temas y carencias, además de brindar un entorno seguro donde es
posible admitir las vulnerabilidades y las incertidumbres percibidas. Realmente
creemos que esto permitirá más a los médicos controlar sus carreras
profesionales y cambiar los aspectos perjudiciales del ambiente laboral para
que, en última instancia, puedan hacer bien su trabajo, sin sentirse
abrumados”, afirma la Dra. Dyrbye.

Los
participantes fueron 88 médicos en pleno ejercicio que empezaron el estudio con
varios cuestionarios de autoevaluación que averiguaban acerca del agotamiento,
la calidad de vida, la resiliencia y la satisfacción laboral. Luego, tuvieron 6
sesiones con un asesor profesional debidamente acreditado y ajeno a la
profesión de médico, quien trabajó con ellos en temas elegidos por los
participantes. Después de las 6 sesiones, los médicos respondieron los mismos
cuestionarios para documentar el progreso.

Los
resultados fueron halagadores. Los médicos informaron sentir menos agotamiento
y tener mayor calidad de vida después del asesoramiento, comparado con la
situación anterior. Cabe mencionar que los investigadores también administraron
las pruebas a médicos que no recibieron ningún asesoramiento. Durante el mismo
período, la realidad fue que estos médicos informaron más extenuación emocional
y menor calidad de vida, lo cual solo demuestra cuánto pueden empeorar estos
síntomas si no se los trata.

Hay que
estudiar más la eficacia del asesoramiento profesional combinado con otros
programas, pero estos resultados plantean que se lo puede añadir a la creciente
lista de métodos basados en la evidencia para apoyar a los médicos y, por
extensión, a los pacientes a quienes prestan servicio. Aunque el asesoramiento
profesional es útil, hay que ofrecerlo conjuntamente con otros esfuerzos
organizacionales para mejorar el ambiente de la práctica médica y abordar las
causas subyacentes del agotamiento entre los médicos.

Otros
autores del estudio son la Doctora en Educación Priscilla Gill y Daniel Satele,
por parte de Mayo Clinic, así como el Dr. Tait Shanafelt por parte de la
Universidad de Stanford. El estudio se financió gracias a la Fundación de los
Médicos y a Mayo Clinic.

###

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro y dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación que ofrece atención experta e integral a todos los que necesitan recobrar la salud. Infórmese más acerca de Mayo Clinic. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic.

Contacto para los medios de comunicación: 
Sharon Theimer, Relaciones Públicas de Mayo Clinic, 507-284-5005, correo
electrónico:
newsbureau@mayo.edu.

Mon, Aug 5 7:37pm · Preguntas y respuestas: ¿Por qué hay que dejar de fumar incluso después de un diagnóstico de cáncer?

smiling young man holding his father from behind on outdoor balcony

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Mi padre de 68 años acaba de empezar el tratamiento para un cáncer de la vejiga. Él fuma desde que tenía 20 años, pero el oncólogo le urgió a dejarlo. Me parece que, justo ahora que atraviesa por la quimioterapia, intentar dejar de fumar solamente añade más estrés a una situación ya de por sí difícil. ¿Es realmente este el mejor momento para dejar de fumar?

RESPUESTA:
Le agradezco por su pregunta y por compartir esta información acerca de su padre. Sí, este es el momento ideal para que su padre deje de fumar. Dejar de fumar ante un diagnóstico de cáncer puede aportar muchas ventajas, entre ellas, la posibilidad de obtener mejores resultados, de menos riesgo de recurrencia del cáncer y de mejor salud en general. Además, su padre cuenta con el apoyo del equipo de atención médica, a cuyos miembros puede recurrir a medida que avanza en el proceso de dejar de fumar.

Se ha establecido una vinculación entre
tabaquismo y cáncer
de pulmón
u otros cánceres de la cabeza y del cuello. Además, el tabaquismo
también participa en otros tipos de cáncer, como el de vejiga
y los gastrointestinales, o sea, cáncer del estómago,
del riñón,
del páncreas,
del colon
y del recto.

Dejar de fumar después del diagnóstico de uno
de estos tipos de cáncer puede reducir el riesgo de que reaparezca la
enfermedad una vez terminado el tratamiento. De igual manera, reduce el riesgo
de sufrir otro tipo de cáncer en el futuro.

Dejar de fumar puede repercutir positivamente
sobre el tratamiento del cáncer. Consumir tabaco durante la quimioterapia provoca
variaciones en la reacción del cuerpo a los medicamentos. Los estudios muestran
que las personas que no fuman, a diferencia de los fumadores, suelen responder
mejor y de forma más predecible a la quimioterapia y sufren menos efectos
secundarios del tratamiento. Las personas no fumadoras también tienen menos
efectos secundarios de la radioterapia que los fumadores.

Una vez terminado el tratamiento contra el
cáncer, los beneficios duraderos para la salud de no fumar son importantes.
Dejar de fumar puede mejorar drásticamente la salud del corazón y de los
pulmones. Asimismo, puede disminuir la presión arterial y la frecuencia
cardíaca, reducir el riesgo de arteriopatía coronaria y enfermedades cardíacas,
aliviar los síntomas pulmonares del tabaquismo (asfixia y tos) y aumentar la
vitalidad física. Es decir, dejar de fumar puede añadir años a la vida de una
persona.

Si bien nunca es fácil dejar de fumar, muchas
personas a quienes se les acaba de diagnosticar un cáncer se muestran deseosas
por tomar medidas para mejorar su salud. Posiblemente, algunos ya intentaron
dejar de fumar, pero no tuvieron éxito y el diagnóstico de cáncer puede
servirles de motivación para intentarlo de nuevo. Además, familiares y amigos
están generalmente dispuestos en ese momento a ayudar y motivar a los pacientes
en su afán de mejorar la salud.

La necesidad de acudir regularmente a un
centro de atención médica durante el tratamiento del cáncer también puede
servir de motivación, porque los pacientes no pueden fumar dentro del hospital
ni en otras instituciones médicas y eso, en sí mismo, puede llevar a que
disminuya el hábito.  Además, los
miembros del equipo de atención médica tienen amplio acceso a varios recursos
para ayudar a las personas a dejar de fumar.

El camino hacia dejar el hábito de fumar es igual
para los pacientes con cáncer que para el resto de las personas. Es un proceso
simple, pero difícil, que suele requerir combinar la terapia conductual, compuesta
generalmente de asesoramiento y apoyo de profesionales con experiencia en dejar
de fumar, con
medicamentos para aliviar los síntomas de abstinencia a la nicotina y reducir
el impulso de fumar que suele llevar a la gente a recaer cuando intenta dejar
el hábito.

Aliente a su padre
a seguir el consejo del oncólogo respecto a dejar de fumar. Dígale que usted le
ayudará en el esfuerzo y que el equipo de atención médica también estará allí
para apoyarle.  Dejar de fumar le
aportará beneficios significativos para la salud, tanto ahora como durante el
tratamiento contra el cáncer y después del mismo.

Dr. J. Taylor Hays, Centro para Dependencia a la Nicotina de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Artículo relacionado